Las pequeñas diferencias - Desechables

Por Venezuela Real - 8 de Octubre, 2008, 12:17, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
08 de octubre de 2008

En medio de las turbulencias financieras de las últimas semanas, el tema de los candidatos a la vicepresidencia ha dominado la política de Estados Unidos, culminando con el debate entre los dos aspirantes que se realizó el pasado viernes. Aunque la oficina de la Vicepresidencia tiene una función más bien simbólica en el poder ejecutivo estadounidense, la escogencia de los candidatos a ejercerla no deja de tener gravitación. En primer lugar, porque se trata de un representante electo por votación popular, que podría llegar a ejercer la presidencia de la nación más poderosa de la tierra. En segundo lugar, porque el vicepresidente es el presidente del Congreso, en un país en el cual el poder legislativo tiene voz, voto y autonomía. En tercer lugar, porque como primer lugarteniente se espera que el vicepresidente supla las debilidades o carencias que pueda tener el candidato presidencial.

Así, en el caso actual, el candidato del partido demócrata, Barack Obama, que es joven y no se le considera parte de la clase política tradicional, va acompañado por un senador con años de experiencia en la capital de la Unión; mientras que el candidato del partido republicano, John McCain, de mayor edad y de concepciones conservadoras, ha buscado para completar su dupla a una mujer joven, sin presencia política nacional, que se promueve como una representante típica de la clase media.

El contraste con Venezuela, donde los vicepresidentes son personajes desechables, no puede ser más grande. Aquí tan importante personero no es electo por el pueblo, sino que es de libre nombramiento y remoción del Presidente de la República, facultad que ejerce periódicamente con el objeto de mostrar que ni los personajes sombríos que escoge para el puesto pueden hacerle sombra.

En consecuencia, durante los diez años rojos hemos tenido seis vicepresidentes, quienes luego de perder el favor del jefe máximo tienden a caer en el olvido: Isaías Rodríguez, Adina Bastidas, Diosdado Cabello, José Vicente Rangel, Jorge Rodríguez y Ramón Carrizales. Ninguno de ellos ha suplido las falencias del Presidente y líder de la revolución, pues, como en el caso de Fidel Castro, se parte del supuesto de que éste no tiene ninguna.

Y ninguno de ellos ha tenido que cumplir la función de negociar con el poder legislativo –la Asamblea Nacionalporque este poder en realidad es prácticamente inexistente.

El desaparecer en las sombras que ha signado a los señores o señoras vicepresidentes, se intenta ahora trasladarlo a los gobernadores y alcaldes, estos sí electos por el pueblo, a través de leyes y decretos diseñados para desconocer el pronunciamiento popular del 2 de diciembre de 2007 que rechazó la formalización de ese intento. Pero eso no importa, porque por razones políticas y astrológicas, que aquí no podemos descifrar, se considera que junto al líder de la revolución no puede colocarse a nadie, y al líder de la revolución debe aceptársele todo. Hasta los vicepresidentes desechables.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog