Abandonados proyectos eléctricos

Por Venezuela Real - 19 de Septiembre, 2008, 10:40, Categoría: Petróleo/Energía

Heliodoro Quintero
TalCual
19 de septiembre de 2008

La solución a la crisis en el sector eléctrico nacional tiene que ver con la construcción del sistema de represas ubicadas en el Alto Caroní. La concepción de los 4 proyectos fue legada a la nación venezolana por la llamada IV República, a través de la Corporación Venezolana de Guayana y Edelca. Estos proyectos son: Tayucay, Auraima, Aripichi y Eutobarima. Todos fueron desechados irresponsablemente

En su reciente visita a Sudáfrica, el presidente Chávez nuevamente dio muestras inequívocas de su elevado espíritu de solidaridad para con otras naciones que pudieran considerarse afines a su proyecto político, enmarcado en lo que él mismo ha llamado el "Socialismo del Siglo XXI".

En este sentido el mandatario venezolano le expresó a su homólogo sudafricano, Thabo Mbeki, que ya había girado instrucciones precisas al ministro de Energía y Petróleo de nuestro país, Rafael Ramírez, para que de inmediato se abocara al desarrollo de un marco jurídico que permita adelantar mecanismos de cooperación entre Venezuela y Sudáfrica, siendo como de costumbre, el área con mayor peso en este intercambio binacional, la energética.

De llegar a materializarse este acuerdo, la empresa petrolera sudafricana tendrá participación junto a Pdvsa en la explotación de las reservas petroleras ubicadas en la Faja del Orinoco.

Con relación a lo anterior y sin ánimo de desestimar la capacidad tecnológica en materia petrolera que pudiera ofrecer a Venezuela un país como Sudáfrica, es conveniente comentar que la entrega de un bloque de explotación petrolera en la Faja del Orinoco a esta nación, no es más que otra forma de extender el persistente asistencialismo bolivariano para atender las necesidades energéticas de este país africano, al mismo tiempo que promueve el fortalecimiento de sus intereses financieros.

Todo ello en detrimento de los beneficios y recursos que bien, negociaciones de esta índole pudieran brindarle a nuestro país.

No obstante, mientras el presidente Chávez daba nuevamente muestras fehacientes de su ilimitada generosidad, en esta oportunidad para con el gobierno y el pueblo sudafricano, nuestro país se sumergía en la más profunda oscuridad y, en este caso en particular, no por causa de la gama de problemas de carácter social, políticos o económicos que afligen diariamente a toda la! sociedad venezolana, sino por una interrupción del servicio eléctrico a escala nacional.

De nuevo Chávez ofrece la Faja del Orinoco como si se tratase de una vedette a la disposición de quien en ella muestre algún interés.

EL SECTOR ELÉCTRICO

Esto sucedió cuando dos apagones sucesivos dejaron sin suministro eléctrico a la ciudad de Caracas, así como la mayoría de las ciudades más importantes de Venezuela, ocasionando como es lógico ante este tipo de situaciones, innumerables escenas de nerviosismo en la población y el colapso vial, aun cuando afortunadamente no se registraron víctimas fatales.

Una falla en el sistema de alta tensión generó ambas interrupciones del suministro eléctrico, la primera cercana al mediodía y la segunda una hora después, cuando apenas se iniciaba el proceso de restablecimiento del servicio eléctrico en las zonas afectadas.

Una de los hechos que, relacionados con este grave incidente, ha causado mayor indignación en la población venezolana tiene que ver con que a la fecha, ningún vocero oficial ha explicado a la población las verdaderas causas de esta interrupción del servicio eléctrico, mas allá de las palabras del ministro de Infraestructura, Isidro Rondón y el presidente de La Electricidad de Caracas, Javier Alvarado, llamando a la calma a la población y manifestando que se trataba de una simple falla técnica ocasionada por la pérdida de potencia de unos 4.500 megavatios y a una desconexión inusitada en la generación de electricidad de la planta Joaquina Sánchez, que brinda servicio eléctrico a la capital.

Hace cuatro meses, el pasado 29 de abril de 2008, una falla de dimensiones similares en el suministro de electricidad en Venezuela dejó sin luz a más de la mitad del país, incluida la capital y las ciudades más importantes de nuestra geografía. En aquella ocasión, miles de personas tuvieron que volver andando a sus casas o recorrer en ! algunas ocasiones muchos kilómetros, antes de hallar un medio de transporte.

Resulta paradójico igualmente que apenas dos días antes de ocurrir esta nueva interrupción generalizada del suministro eléctrico en el territorio nacional, el presidente Chávez anunciaba con bombos y platillos los nuevos planes que desarrolla su gobierno para alcanzar la Nueva Venezuela Eléctrica, lo cual evidentemente no llegamos a entender o que visto desde un ángulo un poco mas sarcástico, pudiéramos interpretar como una Venezuela que enrumba su futuro hacia las penumbras. Volviendo al tema, vale la pena detenernos aquí para analizar cuál es la verdadera situación por la que atraviesa el sector eléctrico en Venezuela y poder luego comentar si esta tendencia seguirá repitiéndose, como pareciera es el caso.

LA SITUACIÓN REAL

A finales de 2007, el presidente Hugo Chávez anunció en su espacio dominical Aló Presidente la inversión de 97,4 millones de bolívares fuertes para la ejecución de proyectos de distribución eléctrica a nivel nacional. Sin embargo, ese dinero aún no ha sido asignado para acometer las inversiones tan urgentemente requeridas por este sector.

Aunado a lo anterior, las tarifas del servicio eléctrico han permanecido congeladas desde el año 2002, La Electricidad de Caracas fue estatizada a inicios del año pasado y por si fuera poco, los trabajadores de este sector denuncian el incumplimiento reiterado de las obligaciones laborales contenidas en el contrato colectivo por parte de las autoridades del Ministerio de Energía y Petróleo, lo cual cada día contribuye a incrementar las paralizaciones laborales en este sector, deviniendo en interrupciones del servicio eléctrico que necesariamente afectan a nuestro país.

Pero la tragedia por la que atraviesa este sector no termina allí. Por el contrario para entender aún más sus dimensiones debemos referirnos a las interrupciones programadas del servicio eléctrico (representando esto aproximadamente 200 MW) que ocurren diariamente en distintas ciudades del país y que, por razones estratégicas para la imagen del gobierno bolivariano, no se aplican en la ciudad de Caracas.

La capacidad máxima de generación eléctrica en Venezuela es actualmente de aproximadamente 17.500 MW y su promedio de consumo corresponde a poco más de 17.000 MW. Aun cuando este margen de menos de 500 MW que existe entre la capacidad de generación y el consumo eléctrico pareciera ser suficiente para atender el requerimiento eléctrico nacional, la mayoría de las naciones desarrolladas, con el objetivo de evitar situaciones indeseables como los suscitadas recientemente en Venezuela en dos oportunidades, toman las previsiones necesarias para que sus reservas superen en promedio los 5.000 MW entre su nivel de producción y consumo eléctrico.

El anuncio hecho por el Presidente de la República en cadena nacional el pasado 4 de septiembre referente a la próxima inauguración de la Estación Eléctrica Josefa Camejo ubicada en Paraguaná, estado Falcón, y cuya capacidad de generación eléctrica se ubicaría alrededor de los 450 Megavatios, es solamente un pañito más de agua caliente ante la grave situación que atraviesa el sector eléctrico de nuestro país. Al revisar lo anterior podemos concluir sin temor a equivocarnos que en Venezuela existe una verdadera crisis del sector eléctrico que aún no ha sido declarada y su solución, la cual ni siquiera se ha hecho el más mínimo intento por buscar en los últimos 10 años de gobierno, la podemos hallar muy cercana a nuestras propias manos.

Esta solución tiene que ver con la construcción del sistema de represas ubicadas en el Alto Caroní, contenida en los 4 proyectos legados a la nación venezolana por la llamada IV República, a través de la Corpo! ración Venezolana de Guayana y Edelca. Estos proyectos son: Tayucay, Auraima, Aripichi y Eutobarima, además de la culminación del proyecto, el incremento en la generación de energía eléctrica de Tocoma lleva 17% de ejecución. Todos sin excepción abandonados de manera muy irresponsable por parte de la actual administración.

PROYECTOS ABANDONADOS

En consideración a lo que reza el dicho popular de que no deben colocarse todos los huevos en la misma cesta y referido a lo anterior, también sería imprescindible la instrumentación de una política pública coherente que contemple la construcción de tantas plantas eléctricas de ciclo combinado como sean necesarias. Así, en un lapso de aproximadamente 5 años –mientras se acometen los sistemas de generación hidroeléctrica y no olvidando que el nuestro, es un país deficitario en materia de gas– Venezuela podría alcanzar 5.000 MW adicionales en su capacidad de generación eléctrica. Esto permitiría aliviar la emergencia por la que actualmente atraviesa este sector estratégico de la ecuación energética en nuestro país.

Adicionalmente, no debemos olvidar que no se ha construido una sola línea de transmisión en estos 10 años de gran gobierno y las que existen se encuentran sobrecargadas, lo cual conlleva posibilidades permanentes de apagones como los ocurridos. Así como es imprescindible construir generación adicional, es igualmente importante y crítico construir líneas de transmisión adicionales para evitar la sobrecarga.

Una salvedad importante es que la crisis como tal, no tiene nada que ver con la demanda del sector durante los últimos 5 años. En el sector eléctrico ha sido de 25% y el crecimiento económico del país en el mismo lapso ha sido de 44 %.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog