Edgar Cruz: "Zuleiva quería desmembrar el MACC"

Por Venezuela Real - 29 de Septiembre, 2008, 6:03, Categoría: Cultura e Ideas

Dubraska Falcón
EL UNIVERSAL
29 de septiembre de 2008

Entrevista Edgar Cruz, ex director del Museo de Arte Contemporáneo
"El museo está acéfalo. Creo que Vivian Rivas quedó encargada. Pero no hay un cabeza visible"

Edgar Cruz, ex director asesor del Museo de Arte Contemporáneo asegura que lo mejor sería construirle una sede nueva a la institución cultural (Vicente Correale)

Edgar Cruz, ex director encargado del Museo de Arte Contemporáneo (MACC), aún utiliza el tiempo presente para referirse a la planificación que tenía pautado realizar en la institución cultural, antes de que, sin explicaciones asegura, la ex presidenta de la Fundación Museos Nacionales (FMN), Zuleiva Vivas, lo despidiera.

Sin embargo, jura que a pesar de lo corta que fue su gestión, poco más de cuatro meses -"si a eso se le puede llamar gestión", según sus palabras- el MACC contó con un cronograma que respondía a las necesidades de la institución y del personal que allí labora. Y aunque no presentó cifras claras, por ejemplo del número de personas que visitan el museo, de las obras adquiridas ni de la cantidad de piezas que han sido prestadas a otros museos nacional o internacionalmente, Edgar Cruz tenía una planificación para tratar de solventar las fallas que presenta el Museo de Arte Contemporáneo.

"Todo lo que quería mejorar en mi gestión, si a eso se le puede llamar gestión por el poco tiempo que estuve al frente de la institución, se ha quedado en promesas. Todo ha quedado como en una cuestión romántica: 'vamos a tratar de rescatar nuestros museos'. Pero sobre todo rescatar al maravilloso personal que allí labora. Por la homologación de allí se fueron personas maravillosas. La mayoría de ellas ganan sueldos básicos. Es normal que hayan fallas en ese tipo de proceso, pero no por eso se tienen que asumir actitudes prepotentes", dice Egdar Cruz, de sus planteamientos.

-¿Cuáles eran los focos a los que se dirigía su estrategia para trata de solventar los problemas que había en el Museo de Arte Contemporáneo?
-El museo no es que tenga problemas. Simplemente, tiene algunos frentes que necesitan reactivarse o profundizarse. Por eso, apenas me nombraron asesor director del Museo de Arte Contemporáneo, implementé un plan con los trabajadores que consta de cuatro puntos. El primero tocaba el tema de la reestructuración del museo. Por eso las bóvedas se abrían tres veces por semana y nos reuníamos con el consejo de programación. Segundo, tratamos de mejorar la infraestructura del museo: con la impermeabilización de todos los techos de la sala, incluyendo las gestiones para la remodelación y rescate de la plaza Contemporánea. De hecho, pensábamos hacer una ampliación de la parte estructural del edificio, pues luego del incendio algunas zonas quedaron agrietadas. Estábamos haciendo, o mejor dicho, íbamos a mudar la bóveda de papel. Tercero, implementamos una labor comunitaria para rescatar a los usuarios que dejaron de ir al museo por razones de seguridad. Y cuarto, implementamos una estrategia para las mejoras de las condiciones del trabajo de los empleados, con la remodelación del comedor, los baños y lockers.

-¿Cómo se encontraba el MACC antes de implementar este plan?
-Con el incendio de las torres pasaron mucha cosas. Las bóvedas no estaban ordenadas y se encontraban en mal estado. Tuvimos que resolver el problema a la brevedad posible para salvar las obras. Se hizo un diagnóstico y cerca de 30%, de las 4.200 piezas que existen en el Contemporáneo, necesitaban restauración.

-Pero las obras del maestro Jesús Soto que se encuentran en la Sala Plenaria están en mal estado...
-No están en buen estado. Los vidrios están sucios, incluso con tela de araña. Esas son obras perennes. Son estructuras dinámicas, dos cromatismos. Pero solicité el acondicionamiento y pasé un informe de conservación para la limpieza y el mantenimiento. Esa zona desde el incendio estuvo clausurada. Incluso, cuando hicimos la exposición Soto in situ, no pudimos ampliarla hasta la sala plenaria.

-Ahora luego de su salida, ¿cómo quedó el museo?
-El museo está acéfalo. Creo que quien se quedó encargada fue la señora Vivian Rivas. Pero está acéfalo. No hay una cabeza visible que lo dirija. Y Luis Ángel Duque sigue de reposo.

-¿Por qué usted no podía hablarle a sobre el estado del Museo de Arte Contemporáneo, si era quien estaba a cargo?
-A los directores y empleados de los museos se les prohibía dar declaraciones a la prensa o a algún medio de comunicación. Creó que a mí no me lo dijeron directamente, pues yo le dí varias entrevistas a algunos medios. Y por eso surgió una polémica. Yo tengo responsabilidad sobre mis declaraciones, por lo que nunca permití que alguien viniera a decirme lo que tenía o no qué decir. Esa es una de las debilidades que tiene la cultura oficial en estos momentos. Precisamente los empleados de las instituciones deben acercarse a los medios para que la gente entienda lo que aquí adentro pasa y se hace.

-¿Pero qué pasa dentro del Contemporáneo? Porque según usted en el museo no hay problemas...
-No hay problemas. Lo que hay son necesidades. Primero, está el estimulo al personal. Ellos tienen una gran capacidad humana, un alto nivel de formación; y han sido maltratados durante muchos años. Más que decirles descalificativos hay que estimularlos. Yo apoyé a mis trabajadores cuando se realizó el proceso de homologación o igualación. Entre otras fallas, lo idóneo sería construir una nueva sede para el museo, que pueda albergar sin problemas las 4.200 piezas con las que cuenta. Además, promover más la presencia activa de manifestaciones del arte actual. El museo debe ser un campo de experimentación, más que un gabinete de confrontación.

-¿Cuántas exposiciones se realizaron en los cuarto meses que estuvo a cargo del museo?
-Todavía están. Fueron tres: Soto In Situ, Siete puntos de partida y Así pintan los niños.

-¿Cómo se realizan tres exposiciones en cuatro meses? Sobre todo, tomando en cuenta que, hasta hace diez años, todos los meses se hacían exposiciones individuales.
-Me parece muy interesante la dinámica de ciertas exposiciones. Pero tengo entendido que la política de la fundación o de la señora Zuleiva Vivas era dedicarle más tiempo a las obras de la colección. Las exposiciones duraban entre seis y ocho meses. También se cayeron algunas por falta de recursos.

-¿Cómo se van a caer exposiciones por falta de recursos? ¿cómo uno de los museos considerado ejemplo para muchos en el continente, va a dejar de tener exposiciones por falta de recursos?
-No es que no existan en el museo o en el Estado recursos suficientes para hacerlo. Pero hay una limitación presupuestaria que debe ser manejada con discreción por los directores. Nosotros tenemos que planificar exposiciones, publicaciones, tertulias, sueldos, etc. Si te pasas del monto te cortan la cabeza. De hecho, cuando llegué no tenía el control del dinero. Como el museo estaba acéfalo, la partida la controlaba la Fundación mediante los coordinadores; y el dinero del año estaba casi acabado. Cuando llegué solamente quedaban 264 millones de bolívares.

-¿Quiénes montan las exposiciones?
-Entre el museo y la fundación discuten las temáticas.

-¿Pero se realizan bajo los lineamientos de la FMN?
-Sí, exactamente. Por ejemplo, la política de la señora Zuleiva Vivas iba dirigida hacia la educación, pero con una concepción museológica de exposición demasiado tradicional y a nivel cronológico. En un museo contemporáneo no puedes hacer eso. Para la programación del 2009 hubo grandes problemas con los curadores, porque Vivas en ningún momento estuvo de acuerdo con los criterios de ellos. Ahora que está la señora Vivian Rivas, me han comentado que existe mayor apertura.

-¿Entonces los museos se manejan según la persona que está dirigiendo para el momento la Fundación?
-Es una pregunta difícil. Básicamente, el presidente de la Fundación debe ser una persona muy bien preparada en el campo del arte, que permita implementar exposiciones en las que los curadores puedan dar su punto de vista. Considero que es una suerte que Zuleiva haya salido, porque pretendía desmembrar el Museo de Arte Contemporáneo. Ella entendía que el MACC debería dirigirse sólo a lo moderno, porque habían más obras de este tiempo en la colección. Y lo contemporáneo debía ir al Museo Alejandro Otero. Eso es un error garrafal.

-¿La política de la Fundación es la de no invitar a artistas extranjeros a exhibir sus obras y no realizar exposiciones individuales?
-Lo que no está permitido por la fundación y por política de Estado son las exposiciones individuales. Tienen que ser colectivas. Me imagino que por un carácter ideológico. Sí se estudia la posibilidad de traer a artistas extranjeros, pero no individualmente. Creo en las exposiciones individuales. Son fundamentales para conocer la obra de las personas. El arte contemporáneo no se produce de manera colectiva, sino individual.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog