Más desgraciada será tu parentela

Por Venezuela Real - 14 de Octubre, 2008, 17:33, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Pedro Lastra 
WebArticulista
14 de octubre de 2008

Babea el teniente coronel de tanto agitar sus trapos rojos. Ha vuelto al ruedo de su viaje por las tierras de Samarkanda, Alí Babá y Aladino con un furor taurino digno de una fiera africana. Hunde las pezuñas, dispara el alvero, se lanza ciego de furia contra los burladeros y termina resbalándose en sus propias babas. No hay quien pueda sujetarlo. Suenan los cornetines de sus payasos taurinos y él se encabrita sosteniéndose apenas sobre sus cuartos traseros. Es un verdadero espectáculo.

Se le agota el diccionario de la infamia, exuda sangre, sudor y lágrimas. Y quisiera no dejar títere con cabeza. Lacayos, ladrones, imbéciles, desgraciados, corruptos, escuálidos, magnicidas, golpistas. Exhausto de tanta invectiva le reclama al pistolerito Izarra le lance en auxilio algunos adjetivos más pesados, que eso de estar en medio del ruedo para ver si tapa con sus bufidos algo de sus desgracias, la miseria de sus candidatos o el furor que causan en las regiones los opositores es tarea demasiado imposible.

Así está nuestro Minotauro de papel maché: prisionero en su laberinto miraflorino, enceguecido por el fulgor de la espantosa realidad que se le escapa por entre los dedos, resbalándose sobre sus propias miserias. Comienza a dar lástima, el peor desprecio que puede recibir un candidato a monstruo de las tinieblas. ¿Alguien sintió lástima alguna vez por Augusto Pinochet o Rafael Videla? ¿Alguien sufrió de compasión por Juan Vicente Gómez? Los dictadores aman ese vals peruano que cantaba a gritos Vladimiro Montesinos cuando se convirtió en hazmerreír del Dr. Toledo: “ódiame por piedad, yo te lo pido, ódiame sin medida ni clemencia, odio quiero más que indiferencia, porque el rencor hiere menos que el olvido”.

Pero usted da lástima, Hugo Chávez, gritando como una vieja histérica poseída por la ira en medio de una pelea de casa de vecindad. Sin pretender ofender mujeres, provoca imaginarlo protagonista de esos versos de los cantos de pilón, cantados en un Aló Presidente y dirigidos a alguna candidata a gobernadora por el PPT: “puta tú, puta tu mai, puta tu abuela y tu tía, como ni ibas a ser puta si eres de la misma cría.” Peleas de piloneras, en eso ha caído el teniente coronel. Y ya hasta provoca ternura, que en Venezuela no nos gusta hacer leña del árbol caído.

Cuide el lenguaje y sofrene su lengua, presidente. Que un magistrado grosero y mal hablado va derechito al infierno. No rompa los puentes de plata, que pronto podría necesitarlos. Que de este berenjenal no lo sacará ni el pistolerito Izarra ni Pedro Carreño. Con toda seguridad lo sacaran los líderes más civilizados de la oposición, que no permitirán verlo patas abajo, como lo quisiera más de alguno.

Cuide su retaguardia y tienda las manos. Que como bien le decía Suárez Flammerich a su jefe Pérez Jiménez antes de subirse a la vaca sagrada: el pescuezo no retoña. Y allí lo ve usted: se murió de viejo





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog