Vacas flacas

Por Venezuela Real - 7 de Octubre, 2008, 10:37, Categoría: Economía

BEATRIZ DE MAJO C.
El Nacional
07 de octubre de 2008

Son muchos los que piensan que la crisis financiera que sacude los mercados anuncia el fin de la era del capitalismo. Lo ha dicho Sarkozy parafraseando a Hank Paulson, secretario del Tesoro de Estados Unidos, y lo ha recogido Moisés Naim. Y son muchos más los intelectuales, economistas y políticos que dan por terminados los desmanes de la época de oro del capitalismo salvaje para aplaudir unos y para deplorar otros la llegada de una nueva era de promesas, sin nombre aun, en la que la humanidad, por fin, capitalice los aprendizajes de sus equivocaciones.

La era nuestra, la venezolana, sí está cantada, cualquiera que sea la fórmula que revista ese nuevo modelo económico de la humanidad. La nuestra va a ser la de las vacas flacas. Ya el presidente-vidente de Venezuela lo anunció con su consabida fanfarria: "No es un huracán, esto tiene la fuerza de cien huracanes".

No se imagina nuestro mandatario cuanta verdad encierran sus palabras, las que una vez más van dirigidas a inculpar a las naciones poderosas del mundo.

Esta vez, como dirían los mexicanos, es "de a de veras".

El tsunami que nos espera es gordo. No sólo para los que pusieron la mayúscula torta de haber dejado crecer el tumor que encerraba el sistema crediticio e hipotecario americano que explotó y esparció su infección por todas partes del mundo. No. El tsunami nos impactará a todos y esta vez echarle la culpa al capitalismo no le aliviará la carga a los venezolanos.

Antes, atribuirle al imperio explotador la carga de los males de la humanidad redituaba a esta revolución de pacotilla un beneficio importante porque la chequera de petrodólares permitía prometer e incluso aliviar algo el pesado fardo de miseria que aún nos corroe después de 10 años de socialismo.

El Presidente lo presagia.

Sabe que la época de vacas gordas –las suyas– en las que las manos extendidas de nuestra población hambreada se aquietaba con unos metros de terreno, con una refrigeradora o con la promesa de la sustitución de "rancho por casa", está escribiendo su epitafio. Sabe que a las solidaridades externas compradas con la promesa de un gasoducto, de una siderúrgica o una refinería se les acerca su hora final. Sabe que va a haber que apretarse los cinturones y, sobre todo, que va a tener que apretárselos al pueblo. De nada va a valer vociferar groseramente que la culpa es del capitalismo. Porque es que la revolución bolivariana está allí desde hace una década y su función no es otra que proteger a los desposeídos de los excesos de los todopoderosos. Pero ahora habrá que preguntarse con qué. A la crisis global de los precios de los alimentos se sumó la crisis de los altos precios petroleros y ahora además el coletazo global de la crisis financiera. Sí, Presidente, llegó la época de sus vacas flacas.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog