¡Calma, señor! - Insultos

Por Venezuela Real - 4 de Octubre, 2008, 10:38, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

El Editorial
El Nacionanl
04 de octubre de 2008

¿Qué imagen de Venezuela pudieron llevarse los representantes del poder judicial de los 12 países de Unasur reunidos esta semana en Margarita, después de que oyeron al presidente de la República, Hugo Chávez Frías, referirse en términos particularmente agresivos al gobernador del estado Nueva Esparta? ¿Qué visión de país caníbal se llevaron los magistrados, por ejemplo, de Uruguay o de Brasil, países con tradición de pluralismo y de respeto a las instituciones, donde la política no es un ejercicio bélico? No es difícil suponer que se llevaron una impresión deplorable de lo que es un jefe de Estado en campaña. Lo decimos a sabiendas de que la observación desatará las iras de los áulicos del incondicionalismo oficial.

Las agresiones del Presidente de la República a los gobernadores de estado se están convirtiendo en asunto que debe examinarse, a pesar, como decimos, de que contribuya a enardecer a los "círculos de seguridad" que en todos los sentidos lo protegen, haciéndolo inaccesible a cualquier crítica. La primera reflexión que ese estilo devastador suscita no es otra que el papel llamado a jugar por el CNE. ¿No podría, acaso, este organismo llamarle la atención al señor Chávez, con el fin de advertirle que está sembrando vientos en una campaña que debe transcurrir pacífica y normal, como conviene a todos? ¿Cuáles son las razones para que el primer mandatario, prevalido de los medios y recursos oficiales que controla, someta a los gobernadores representantes de otros partidos, o simplemente independientes, al fuego kalashnikov de la oratoria presidencial, cada vez que visita esas regiones? Si el magistrado visita el Zulia, Aragua, Carabobo, Guárico, o Nueva Esparta, se considera obligado a arremeter con todas sus metrallas verbales contra los mandatarios regionales, y, especialmente contra aquellos que son candidatos a reelección.

Entre los gobernadores que se han conducido con mayor discreción frente al Presidente está el de Nueva Esparta. Este es un hecho. Caminó por el filo de la navaja, persuadido seguramente de que las relaciones entre los estados y el jefe del Ejecutivo debían preservarse de toda connotación política que pudiera alterarlas o dañar en última instancia los intereses de la región. No le valió para nada al gobernador neoespartano esa conducta. De ahí que el rechazo a las agresiones presidenciales haya sido tan notorio en el estado y en toda la región de Oriente.

La campaña electoral reclama mayor ponderación en los debates. Menos personalismo, menos violencia. ¿A quién le conviene que los ánimos se alteren, que los argumentos cedan el campo a las pasiones? Además de andar indebidamente en trajines proselitistas, como "jefe de campaña" de sus candidatos, el Presidente se siente libre para echar sombras sobre la dignidad de los demás. Sus agresivas palabras contra el gobernador de Nueva Esparta llevaron a éste a exigirle comprobaciones o rectificaciones.

Penosa, muy penosa debió ser la impresión que estos desmanes causaron a los distinguidos huéspedes de Unasur que presenciaron tan poco civil comportamiento. ¡Calma, señor!





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog