La batalla de los fantasmas - ¿Muere el capitalismo?

Por Venezuela Real - 11 de Octubre, 2008, 11:21, Categoría: Economía

El Editorial
El Nacional
11 de octubre de 2008

La debacle de los mercados financieros de las últimas semanas ha llevado a muchos observadores a pronosticar la muerte del capitalismo. Los más radicales incluso han expresado alegría ante la posibilidad de su deceso.

Alegan que su desaparición despejaría el camino para el rápido avance del socialismo del siglo XXI. Aunque es difícil negar que el sistema capitalista se encuentra en terapia intensiva (como lo muestra la cantidad de remedios que se le suministra), desde un punto de vista histórico es fácil señalar que la economía de mercado ha sufrido males similares recurrentemente y ha terminado sobreviviéndolos y recuperándose.

Quienes están esperando o deseando su muerte observan que esta crisis es la de mayor envergadura de los últimos ochenta años y que cuando estos episodios se hacen más graves o más frecuentes constituyen un presagio de que se acerca fatalmente el final. Los capitalistas recalcitrantes han encontrado el argumento de que esta es la manera que tiene el sistema de sanarse de sus excesos anteriores, lo que demuestra su superioridad.

Si tomamos como punto de comparación la crisis financiera de 1929, tenemos que esa fue más grande, aunque menos global, que la que se avecina. Causó hambre y miseria generales, incluso en Venezuela, y dio lugar a movimientos que pretendían sustituir al capitalismo -como el nazismo, el fascismo y el franquismo- que duraron históricamente poco pero hicieron mucho mal (el socialismo había nacido y llegado al poder mucho antes y por distintas razones en una sociedad poco capitalista). Sólo después de que capitalismo y socialismo se unieron para combatirlos se pudo salir de ellos.

De manera que resulta por lo menos frívolo regocijarse por sucesos que pueden ocasionar muchos sufrimientos a millones de seres humanos y que, como siempre, perjudicarán más a los más pobres. Así como también es ridículo considerarlos como un remedio tónico, amargo y pasajero. Además, no sólo pudiera el sentimiento ser mezquino, sino el pronóstico estar equivocado.

Porque el sistema productivo que hoy predomina tiene algunas fortalezas y no existe actualmente una forma de organización social capaz de renacer de sus cenizas. De la crisis de 1929 se pudo salir porque se inventaron políticas, medidas y teorías que tomaban en cuenta factores que hasta entonces se habían desestimado, como la solidaridad social y la regulación de los mercados. El resultado fue que el capitalismo sobrevivió, pero ya no fue el mismo. El que murió fue el "dejar hacer, dejar pasar" que promovían los adalides del mercado libérrimo.

A partir de Ronald Reagan, los remedios de entonces se consideraron innecesarios y fueron abandonados. Ahora se intenta aplicarlos de nuevo, casi los mismos. Pero a lo mejor por conocidos ya no son eficaces, como los antibióticos, y sea necesario inventar unos nuevos que ataquen en particular a los magos de las finanzas y a los profetas del "goteo". Porque, como en aquella época, la economía de mercado, si sobrevive y para que sobreviva, tendrá que ser distinta de la que hemos tenido en las últimas décadas





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog