La comida callejera acaba con el bolsillo

Por Venezuela Real - 13 de Octubre, 2008, 10:21, Categoría: Economía

Luisa Benavides  / Ender Marcano
TalCual
13 de octubre de 2008

Comer en la calle se ha convertido en los últimos años en el gran costo que tienen que pagar muchos venezolanos que no pueden disfrutar de comida hecha en casa. Aunque existen distintas opciones de menús y establecimientos, el consumidor tiene que hacer maromas para que el sueldo le rinda para todo el mes

El encarecimiento en los precios de los alimentos no sólo es palpable en supermercados y abastos. Las cadenas de comida en Venezuela han experimentado un incremento en sus combos año tras año. Pero al consultar con la gerencia de muchas de estas empresas de comida rápida sobre la evolución de los precios desde el 2006, un buen número de las mismas se niegan a entregar los datos por considerarlos información "confidencial" o porque simplemente "no se puede entregar".

Pero aunque los números sean negados, lo que no se puede ocultar es el golpe que han padecido los bolsillos de los consumidores venezolanos con respecto al tema de los alimentos.

La inflación del sector Restaurantes y cafetines, registró en septiembre una cifra acumulada de 31% según datos divulgados por el Banco Central de Venezuela. Pero a pesar de la poca rentabilidad que ofrece la gastronomía callejera, los consumidores llenan la totalidad de las ferias de comidas y establecimientos en horas de almuerzo.

Conseguir una mesa desocupada es un golpe de suerte si no se le está montando "cacería" con anterioridad.

Los consumidores optan por comer en la calle por falta de tiempo para cocinar, o simplemente, como confiesan muchos, por flojera o grima hacia las labores gastronómicas. El "ahorro" no figura como una de las causas del consumo de comidas preparadas fuera de casa y es que, dependiendo del lugar y el plato elegido, un consumidor podría gastar mensualmente más de Bs.F. 600 si consume cinco días de la semana en establecimientos de comida rápida.

Alfonso Riera, presidente de Profranquicias, detalló que el sector gastronomía representa 27,5% del total de las franquicias del país.

Dijó que este segmento se divide en café, bebidas y postres (33 franquicias), comida rápida (48 franquicias), panaderías y pastelerías (2 franquicias), restaurantes, bares y cervecerías (19 franquicias).

"El sector ! de gastronomía ha crecido entre 8% y 10% durante los años 2007 y 2008", precisó Riera, quien explicó que de la totalidad de las franquicias de comida rápida, 65% son de concepto venezolano y 35% extranjero.

Franquicias como Wendy’s ofrece combos entre Bs.F. 21,50 y 27,90 Bs.F. y los económicos Wendy’s Lunch se encuentran en Bs.F, 14,90. En Mc Donald’s los precios se sitúan entre Bs.F. 19 y 20. La Línea Premium oscila entre Bs.F. 25,50 y 26Bs.F. Tanto Wendy’s como Mc Donald’s ofrecen agrandar los combos por Bs.F. 2.

Para los que prefieran como plato principal el pollo, la cadena Arturo’s ofrece combos de cinco piezas con ensalada y pan por Bs.F. 24, los de cuatro piezas en 28,50 Bs.F. y las de tres en 24,50 Bs.F.. La bebida grande es ofrecida aparte por Bs.F. 4.

En la cadena Papa Jhon’s, la pizza es ofrecida con refresco en 24,26 y 28 bolivares fuertes, dependiendo de los ingredientes que contenga.

DISTINTAS OPCIONES

Al igual que sucede con la compra de un mercado, las personas que deciden hacer alguna, o todas sus comidas del día en la calle buscan un balance entre calidad y precio al momento de elegir, pero a pesar de los esfuerzos la cuenta al final de mes se lleva buena parte del sueldo.

Los establecimientos ofrecen comida para todos los gustos y presupuestos. Desde platos principales, sopas, ensaladas hasta combos son las distintas opciones que tienen los usuarios, dependiendo del lugar.

Comenzando por los restaurantes más sencillos, se puede ver que un almuerzo para una persona tiene un costo de aproximadamente Bs.F. 25. Los combos abundan en estos lugares. Uno de arroz, bistec y ensalada se vende por Bs.F. 17, sin incluir la bebida que está entre 3 y 5 bolívares fuertes.

Los mismos contornos pero con asado tienen un costo de Bs.F. 19, las milanesas por Bs.F. 20, la chuleta 22 bolívares fuertes, la carne guisada Bs.F. 18, el filet de pescado! Bs.F. 25, y el atún es el más costoso, por Bs.F. 30.

Almorzar diariamente en estos lugares puede generar un gasto semanal de 125 ó 500 bolívares fuertes mensuales. Si se quiere llevar a un invitado, el costo semanal podría tumbar por completo el presupuesto estipulado.

Pasando a la serie de restaurantes, donde hay un menú de opciones más amplio y mayores comodidades, los costos ascienden a casi el doble. Un almuerzo por persona está en el promedio de entre 50 y 100 bolívares fuertes, ordenando un solo plato más la bebida.

Las pizzas cuestan entre 20 y 35 bolívares fuertes, la cuatro quesos es una de las más caras. Pastas entre 25 y 40 Bs.F., ensaladas y antipastos, entre Bs.F. 25 y 35 Los distintos platos de carne entre Bs.F. 30 y 50, mientras que los pescados entre 40 y 55 Bs.F.

Las bebidas en esta clase de establecimientos tienen precios que oscilan entre Bs.F. 5 como las cervezas, los jugos naturales cuestan hasta Bs.F. 9 y las copas de vino llegan a los Bs.F. 15.

En estos restaurantes el costo mensual por almorzar puede ascender a un poco más de los mil bolívares fuertes, cifra que se encuentra por encima del salario mínimo de Bs.F. 799.

TODA UNA RENTA

Ante lo que implica comer a diario en la calle, muchas personas optan por preparar sus propios alimentos y dedicarle tiempo a la cocina, antes que dejar buena parte de sus sueldos (incluidos tickets de alimentación) en las cuentas de los restaurantes.

Pero hay quienes por una u otra razón deben ir todos los días a comer en la calle. Tal es el caso de Tomás Gómez, quien vive en San Antonio de los Altos y trabaja en Caracas. Sólo va a su casa a dormir y el tiempo que pasa en ella es insuficiente para prepararse el almuerzo, así que está obligado a adquirirlo.

"Esto es una renta, gasto entre 600 o 700 bolívares fuertes al mes, se me van todos los cestatickets y parte del sueldo". Gómez prefiere variar sus comidas por cuestiones de gusto y en otros casos por razones monetarias. "Trato de comer sano y busco sitios donde no cocinen con tanta grasa, pero hacia finales de la quincena hay que conformarse con lo que se pueda", dijo.

Considera que los precios de las comidas han ido aumentando paulatinamente, y que cada día es más difícil mantener la costumbre.

"Yo lo hago por necesidad, porque estar comiendo todos los días en la calle te deja los bolsillos vacíos".

Para Sarah Hernández, las salidas para almorzar sólo se limitan a los días viernes para variar al culminar la semana. "Salgo a almorzar con mis amigos al final de la semana para compartir. No lo haría todos los días porque es muy costoso".

Otras personas han optado por dejar las comidas afuera para ocasiones especiales, o cuando simplemente quieren darse un gusto.

Amanda Espinoza come eventualmente en la calle, este día lo hizo porque le provocó degustar una pizza. "No suelo comer en restaurantes eso está muy caro, hoy porque quería una pizza y me vine".

Los precios de comer en la calle, y lo que implican a largo plazo, han llevado a incrementar la cantidad de viandas y loncheras. Los almuerzos se remiten a los comedores de las empresas. Las citas de mediodía en los restaurantes son una especie en extinción para muchas personas.


 






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog