Otero Silva y Betancourt

Por Venezuela Real - 14 de Septiembre, 2008, 14:05, Categoría: Cultura e Ideas

ELSA CARDOZO
El Nacional
14 de septiembre de 2008

Betancourt y Otero Silva critican frontalmente al régimen represivo

 on apenas 20 años de edad, los mismos que sumaba el gobierno de Juan Vicente Gómez, dos venezolanos dieron a conocer en 1929 un documento breve, de enorme trascendencia. Lo hicieron desde el exilio, tras haber promovido y participado en las protestas y movimientos antigomecistas del año anterior.

Rómulo Betancourt y Miguel Otero Silva, los autores de En las huellas de la pezuña, habían nacido al igual que Jóvito Villalba en el "prolífico año" 1908, lleno de giros y engaños, "digno de andar con cien ojos" como bien anota el historiador Simón Alberto Consalvi en su prólogo a la reciente reedición del texto y la impetuosa presentación de José Rafael Pocaterra que lo acompaña. Este último, con la crudeza de memorioso venezolano de la decadencia, traza el cuadro en estos términos: "Soy el postrer representante de una generación sacrificada, e invoco a la que nos sucede porque traerá las manos limpias y una estrella en la frente".

Estas páginas destacan entre los diversos testimonios sobre los eventos de 1928, cuando una nueva oposición irrumpe contra el régimen del "jefe único". Son jóvenes que, pese a no haber conocido otro gobierno, o precisamente por ello –como bien destaca el prologuista de la oportuna reedición–, desarrollan plena conciencia sobre su personal circunstancia y papel histórico. La cultivan en sus lecturas, estudios y debates; la manifiestan al calor de la Semana del Estudiante, el asalto al Cuartel San Carlos y La Octubrada. Vendrán descalificaciones, represión, prisión, trabajos forzosos y extrañamiento, pero no habrá manera de detenerlos.

Los dos estudiantes, cuyas voces y plumas se convierten en decisivo recurso político, no son ajenos a su misión de vida. Se reconocen como parte de la "generación libertadora" que obra "por cuenta propia, asumiendo su personería y responsabilidad". Entre febrero y marzo de 1928 ya se saben miembros de una hermandad política. Así es descrita en palabras del también engrillado compañero de celda, Jóvito Villalba: son cuñados por estar en (la cárcel) El Cuño y compartir fraternalmente la causa de la libertad. Se definen, sin atisbo de ambigüedad, como "una generación íntegra, puesta de pie ante un tirano".

Betancourt y Otero Silva critican frontalmente al régimen represivo, en el que la ley fundamental es la que pone y quita Gómez; el Congreso aprueba unánime, uniforme, disciplinado, sin deliberar ni discutir; se irrespeta al Libertador con los panegíricos bolivarianos al jefe; se dispone de recursos e instituciones del país en primera persona; mientras, ante el mundo, se edulcora y deforma la represión interior, apoyándose para ello en la diplomacia y los negocios petroleros.

Desde esa conciencia, también hacen un expreso esfuerzo afirmativo sobre lo que aspiran para Venezuela. En pocas líneas esbozan el propósito de sus luchas: un país decente dirigido por los más capacitados, ética e intelectualmente, gente nueva "sin cuentas insolventes"; una política económica en la que peculado y monopolio sean desplazados por honradez y libre concurrencia; una actuación internacional libre de "babosidades indecorosas para con la primera gentualla elevada a gobierno en cualquier parte del mundo"; la conquista, en suma, "de un Estado social equilibrado y armónico, propicio al libre desenvolvimiento de las aspiraciones colectivas".

Aniversarios dignos de celebración, excelente lectura, oportuna reedición.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog