La última negociación de Antonini y Uzcátegui

Por Venezuela Real - 5 de Octubre, 2008, 21:45, Categoría: Prensa Internacional

Hugo Alconada Mon
La Nación - Argentina
05 de octubre de 2008

El joven compañero de vuelo del "valijero" estuvo cerca de viajar a EE.UU. y contar "toda la verdad"

WASHINGTON.- En una historia repleta de traiciones, espías y grabaciones, Guido Alejandro Antonini Wilson y Daniel Uzcátegui protagonizaron juntos quizás el capítulo más dramático del escándalo que comenzó hace 14 meses. Fue cuando el muchacho, que entonces tenía 19 años, estuvo cerca de dejarlo todo, abandonar a quienes le ordenaron callar en Venezuela y marcharse a Estados Unidos, según confirmó LA NACION de fuentes protagónicas del valijagate .

Compañeros del vuelo que llevó la valija con los US$ 800.000 y del decomiso que siguió la madrugada del 4 de agosto en Aeroparque, la relación que los unía mezclaba negocios con un vínculo casi paterno-filial. Antonini lo llamaba "Danielito" y el adolescente lo trataba de "Jefe" o "jefecito".

Ya desatado el escándalo y con Antonini escondido en distintos puntos del estado de Florida, su vínculo se mantuvo intacto. Al punto que continuaron los llamados telefónicos, e-mails y mensajes de texto. En al menos dos de ellos, Uzcátegui habló de radicarse en Estados Unidos, según dijeron fuentes del caso a LA NACION.

Pero el adolescente permaneció en Caracas al lado de su padre, el presidente de la filial de la petrolera Pdvsa para la Argentina y Uruguay, Diego Uzcátegui Matheus, otro protagonista clave de la trama alrededor de la maleta que aún hoy nadie quiere como propia. Más todavía, terminó colaborando con la defensa que intenta desacreditar a Antonini en el juicio.

¿Qué ocurrió? ¿Fue ingenuo y se dejó grabar por quien ya colaboraba con la Oficina Federal de Investigaciones (FBI)? ¿O se mantuvo en contacto con Antonini para mantenerlo dentro del redil venezolano? ¿Acaso él lo grabó a su vez en un intento por extraerle información de sus intenciones hasta que ocurrieron los arrestos en diciembre de 2007 y se desató la tormenta?

Las grabaciones

El puñado de audios que ya desclasificó el fiscal Thomas Mulvihill sobre un total de 220 dan cuenta del ida y vuelta casi rutinario que ambos mantuvieron entre agosto y diciembre. Así surge, por ejemplo, del encuentro que Antonini mantuvo el 30 de noviembre con un enviado de Caracas, Moisés Maiónica, que hoy espera su condena tras declararse culpable.

Ambos conversaban sobre cómo negociar su silencio a cambio de dinero y documentos cuando sonó el celular de Antonini. "Y yo ya hice todo lo contrario perdón. ´Hola, Daniel. ¿Cómo estás tú? Bien, bien. ¿Te puedo llamar en un ratico, Daniel? Bien No, todavía no. Ok No, estoy en el meeting con, con Moisés, no lo he visto Te aviso, dale Uhmm, chao".

En cuanto cortó, Antonini le informó a Maiónica quién lo había llamado, "Daniel Uzcátegui", sin denotar sorpresa o curiosidad.

La respuesta de Maiónica fue aún más interesante: "Daniel es muy buen muchacho, pero yo desde que estoy trabajando en tu peo , yo no le atiendo el teléfono porque habla mucho, pana ". Aunque también reconoció que cuando Antonini dudaba sobre él como enviado de Caracas, fue Daniel quien "ayudó" a aclarar todo y hasta le planteó que podían viajar juntos a Estados Unidos para verse los tres.

Esa confianza también tiene su explicación. Así como antes se lo había pedido a Antonini, Diego Uzcátegui también les pidió a Maiónica y a su socio, Juan Bracamonte, que lo ayudaran a mantener bajo control a su "impetuoso" hijo adolescente, que lo "adoptaran". Por eso -y por la posibilidad de obtener un acceso más directo y redituable a la cúpula de Pdvsa-, ambos lo llevaron con ellos a viajes de negocios a Aruba y Curazao o aceptaban sus llamadas a cualquier hora.

En otros audios aparecen, sin embargo, los comentarios de Daniel Uzcátegui sobre marcharse de Venezuela. No sólo para alejarse de su padre, con quien mantiene una mala relación y al que llama "El Zorro", según cuentan fuentes a LA NACION desde Caracas, sino para incluso convocar una conferencia de prensa y contar la verdad de lo que pasó antes, durante y después de aquel ya legendario y escandaloso vuelo.

¿Fue aquello cierto o habló por demás, como lo caracterizó Maiónica? Porque Daniel Uzcátegui no sólo no emigró a Estados Unidos, sino que Ed Shohat dijo en la Corte de Miami que él o sus colaboradores en la defensa de Franklin Durán, el único acusado que mantiene su inocencia en Miami, habían hablado con el muchacho "extensamente".

Si eso es cierto, también lo sería que la posición de Daniel Uzcátegui fue muy distinta, al menos hasta mediados de enero, cuando mantuvo una de las últimas conversaciones telefónicas con Antonini. Es decir, un mes después de los arrestos de Maiónica, Durán, Carlos Kauffmann y Rodolfo Wanseele Paciello, y ya con la certeza de que Antonini colaboraba con el FBI.

Durante esa llamada, según reconstruyó LA NACION, Daniel contó que los mismos personajes que buscaron encubrirlo todo durante meses habían revertido sus planes. Ahora buscaban echarle la culpa a Antonini. El muchacho le aclaró incluso que esas sombras le pidieron que "diga mentiras". Pero que todos, y él en particular, sabían que Antonini es "inocente".

Otra semana de juicio
Testigo y acusado
•    Según rememoró el detenido Carlos Kauffmann, el jefe de la inteligencia venezolana, Henry Rangel Silva, dijo que "fue muy estúpido poner ese dinero en ese avión cuando podrían haberlo enviado en un vuelo diplomático; no era necesario y no lo podía entender".

La evidencia
•    "Comandancia general de la Armada-Inteligencia" es lo que informaba en letras doradas sobre un cuero negro, la credencial de "comisario jefe" que el acusado Franklin Durán portaba cuando lo arrestó el FBI. La mostró el fiscal Thomas Mulvihill como el golpe de efecto con que cerró su acusación.

La opinión de la jueza
•    "Hay evidencia suficiente de que [Franklin Durán] actuó a pedido y bajo el control del gobierno de Venezuela para venir a Estados Unidos a convencer a Antonini de que no revelara el origen y el destino de los 800.000 dólares decomisados en Argentina y firmara el poder que le permitiera a los gobiernos de Venezuela y la Argentina hacer que el caso desapareciera", advirtió la jueza Lenard a la defensa.

Testigo estrella
•    "Le pregunté «¿esta valija es suya?», y él automáticamente dijo que sí." La ex agente que detectó la valija con US$ 800.000, María del Luján Telpuk, rememoró lo ocurrido cuando el scanner le mostró "algo raro". Su testimonio le aportó el primer alivio de la semana a la defensa de Durán y a los gobiernos de Venezuela y la Argentina.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog