Peligros de la inviabilidad

Por Venezuela Real - 12 de Septiembre, 2008, 12:57, Categoría: Estado de Derecho

LUIS PEDRO ESPAÑA N.
El Nacional
12 de septiembre de 2008

Un instrumento legal inaplicable sirve para la discrecionalidad

Nadie va a allanar nuestras casas para decomisarnos la despensa en nombre de la revolución socialista, o nos van a impedir hablar mal del Gobierno. Pero con toda seguridad las leyes habilitantes serán en buena parte responsables de que en adelante continúe el desabastecimiento, sigan aumentando los precios y se reduzcan los espacios de representación y expresión ciudadana.

Cuando ocurren este tipo de cosas, pareciera que el debate sea una cosa y lo que la gente siente, piensa y hace es otra.

Desde que aprobaron las leyes que madrugaron al país, una parte de él se encuentra en un contrapunteo sobre la bondad o la maldad de las leyes. Mientras que, por el otro lado, está la gran mayoría nacional que ni conoce, ni entiende qué pasa con todas esas leyes. Las mayorías se debaten entre creer que llegó el "acabose" o, por el contrario, llegó la hora de la redención. Obviamente, los informados y los no tanto sabemos que ninguna de las dos cosas va a ocurrir, lo más probable es que, como ha pasado otras veces, aquí no pase mucho.

El Gobierno no termina de explicar qué tienen de buenas estas las leyes, salvo las generalidades de siempre, y la oposición arguye fallas procedimentales y constitucionales que las personas normales y corrientes no acaban de entender.

No hay la menor duda de que las leyes habilitantes, en conjunto, reflejan el modo autoritario, controlador y centralizador que gusta al Gobierno, por ello se parecen tanto al articulado de la derrotada reforma constitucional y, por lo dicho en la última entrega dominical, esto ya es un hecho y no una suposición. El problema con estas leyes es que son, como con muchos otros proyectos de ley, inviables e inaplicable. Esto es así porque para el Gobierno las leyes, cualquiera de la que se trate, se pretenden como un instrumento para cambiar la realidad. Se asemejan más a proyectos de realización que a normas que entran en vigencia al día siguiente de su promulgación. Para el sector público las leyes son como "procesos que se van ejecutando progresivamente". Aunque en el fondo no son sino intentos de decretar utopías, lo cual hace que sea muy posible que nunca existan las condiciones para que los textos legales se apliquen. Es por ello que arman un gran alboroto pero, finalmente, cambian muy poco, en lo inmediato y como consecuencia de ellas, la cotidianidad de las personas.

Esto representa un problema para oponerse a las disparatadas leyes, porque ¿cómo se le explica al pueblo que lo inaplicable también perjudica? Hay que tener en cuenta que ninguna ley, por muy inaplicable que sea, es inocua o inofensiva. Efectivamente, no lograrán lo que se proponen. De ninguna forma va a mejorar la producción o distribución de bienes y servicios en el país, no se va a instaurar el trueque, los barrios no van a funcionar como comunas autárquicas, ni de cerca vamos a alcanzar la soberanía alimentaria, ni ninguna de las promesas que están detrás de las exposiciones de motivos de cada una de ellas se hará realidad. Simplemente, se entorpecerá todo el proceso socioeconómico si se pretenden aplicar a troche y moche los textos legales, o por el contrario, pasarán bajo la mesa como otra promesa o amenaza no cumplida.

Un instrumento legal inaplicable sirve para la discrecionalidad de quien ejerce el poder político. Este es el peligro más grande que corren los ciudadanos. Ese marco legal servirá para hostigar a los enemigos económicos con sanciones, controles y decomisos, mientras que políticamente se traducirá en pérdida selectiva de poder y autonomía.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog