Carla, César Miguel, Leopoldo y Hugo

Por Venezuela Real - 16 de Octubre, 2008, 11:08, Categoría: Libertad de Expresión

Álvaro Benavides La Grecca
El Universal
16 de octubre de 2008

Lo que Hugo Chávez le hizo a los periodistas Carla Angola, César Miguel Rondón y Leopoldo Castillo en el momento en que salían del país, cuando los funcionarios de aduanas en el aeropuerto de Maiquetía retuvieron sus pasaportes (o lo intentaron), responde a la concepción cuartelaria sobre el acto de mandar que le sembraron en las neuronas al hoy Presidente Comandante en Jefe de Todos los Soles.

Ese acto abusivo de poder, y los miles que Chávez comete y hace cometer día a día, tenía el propósito de crear miedos en esos periodistas y, por extensión, en todo aquél que desee hacer público su desacuerdo con el comportamiento inmoral de este régimen y con sus políticas económicas, sociales, educacionales, administrativas y militares.

Cuando Angola, Rondón y Castillo informan sobre lo que sucede en Venezuela en materia de inseguridad y de corrupción; cuando registran los resultados de la economía nacional, de las empresas que una vez fueron eficientes y que en manos de Chávez son un fracaso operativo y financiero; cuando señalan la sumisión de todos los poderes públicos a sus caprichos personales, las neuronas de Chávez convierten en conspiradores a Angola, Rondón y Castillo, al igual que a los invitados a sus programas.

Angola, Rondón y Castillo llaman a representantes del oficialismo a asistir a sus programas periodísticos, porque su trabajo es preguntar. Pero los funcionarios no asisten porque le tienen pánico a las preguntas de esos y de muchos otros periodistas. Preguntas, no es casualidad, que son las mismas que nos hacemos los demás ciudadanos. Chávez y sus funcionarios públicos van sólo al Canal 8, donde los programas periodísticos no son periodísticos y las preguntas no son preguntas.

Chávez y sus funcionarios públicos incumplen con la Constitución, que los obliga a rendir cuentas, a responder a las preguntas de los ciudadanos, que son las mismas que les quieren hacer Angola, Rondón y Castillo.

Las preguntas no son bombas molotov, ni fusiles, ni magnicidios. Preguntar es un derecho que tenemos todos los ciudadanos, puesto que queremos saber qué hacen los funcionarios públicos con nuestros impuestos; qué pasa con nuestra educación, con nuestros militares, con nuestras propias vidas, hoy en manos del hampa.

Carla Angola, César Miguel Rondón y Leopoldo Castillo son periodistas que hacen su trabajo como tales. Cada uno de ellos con su propio estilo y trayectoria y, lo que más le molesta a Chávez, con independencia de criterio y pensamiento.

El 4 de agosto de 2007 Chávez no retuvo los pasaportes de quienes se llevaban del país 800 mil dólares (¿o son seis millones?), robados a los venezolanos. A Chávez no le importa ni ese robo ni el "traidor", como llama ahora a Antonini. Su problema es que Angola, Rondón y Castillo preguntan, preguntan, preguntan. A propósito, Chávez, una pregunta: ¿A quién traicionó Antonini?







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog