¿Viene la época de los chavistas flacos?

Por Venezuela Real - 6 de Octubre, 2008, 11:38, Categoría: Economía

Harry Blackmouth
TalCual
06 de octubre de 2008

¿Logrará salvarse América Latina de la peor crisis económica que afecta a las naciones industrializadas desde la Gran Depresión? ¿Cómo lidiará Venezuela con una baja en el petróleo?
Al parecer, existir dos modelos en Latinoamérica para capear la crisis financiera mundial: el de Chile y el del club de los perdedores acaudillado por Venezuela.

NUEVA YORK/ – De no ser por las tranquilizadoras palabras del presidente Hugo Chávez, más de un venezolano debería comenzar a preocuparse por las repercusiones que podría traer a su país la crisis económica internacional.

"La economía venezolana está blindada frente a la crisis financiera que atraviesa Estados Unidos.

... La economía venezolana se encuentra hoy en su mejor nivel de fortaleza, y seguirá creciendo", dijo en alusión al aumento de 7,1% en el Producto Interno Bruto durante 2008, alentado por el alza en el precio del petróleo, que llegó en junio a 147 dólares por barril.

El riesgo es que la economía venezolana depende exclusivamente del crudo, y el crudo no se vende dentro de Venezuela sino en los mercados internacionales, en especial, en Estados Unidos. Por lo tanto, si hay problemas a nivel internacional, y la mayoría de los mercados resultan afectados ¿cómo diablos logrará Venezuela, un país que sólo exporta petróleo, emerger ilesa de la crisis? Y si tenemos en cuenta que dos millones de personas cuentan con un empleo estatal, hay razones para preocuparse.

Cuando Arturo Uslar Pietri lanzó hace siete décadas el lema de "sembrar el petróleo", el memorable Pedro León Zapata comentó, "El problema es que cuando sembramos petróleo, cosechamos cambures". Si el petróleo comienza a bajar –y ya ha perdido alrededor de unos US$ 40 desde junio– los gastos públicos venezolanos tendrán que ser controlados y la nociva palabra austeridad colocará sus garras en muchos estómagos de empleados públicos.

¿Tiene el gobierno venezolano la capacidad de reducir sus gastos y enfrentar la tormenta que se avecina? ¿Es imaginable una Venezuela de chavistas flacos? Las respuestas no resultan pro
-misorias.

LA FIESTA DEL CHAVO

La revista The Economist (2 de octubre de 2008) recordó los efectos que tuvo en América Latina la Gran Depresión. "Pocos años después de la debacle de la bolsa de valores en 1929", señaló la revista, "dieciséis gobiernos de la región fueron derrocados en golpes de estado, o cayeron en poder de caudillos".

Pero América Latina en su conjunto parece tener ahora una economía más sólida y menos dependiente que en la década del treinta. La mayoría de los países han tenido superávit comerciales en años recientes y las materias primas han subido de manera constante y a veces vertiginosa, ofreciendo un aspecto financiero bastante saludable.

También los bancos lucen más vigorosos que los de Estados Unidos o los de Europa y se ha producido una nacionalización del crédito.

The Economist estima que inclusive en Brasil, el país más expuesto, apenas un 10 o un 20 por ciento de sus necesidades de financiamiento dependen de capitales extranjeros.

El problema será obtener más crédito para las exportaciones. Eso llevará seguramente a un alza en las tasas de interés, y a largo plazo, como resultado de una reducción del poder de compra, a una declinación de la actividad económica.

La gran incógnita es saber cómo reaccionarán los gobiernos latinoamericanos ante la crisis que comenzará a golpear sus costas, especialmente en relación a sus materias primas. Si se prolonga la crisis, la desaceleración de la actividad económica causará una baja en los precios de las "commodities".

En el presente, parecen existir dos modelos para capear el temporal: el de Chile y el del club de los perdedores acaudillado por Venezuela. El gobierno de Santiago cuenta con un fondo para blindarse en serio ante futuras emergencias (que se nutre de los ingresos derivados de la venta del cobre cuando su precio es alto), el cual tiene en la actualidad unos 20.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, el presupuesto nacional se basa en un precio del cobre muy inferior a su precio en el mercado, para que los gobernantes no sientan la tentación de gastar más de lo debido. Como resultado, dice The Economist, Chile es el único país grande de la región "donde el boom de las materias primas no ha sido acompañado por gastos gubernamentales a lo loco".

BLINDADOS CONTRA LA REALIDAD

En caso de que la crisis demore algo más de lo previsto, señaló la revista británica, "los (países) más vulnerables serán ... Venezuela, Argentina y Ecuador". Y Venezuela "que ha dejado de producir cosas que sus consumidores desean, importándolos en base a sus ingresos del petróleo, parece singularmente expuesta".

Se trata de ingresos, que "han permitido más que duplicar la cifra de empleos en el sector público" desde que Chávez llegó al poder.

En cambio, la ex gallina de los huevos de oro que es Petróleos de Venezuela sufre exactamente la suerte inversa del fondo creado por los chilenos. En tanto los recursos petroleros se evaporan para reaparecer en maletines voladores, y cuanto gasto extravagante que se le ocurre al Séneca de Miraflores se cristaliza, PDVSA se ha convertido en el papá Noel de los programas sociales. En el 2001, la llamada contribución social de PDVSA era de US$ 34 millones.

En el 2007, cerró en US$ 13.900 millones (Bloomberg News, 26 de mayo de 2008).

LAS CARTAS CAMBIADAS

Hay varios países de América Latina con peculiares problemas acentuados por la crisis. Uno de ellos es México, que está unido a la economía de Estados Unidos "como abrazado a un rencor", según lo enunciaba la letra de un tango.

Un indicador es el dinero que envían a sus familiares los mexicanos radicados en EE.UU. En agosto, esas remesas, que son el principal ingreso de centenares de miles de familias mexicanas, sufrieron la mayor caída de su historia.

Por otra parte, la balanza comercial de México, alentada por los altos precios del crudo, comienza a sufrir los embates de la crisis.

Otro caso es el de Brasil. Pese a su poderío industrial, el gigante sudamericano tiene el problema de que sus materias primas representan casi la mitad de sus exportaciones. Por lo tanto, también es vulnerable a una caída de los precios.

De todas maneras, dice The Economist, a diferencia de la década del treinta (cuando, las democracias fueron reemplazadas por dictaduras como resultado de la crisis mundial), en la actualidad "son las monarquías electas gobernadas por populistas en materia económica las que tienen más que temer". Tal vez en vez de preocuparse por el resto del mundo, Chávez podría comenzar a preocuparse por Venezuela. Que para eso fue elegido.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog