Todo más caro con la regulación

Por Venezuela Real - 24 de Septiembre, 2008, 11:25, Categoría: Economía

KATIUSKA HERNÁNDEZ
El Nacional
24 de septiembre de 2008

En la era de los controles gubernamentales los alimentos suben de precio más rápido que durante la época en que la economía funcionaba libremente

La política del Gobierno de frenar la inflación por medio de los controles de cambio y de precios ha demostrado ser un fracaso.

Después de 5 años y medio de aplicación de estas medidas, el resultado está a la vista: precios que suben a tasas cada vez más rápidas y constantes episodios de escasez en los comercios.

El Gobierno ha tenido que aplicar medidas de emergencia para evitar que la falta de productos sea permanente y ha recurrido a importaciones masivas de alimentos para abastecer los anaqueles de supermercados y comercios oficiales como Mercal y Pdval.

Aunque en este momento la escasez de productos en los supermercados ha descendido de 33% a 9%, según cifras de Datanálisis, no deja de preocupar el alto índice de inflación que destruye el poder adquisitivo de la población.

En períodos en que la economía no estuvo sometida a regulaciones como el congelamiento de precios, la in flación no registró una aceleración tan acentuada como ahora.
 
El economista y profesor de la UCV Jesús Casique señala que entre 1999 y febrero de 2003, cuando no existían ni el control de cambio ni la regulación de precios, la inflación acumulada fue de 117%. En cambio, entre marzo de 2003 y agosto de 2008 –período de vigencia de los controles–, el índice de precios al consumidor suma un alza de 178%.

La inflación acumulada en los 9 años y 8 meses del gobierno de Hugo Chávez llega a 498%.

En el caso de los alimentos, desde enero de 1999 hasta febrero de 2003 el índice de precios al consumidor fue de 88,8%. Pero después de imponerse el régimen de control, la inflación en este segmento fue mayor. Entre marzo de 2003 y agosto de este año la inflación en alimentos y bebidas no alcohólicas se aceleró 272,8%. "Esto significa que los alimentos, bajo el control de precios, aumentaron 3,07 veces", agrega Casique.

Alza explosiva

Para el cierre de agosto, el Banco Central de Venezuela reportó que la inflación de alimentos y bebidas no alcohólicas durante los últimos 12 meses llegó a 50,7%.


"Los controles han sido un fracaso en la economía. Esto se debe a una razón elemental, y es que el control de precios se convirtió en un congelamiento. No hay una política planificada de revisión constante de los costos de producción ni de los precios finales", sostiene el economista.

La rectificación en algunos rubros se tomó sólo después de comprobar los costos que para el Gobierno ha significado la situación de escasez.

"Hay que flexibilizar los controles de precios y de cambio, la agroindustria ha tenido problemas con la liquidación de divisas para importar bienes e insumos". Casique agrega que la política de aprobación de divisas tampoco ha sido efectiva. "Algunas empresas no han recibido los dólares que necesitan y luego, aunque Cadivi autoriza, el BCV no liquida todas las divisas que se requieren".

El reporte de Cadivi entre enero y el 12 de septiembre indica que el organismo aprobó 3,24 millardos de dólares para la importación de alimentos, mientras que el BCV liquidó 3,23 millardos de dólares. Para el total de los sectores, las autorizaciones del organismo cambiario llegan a 18,9 millardos de dólares, y lo entregado por el BCV suma 17,8 millardos de dólares.

Esta diferencia, según Casique, es un ejemplo de que no se está entregando la totalidad de las divisas autorizadas.

Cambio de estrategia

Voceros del Gobierno no se atreven a reconocer públicamente el fracaso del control de precios. Constantemente los ministros de Alimentación y Agricultura, Félix Osorio y Elías Jaua, respectivamente, defienden esta política y advierten que se seguirá aplicando durante mucho tiempo.


Pero en los últimos meses el Ejecutivo ha tenido que aceptar que no puede mantener anclados indefinidamente los precios de los productos alimenticios. La presión por el aumento de la materia prima agrícola y de productos terminados en el mercado internacional, además del costo político que supone para la popularidad del Gobierno la escasez en los supermercados y bodegas, han obligado a aumentar los precios de los artículos de la canasta sujeta a regulación.

En un año se han autorizado incrementos de precios de varios alimentos en más de 30 oportunidades, además se decidió excluir del control algunos artículos, como la harina de trigo, leche de larga duración, huevos, chuletas y pernil de cerdo, atún al natural y enlatado, mortadela, avena y sal.

Otra de las medidas aplicadas ha sido crear mecanismos para agilizar la entrega de dólares para alimentos por el sistema de pago a la vista.

En este mecanismo participan por ahora importadores de trigo, oleaginosas, lácteos, carne de res y el sector avícola incluyendo la elaboración de alimentos balanceados.

También se decidió exonerar de impuestos las importaciones de alimentos, así como de la obligación de presentar ante Cadivi los certificados de no producción o de producción insuficiente. También se libró a estas empresas de solicitar las solvencias de los distintos organismos públicos como el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, el Inces y la constancia de estar al día con el aporte al Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat.

Mejora el abastecimiento

La revisión en el último año de casi todos los productos que integran la lista de alimentos regulados impactó el índice de precios al consumidor, según se refleja en los reportes mensuales del Banco Central de Venezuela referidos a la inflación. Pero en la práctica, antes de anunciarse estos aumentos ya los venezolanos estaban pagando altos precios por los productos.


Bien sea en ventas informales o en bodegas y en algunos mercados, los precios de la leche, la carne de res, el pollo, las caraotas, el arroz, azúcar y las pastas superaban el monto regulado. La revisión de precios, sin embargo, ha permitido que se equilibre el abastecimiento. Incluso hay productos que se venden ahora por debajo del precio regulado, como el pollo. El aumento de la producción nacional ha permitido que los detallistas ofrezcan precios más bajos al consumidor.

En el caso de la leche, las facilidades para importar, aunada a unos mejores precios, permitieron que se recuperara la oferta de este producto en los establecimientos.

"No hay producto más caro que el que no se consigue", expresó Luis Vicente León, di

"En un año se han autorizado incrementos de precios de varios alimentos en más de 30 oportunidades"
 

"La revisión de precios, sin embargo, ha permitido que se equilibre el abastecimiento"






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog