Magnífico aislamiento

Por Venezuela Real - 6 de Octubre, 2008, 12:06, Categoría: Política Internacional

ADRIÁN LIBERMAN
El Nacional
06 de octubre de 2008

El  estallido de la crisis financiera mundial ha permitido que nuestros gobernantes se estén frotando las manos con deleite. Con la torpeza envidiosa del que se alegra por el derrumbe de la casa del vecino, se aprestan a celebrar el hundimiento del Titanic, aunque también viajen en él. Aprovechan la circunstancia para llevar agua para su molino, e intentan con ello demostrar que el capitalismo está herido de muerte. Y de manera refleja agregan que, además, esto evidencia la superioridad esencial del socialismo bolivariano.

Esta reiteración ecolálica, pavloviana, en la que no media el uso de ninguna neurona, es solamente un capítulo más de populismo aderezado con descarada ignorancia. Más aun cuando nuestros frugales administradores tratan de tranquilizarnos, diciendo que todas las medidas han sido tomadas con anticipación para blindarnos de las consecuencias del cataclismo económico global. Cuando estos asertos provienen de los mismos que han manejado en una década una cifra superior a la del plan de rescate de 700 millardos de dólares, mientras nuestros hospitales y escuelas se caen a pedazos, es para inquietarse. No sólo uno se pregunta si las inauditables reservas internacionales han sido colocadas en alguna denominación que no esté anclada al dólar o al euro como el peso boliviano, el guaraní paraguayo o la libra libanesa. También surge la cuestión acerca de quiénes comprarán nuestro petróleo.

Pero lo que me interesa destacar de este introito económico es el efecto perverso que se cuela en la idea de nuestra supuesta invulnerabilidad producto de nuestro magnífico aislamiento. El antiproyecto chavista lleva diez años tratando de hacer del autismo una virtud. En un mundo globalizado, el líder insiste en que todas las respuestas están en nosotros mismos.

En una franca contradicción delirante, que aspira a desconocer el carácter complejo de la realidad, se sostiene que sólo se está bien "entre nosotros". Se plantea una suerte de condición existencial similar a la de la levitación, de no estar sometidos a la ley de gravedad, de no estar afectados por las limitaciones, merced a lo genial de nuestro máximo conductor.

Por supuesto que surgen algunas complicaciones, como la tarea de definir precisamente quiénes son esos "nosotros" o cómo reconocerlos. Pero, detalles aparte, lo sustantivo es ir asentando la idea de que nada bueno proviene de lo que sea distinto y el saber provendrá de la cabeza del comandante y/o de esa maraña que se denomina lo "endógeno".

Pero el efecto más nocivo reside en esa pretensión de extraterritorialidad, de discurrir al margen o, mejor, por encima de las preocupaciones que afectan a todo el mundo. Este es el meollo del encanto que el discurso del perverso tiene en quien no lo es, y que consiste en ofrecer la posibilidad de colocarse más allá de la ley y así mostrar que ésta no es necesaria. Para sostener este encantamiento hay que suprimir los contactos con la diversidad, hasta que sea esta última noción lo que se suprima.

La circunstancia económica se está queriendo aprovechar así para apuntalar la pretendida omnipotencia del régimen que sí ve en la diversidad y los límites una fuente de amenaza. En el fuero interno de nuestros gobernantes el modelo de Albania, Cuba o Zimbabue representan el ensimismamiento necesario para perpetuarse en el poder omnímodo que dicen rechazar, pero por el cual suspiran, cada vez más abiertamente. Veamos qué ocurre cuando los únicos clientes que queden para el petróleo sean aquellos que lo paguen con trueque o con "chapita".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog