Venezuela en remojo

Por Venezuela Real - 21 de Septiembre, 2008, 13:55, Categoría: Economía

Alejandro J. Sucre
El Universal
21 de septiembre de 2008

La crisis financiera de Estados Unidos es la peor de la historia y tendrá seguras consecuencias para nuestro país. El gatillo que detonó la crisis financiera de EEUU fue que el crédito bancario creció a un ritmo más acelerado que la producción y que los ingresos. Esto significó que las personas y las empresas conseguían crédito más fácil que lo que podían repagarlos, lo cual generó una inflación de precios de bienes y servicios por encima de los aumentos en los ingresos de la población y de las empresas. Con la crisis inmobiliaria del presente año se hizo patente que los créditos no iban a ser cancelados por los deudores y se produjo una caída en barrena al estilo de la crisis bancaria venezolana de los años noventa.

Si recordamos la crisis bancaria de los noventa en Venezuela, hubo un exceso de liquidez en la economía que hizo crecer el consumo. Cuando dejaron que las tasas de interés se elevaran para frenar la inflación, las tasas de interés llegaron al 80% y las empresas dejaron de pagar sus créditos y los bancos se insolventaron y quebraron, causando pérdidas de hasta el 12% del PIB nacional. Igualmente en EEUU solamente las pérdidas del sistema bancario hasta la fecha alcanzan US$ 1,5 trillones, lo que representa el 10% del PIB de ese país. La misma situación de excedente de consumo vía crédito fácil ahora se extiende a Europa.

No cabe duda que en los próximos dos años las caídas en el consumo, las ventas y las utilidades de las empresas traerán baja en las tasas de empleo y en el precio del petróleo. Ahora se devuelven los precios del petróleo de manera inclemente y Venezuela no escapará de los efectos que esta baja produzca.

Venezuela no utilizó adecuadamente el boom petrolero de los últimos 5 años para generar la infraestructura que facilite la producción interna de bienes y la diversificación de su producción. Un 80% de los ingresos del boom petrolero se mal gastó en importaciones de bienes de consumo. Tampoco se han utilizado los ingresos petroleros para impulsar nuevas empresas y empleos exportadores. Muchas veces los altos ingresos petroleros los utilizó el Gobierno para comprar empresas privadas que ya funcionaban. También se utilizaron los altos ingresos petroleros para aumentar los subsidios fiscales a la población sin convertirlos en empleos productivos autosostenibles. Como consecuencia, en Venezuela hoy la población depende del Estado petrolero para sus ingresos. El peligro cierto que pende sobre la economía nacional es que una baja en los precios del petróleo agotará los recursos del Estado. Si el Gobierno no echa para atrás la compra de todas las empresas que decretó en el último semestre, ante una caída de los ingresos petroleros, el país podría terminar sin dólares petroleros y con menos empresas pagando impuestos y más población dependiente del gasto fiscal. Esta situación obligará al fisco a reprivatizar empresas pero esta vez a precio de gallina flaca. Esto generará una potencial y masiva perdida de dólares provenientes del boom petrolero.

Todavía el Gobierno está a tiempo de revisar el curso de acciones en nacionalizaciones que ha desarrollado desde comienzos del año 2007. El Gobierno debe preocuparse por los reclamos que podrá hacerle la población una vez bajen los precios del petróleo y ocuparse de programas de empleo autosostenibles.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog