Oligoide

Por Venezuela Real - 16 de Octubre, 2008, 17:27, Categoría: Gente de Chávez

Pedro Lastra 
WebArticulista
16 de octubre de 2008

Mientras en el Hilton un numeroso grupo de personajillos – chulos internacionales del turismo culturoso rojo-rojito - de la izquierda mundial se babeaban escuchando la santa palabra del caudillo disertando sobre lo humano y lo divino, de chascarro en chascarro y de lugar común en lugar común, en la asamblea un diputado continuaba la saga del magnicidio metiendo en un mismo saco a Rafael Poleo, a Leopoldo Castillo y Alberto Federico Ravel. Mientras tanto, se daba a conocer un dizque informe sobre las acusaciones de magnicidio al editor propietario de El Nacional, Miguel Henrique Otero. Cantinflas es un pendejo en comparación con el jefe del laboratorio de guerra sucia montado en Miraflores. Comparado con el jefe de la DIM Tin Tan es premio Nóbel de física.

No sabe uno si enternecerse por tanta brutalidad, tanta estupidez y tanta chambonería o si dar por un hecho consolidado e irrebatible que estamos gobernados por una banda de oligofrénicos. ¿Para eso gastar tantos miles de millones de dólares en sofisticados aparatos de espionaje electrónico? ¿Un periodista de quinta categoría sapeando desde debajo de un mantel en la boda de un estudiante oliéndole los peos a Marcel Granier y los flatos a Otero Castillo? ¿Un informe leído por un tartufo que viviera de los encarguitos que le hacía José Vicente Rangel mientras destilaba sus babas en El Mundo y hoy funge de estrella fugaz del canal oficialista? ¿Una conversación de un muerto incapaz de levantarse de su tumba? ¿Un allanamiento a la casa de una señora que lee el Tarot y adivina las desventuras que provocará la caída de los precios del petróleo entre los boliburgueses? ¿Una bazooka chatarra usada como decoración en algún apartamento de mal gusto?

Israel Sotillo se suma a Mario Isea y a Carlos Escarrá en la banda de la zarrapastra, mientras unos plumarios que no saben leer elevan al teniente coronel a las alturas de Vladimir Ulianov. A nuestro Aquiles y su talón, se le acaban los reales. Y lo que queda del bonche de los ochocientos mil millones de dólares fuertes, los buenos, los de antes del crash financiero global, son ese par de infelices: Nolia el mercenario y el tal Andrés de Chene, un anciano reaccionario que fungiera de correveydile de la ultra derecha vernácula cuando todavía tenía aire para soplar las velitas de sus cumpleaños.

¡Qué miserable fin de juego! Provoca sentarse a vomitar y llorar a gritos ante tanta basura, tanta porquería, tanta cochambre revolucionaria. ¿Cómo vino la Venezuela de Bolívar a terminar en brazos de ese pelafustán uniformado? ¿Cómo pudo una nación que fuera culta y decente terminar en la oligofrenia de Israel Sotillo y Pedro Carreño? Son no solo, ignorantes y estúpidos. Mucho peor: son oligofrénicos.

Pasarán más de mil años, muchos más. Y no nos habremos sacado estas lacras de encima. Sobre Venezuela cayó la peste negra. Que Dios nos ampare.

 







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog