Marta Lucía Ramírez: "La Justicia internacional caerá sobre quien apoye a las FARC"

Por Venezuela Real - 28 de Septiembre, 2008, 9:34, Categoría: Política Internacional

Roberto Giusti
EL UNIVERSAL
28 de septiembre de 2008

Entrevista // Marta Lucía Ramírez, senadora colombiana
"Colombia pide se cumpla la Resolución 1.373 de la ONU, que prohíbe a sus miembros dar abrigo a grupos terroristas"
Ramírez piensa que Uribe cumplió su oferta electoral básica y ahora es necesario plantear una agenda del desarrollo, la educación y el fortalecimiento institucional

Mujer de armas tomar, está clara en el objetivo de ser la sucesora de su jefe político (Álvaro Uribe), con quien diseñó, desde su posición de ministra de la Defensa, el plan de seguridad democrática que permitió la derrota casi total de las FARC y del paramilitarismo. No la tiene fácil la ahora senadora (disidente) del Partido de la U, porque hay por lo menos otros seis líderes esperando que Uribe decline su aspiración a un tercer período. Pero ella, encarnación de ese tipo de colombiana que esconde bajo las faldas un revestimiento de acero, una formación muy bien equipada y en su caso el mérito de haber encontrado la clave para el laberinto colombiano, no se arredra. Estuvo en Caracas unas horas en la reunión del grupo Arekuna y habló con El Universal para mostrarnos su más compuesto rostro diplomático.

-Usted manifestó su preocupación por las maniobras navales rusas en Venezuela, pero, ¿no resultan aun más grave para Colombia las relaciones de Chávez con las FARC?
-Son dos cosas distintas. Las maniobras generan una tensión militar inédita en la región. Eso da lugar a una escalada de tensiones y a la compra de armamento en una zona, como América Latina, que ha sido siempre una región en paz.


-¿Quiere decir eso que Colombia se está preparando para un conflicto?
-Jamás hemos considerado la hipótesis de un conflicto con Venezuela.

-Pero si están pensando en adquirir armamento...
-Hablo de la región. Este año la inversión de equipo militar por parte de toda la región va a estar por el orden de los 55 mil millones de dólares y ya se está hablando de 70 mil para 2009. Eso no tiene sentido si consideramos que la inversión debería dirigirse a áreas prioritarias.

-Colombia ha hecho grandes inversiones en armas.
-No. Colombia ha invertido, sobre todo, en el aumento del pie de fuerza. Y eso es así porque teníamos muchos municipios sin presencia del Ejército ni de la Policía, donde se sembraba la coca y vivía la guerrilla.

-Yo le preguntaba, precisamente, por las relaciones de Chávez con la guerrilla.
-En el tema de las relaciones del presidente Chávez con el principal elemento desestabilizador ha pasado mucha agua debajo del puente en los dos últimos años. El presidente Uribe ha sido contundente en rechazar el apoyo a las FARC por parte de cualquier persona, sea nacional o extranjera, tenga el rango que tenga. Pero también lo ha sido en sus esfuerzos por reconstruir la confianza con Venezuela. Nosotros lo apoyamos.

-¿No ha sido demasiado blando con Chávez, le ha permitido demasiadas libertades y se ha hecho la vista gorda en sus vínculos con las FARC?
-Colombia ha sido muy clara en demostrar su rechazo a cualquier relación con las FARC y en advertir que estos temas deben discutirse en escenarios internacionales: el Consejo de Seguridad de la ONU, el Consejo de Seguridad de la OEA, la Corte Penal Internacional. Y eso es así porque se trata de un tema que no le pertenece sólo a Colombia. Los terroristas generan actividad no sólo en su país de origen sino en todo el mundo.

-En todo caso, ¿cómo puede el Gobierno colombiano esforzarse en mantener buenas relaciones con un gobierno que se vincula con esos grupos terroristas y que pretende destruir la democracia en su país de origen?
-Jamás he creído que Venezuela, como país, haya tenido relaciones con las FARC. Venezuela y su pueblo son demasiado queridos para los venezolanos y están sufriendo, también, algunas de las consecuencias del terrorismo, como, por ejemplo, el secuestro. Si algunos miembros del Gobierno o de la sociedad venezolana han caído en esa equivocación hoy tienen una señal contundente, del Gobierno colombiano y de los organismos internacionales, de que eso no se acepta. Lo importante es ver, de aquí en adelante, cómo puede uno lograr que ese mensaje sea permanente e inequívoco.

-Según eso, el papel de Venezuela en el apoyo a las FARC no ha interferido en los resultados de la guerra.
-Cualquier apoyo que haya habido a la guerrilla no ha sido de parte de Venezuela, sino de algunas personas que han procedido a contravía de la legislación internacional y sobre las cuales recaerá la ley. Pero cualquier apoyo que se les dé a las FARC termina generando una consecuencia negativa sobre Colombia y por eso lo rechazamos. Bien sea económico, logístico, personal o "humanitario", como darle servicios médicos.

-Pero usted, siendo ministra de la Defensa, supo de campamentos de las FARC y el ELN en Venezuela, incluso uno donde se daba atención médica a sus guerrilleros.
-Toda información que se haya brindado por parte de los desmovilizados o la que apareció en las computadoras de Raúl Reyes le corresponde evaluarla a las autoridades judiciales en cuanto pueda servir de prueba.

-Asombra que afirme que el gobierno de Chávez no apoya a la guerrilla, cuando eso se desprende de sus declaraciones y de las de su ex ministro del Interior: "Sigan adelante", el minuto de silencio por Reyes, la exigencia de la beligerancia y ahora la plaza Tiro Fijo, en Caracas.
-Lo que haga el Presidente es distinto de lo que haga el pueblo. No creo que Venezuela, como nación, lo apoye. Que el Presidente, a título personal, haya tenido algún tipo de afecto o simpatía personal es lamentable y por eso rechazamos esas expresiones de la manera más contundente. Por fortuna no se han repetido y esperamos no volver a escucharlas nunca más.

-¿El empeño en mantener buenas relaciones con Venezuela no obedece a la necesidad del comercio binacional?
-Obedece a que tenemos un futuro imposible de cambiar. La geografía nos obliga a permanecer juntos. Ese empeño debe ir mucho más allá de ambos presidentes. Y si ese tipo de simpatías personales genera tensiones en el comercio, eso es lo de menos. Lo importante es construir una relación sobre la base del respeto por la institucionalidad, el Estado de Derecho y la legitimidad en nuestro país.

-¿No resulta una utopía la buena relación entre dos países, dos Estados y dos presidentes que representan posturas radicalmente antagónicas en todos los órdenes (Estado,economía, integración)?
-Simbolizan modelos totalmente distintos. El del presidente Uribe se dirige al crecimiento, el respeto por las libertades económicas y de expresión. Son visiones diferentes pero lo cierto es que ambos países deben cooperar entre sí bajo comunes denominadores. Que las fronteras no sean el punto muerto de la relación, sino espacios a partir de los cuales se concrete la integración en temas como la educación. Ahora, Colombia es indeclinable en su lucha contra los enemigos de la democracia, independientemente de la actitud que pueda tener el Presidente de cualquier país vecino.

-El problema es que la guerrilla, desplazada por el Ejército colombiano, encontró refugio y apoyo de este lado de la frontera, donde a través del secuestro y el cobro de vacuna financia su guerra contra el Estado colombiano.
-Rechazamos el apoyo a los grupos terroristas, bien sea guerrilla o autodefensa. Y nos basamos en la Resolución 1.373 de la ONU, que prohíbe a sus miembros dar abrigo a grupos terroristas. Colombia lo planteó en los organismos internacionales y éstos deben ponerse en el tema con mayor diligencia.

-Cuando aquí se denuncia los vínculos de Chávez con la guerrilla, voceros del Gobierno dicen que Uribe es el jefe de los paramilitares. ¿Tenemos, acaso, un gobierno guerrillero en Venezuela y uno paramilitar en Colombia?
-Eso es totalmente inaceptable. El presidente Uribe es un demócrata, un hombre que desde el día que llegó al Gobierno tenía la intención de acabar con la guerrilla, el paramilitarismo y el narcotráfico porque ninguno de esos grupos sirve para el desarrollo del país y todos atentan contra la democracia y la seguridad. Jamás podría decirse que el presidente Uribe es paramilitar cuando su intención es acabar con esos grupos. De hecho, con el proceso de negociaciones, las capturas y las muertes en combate de sus jefes, podríamos decir que el paramilitarismo está liquidado en 90%.

-¿Entonces por qué las denuncias contra parlamentarios y altos fucionarios del Gobierno vinculados y financiados por paramilitares?
-Desafortunadamente una parte de la clase política tradicional buscó la sombrilla del presidente Uribe luego de haber tenido vinculación con el paramilitarismo. Eso es totalmente condenable. Por eso debemos fortalecer los partidos con controles adecuados para evitar la infiltración de grupos ilegales. El tema del narcotráfico se trata, equivocadamente, como un tema menor. Eso lo hemos trabajado en Colombia y el sufrimiento de tener una parte de la clase política infiltrada nos da autoridad moral para condenar esas alianzas e impedir que se repitan.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog