Conspiración petrolera

Por Venezuela Real - 15 de Septiembre, 2008, 13:42, Categoría: Petróleo/Energía

José Suárez Núñez
TalCual
15 de septiembre de 2008

El precio del crudo bajó de los 100 dólares, el gobierno tiene una nómina de 2,1 millones de empleados y a las exportaciones hay que descontarles 300.000 barriles diarios que no se cobran completos

La OPEP decidió mantener una producción de 28,8 millones de barriles diarios para sus 13 miembros y esa decisión de madrugada es el inicio de una guerra fría, al anunciar Arabia Saudita que ignora ese acuerdo y no cortará su actual producción.

Irán y Venezuela encabezan una posición contra el criterio comercial de Arabia Saudita. La primera confrontación contra los sauditas la protagonizó el ex ministro Erwin Arrieta, cuando calificó al cartel de un club de pinochos. La referencia a Pinocho es que éste era muy embustero y Arrieta quiso decir que todos los "miembros se engañaban unos a otros".

Después de la llegada al poder del presidente Hugo Chávez, sus asesores petroleros se las arreglaron para hacer una buena relación con Arabia Saudita, el socio que aporta el 40% de la producción de la OPEP y el único que si abre todos los grifos o los cierra crea un problema. Pero en estos momentos las relaciones petroleras con los sauditas no son tan cordiales.

La monarquía de Riad entiende que los precios del petróleo no pueden ser tan altos como para irritar a los clientes y empujarlos a hacer inversiones para buscar otras fuentes alternas, creyendo en aquello que los dioses le aconsejaron a sus vecinos los emperadores egipcios: "vendrán siete años de bonanza y debes guardar para otros siete años de escasez".

Los sauditas consideran que si baja el barril hasta 80 dólares hay que aguantar hasta que se restablezca la normalidad –y retornen los precios razonables– de un mercado petrolero que ha estado asediado por especuladores financieros, inflación, y un manejo geopolítico en ocho países petroleros: Rusia, México, Nigeria, Venezuela, Irán, Irak, Indonesia y Kuwait.

Los países petroleros que han estado gastando por encima de los ingresos pensando que el precio del barril podría llegar a 200 dólares, han cometido un error de planificación. Venezuela está en esa situación.

En el inicio de 2007 los precio! s arrancaron a más de 60 dólares, pero en el primer trimestre del mismo año, se produjo una caída que bajó el precio a 49,63 dólares. Esta situación sobrecogió al fisco nacional y más de una docena de los cerebros gubernamentales reunidos en el Ministerio de Finanzas, llegaron a la conclusión de que para manejar la maquinaria burocrática y la expansión de proyectos, el barril no podía bajar de un promedio ponderado de 56,25 dólares.

Un año después para el 11 de julio el barril se cotizó en 147 dólares, y para los efectos venezolanos subió a 122 dólares. La semana pasada el precio cayó de la cifra simbólica de 100 dólares para situarse en 97 dólares. En unos 60 días la cesta venezolana sufrió un derrumbe de 25 dólares, para la OPEP 30 dólares, para el marcador estadounidense 31 dólares y para el Brent británico 35 dólares.

Es frecuente que los especuladores y el mercado, cada uno defendiendo sus intereses, manejen los precios "spot" y a futuro. Un catarro del rey saudita Abdulá, un bombardeo israelí sobre Gaza, un juego de guerra iraní en el estrecho de Ormuz, o una declaración del presidente Chávez amenazando cortar los suministros a Estados Unidos, movía los precios hacia arriba.

Después que los precios saltaron de 100 dólares a 147 dólares en 60 días, a partir del segundo trimestre de este año aparecieron otros elementos en el mercado petrolero que no estaban calculados por los pronosticadores.

Los estadounidenses consumidores del 20% de la producción mundial de petróleo, sienten una especial preocupación por los huracanes, con el recuerdo del huracán Katrina, que ocasionó 80.000 millones de dólares de pérdidas en el Golfo de México y un millar de muertos con la devastación de Nueva Orleáns.

En los últimos 15 días surgieron los huracanes Gustav, Haina e Ike, ocasionando cientos de muertos en el Caribe y apuntaron de nuevo hacia el Golfo de México, mientras los precios del petróleo retaron a los huracanes y bajaron 40 dólares para situarse debajo de los 100 dólares.

 La recesión mundial no es una broma. Estados Unidos y Europa bajaron significativamente la demanda. Sin terminar el período de los huracanes, los estadounidenses redujeron el consumo en más de 1 millón de barriles diarios para la semana pasada, y el dólar se está fortaleciendo.

Como va a enfrentarse Venezuela a esta situación inusitada, con petróleo a 100 dólares el barril, que podría seguir bajando, y sólo dedica 35 dólares del barril al presupuesto. Si el precio baja más, cómo pagar la nómina estatal de 2,1 millones de empleados públicos, sin incluir las nuevas empresas adquiridas, y un déficit fiscal de 7 millardos de dólares, mientras el dólar paralelo se negoció el jueves pasado a 4.000 bolívares.

No se puede contar con la totalidad de la factura de exportación.

Hay que descontar 300.000 barriles diarios del proyecto PetroCaribe, que la mitad es pagadera a 20 años y la otra mitad en especies.

No se puede contar que el presidente Chávez decidiera cortar el suministro a Estados Unidos, para que suban los precios. Una medida tan espectacular como la expulsión del embajador estadounidense, consumió sólo 10 segundos en CNN.

La esperanza de los productores de petróleo es que el invierno podrá exigir más petróleo, pero europeos y estadounidenses se han ido preparando con reservas de unos 4.000 millones de barriles en inventarios de destilados, que se utilizan en combustibles de calefacción.

En estos días que se habla tanto de conspiraciones, no se ha tomado en consideración la situación petrolera.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog