(Sin) precedentes

Por Venezuela Real - 28 de Septiembre, 2008, 11:24, Categoría: Política Internacional

ELSA CARDOZO
El Nacional
28 de septiembre de 2008

Se suma el empeño de Washington por desplegar su escudo antimisiles en Europa oriental

La mera lista de noticias internacionales que vienen llenando los titulares de estos días invita a discurrir sobre la trascendencia de hechos con algo de déjà vu y de sui generis. Con y sin precedentes.

El inventario incluye una crisis financiera de profundidad y consecuencias aún incalculables que ha obligado al Gobierno de Estados Unidos a poner en práctica medidas de intervención económica. En otros ámbitos, se suma el empeño de Washington por desplegar su escudo antimisiles en Europa oriental, que corre paralelo al reto geopolítico, militar y energético de Rusia en su periferia europea y del Cáucaso.

Estadounidenses y rusos, con ambiguos discursos, renuevan su presencia militar en el Caribe. Mientras, en el Medio Oriente, Asia Central y la propia África, se mantienen amenazantes polvorines, en tanto que Europa no termina de moverse globalmente, como correspondería a sus capacidades y responsabilidades.

Los precedentes obvios –desde la crisis de 1929 hasta la cubana de 1962, pasando por la fantasía de restauración del orden entre las dos guerras mundiales, los traumas de la expansión y represiva consolidación del bloque soviético, y la Guerra Fría– lo son apenas en parte. Los riesgos presentes sobrepasan lo "ya visto" en un mundo en el que la velocidad de las comunicaciones y el aumento de la capacidad de destrucción potencian la posibilidad de pérdida de control sobre muchos más asuntos y con más complejas conexiones y consecuencias que en el pasado nada remoto.

Por nuestro vecindario, la crisis de Bolivia es quizá el mejor ejemplo de hechos críticos que tienen antecedentes cercanos y lejanos en el tiempo. Hoy se les añade la extrema polarización interior estimulada desde el Gobierno, en combinación con la lenta y débil acción de los actores y mecanismos regionales para impulsar la conciliación y frenar la contraproducente injerencia del Gobierno de Venezuela.

La desmedida y riesgosa apuesta internacional venezolana se evidencia en la lista de anuncios acumulada en apenas cuatro semanas, tan larga como generadora de peligros de toda índole: expulsar al embajador del país con el que se mantienen relaciones económicas fundamentales, subestimando el efecto que esa medida y la crisis financiera puedan tener sobre nuestra frágil economía; armarse hasta los dientes y ofrecerse como anfitrión de aviones y barcos de una potencia para cuya desafiante estrategia somos meros peones en un tablero mayor; distanciarse de países e instituciones regionales, renunciando a la opción de la concertación ante problemas comunes, entre los cuales Bolivia es apenas uno entre muchos, tales como el narcotráfico y el tráfico de armas; echar a un lado las formalidades y posibilidades que el Derecho y la cooperación internacional ofrecen para velar por asuntos tan sensibles como la seguridad y los derechos humanos.

Tal conjunto de provocaciones no tiene precedentes salvo, quizá, por un par de eventos que rápidamente acuden a la memoria: la solicitud de protección de buques de guerra presentada a Washington por el gobierno de Juan Vicente Gómez en diciembre de1908, y la fórmula de expulsión del delegado de la OIT, Adrianus Vermeulen, ordenada en abril de 1955 por Pérez Jiménez.

Anotemos el significativo contraste actual entre la actitud de Venezuela y su socio principalísimo del ALBA.

Hasta en La Habana conocen bien los precedentes y riesgos presentes: que apuesten otros (nosotros).





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog