Aún no existen concesionarios para vender carros iraníes

Por Venezuela Real - 19 de Octubre, 2008, 10:29, Categoría: Economía

VANESSA PÉREZ DÍAZ
El Nacional
19 de octubre de 2008

AUTOMOTRIZ - Futuros compradores cuestionan el hermetismo informativo de Venirauto
La ensambladora estatal sólo ha beneficiado a militares y médicos de Barrio Adentro
Hace dos años el presidente Hugo Chávez inauguró en la zona industrial de San Vicente, estado Aragua, la planta de Venirauto

El 6 de septiembre pasado, Johanna Díaz publicó en la página
www.realidadalternativa.
wordpress.com la siguiente inquietud: "Logré hablar con mi presidente (Hugo Chávez) y le hice entrega de una carta solicitando su apoyo para adquirir un vehículo Centauro.
 
Siendo él muy receptivo con mi persona, me dijo que contara con su apoyo, que me iba a ayudar. Me llamaron una vez para confirmar mis datos y ya no he sabido nada más. Sé que sólo se están entregando vehículos por orden presidencial.
 
Como se lo dije al Presidente, no lo quiero regalado".
 
Este tipo de testimonios, en los que se manifiesta el descontento por la larga espera para comprar un vehículo Venirauto, se multiplica en la red de redes. Cientos de personas que piden información sobre cómo conseguir un carro iraní, o hacen llamados al Gobierno para que agilice las solicitudes pendientes, son una constante en las noticias sobre la empresa que se publican en la plataforma online.
 
El 27 de noviembre de 2006, el presidente Hugo Chávez inauguró en la zona industrial de San Vicente, estado Aragua, la planta de ensamblaje de Venirauto, una firma mixta con 51% de capital iraní (representado por la compañía Aidco) y 49% venezolano (suscrito por la empresa Venezuela Industrial). Su objetivo principal sería ofrecer vehículos a precios asequibles para la gente de escasos recursos.
 
Con una capacidad anual para producir 25.000 unidades, Venirauto fue promocionada como la ensambladora de carros que "movería a Venezuela". Dos años después, la empresa no ha abierto el primer concesionario en el país para comercializar los modelos Turpial y Centauro, dos vehículos cuyos precios de lanzamiento eran 17.000 y 23.000 bolívares fuertes, respectivamente.
 
Aunque en una zona comercial de Valencia, estado Carabobo, existe un establecimiento previsto para funcionar como concesionario de Venirauto, el personal en Maracay asegura que desconoce para cuándo estará operativo el punto de venta.
 
Entre 2007 y este año, 804 vehículos salieron de la planta y fueron asignados a miembros de la Fuerza Armada, médicos de Barrio Adentro y trabajadores de la misma ensambladora.
 
Sus directivos prometieron que este año se ensamblarían entre 8.000 y 10.000 autos, meta que de cumplirse no sería suficiente para atender la demanda de 30.000 unidades que la compañía tiene pendiente, informó el ministro de Industrias Ligeras y Comercio, William Contreras, durante el acto de entrega de Memoria y Cuenta 2007 ante la Asamblea Nacional.
 
"Mi esposo y yo nos censamos a través de la página de Venirauto y hasta la fecha no hemos tenido información. Los dos somos servidores públicos y al parecer esa prioridad de la que hablan no es cierta. Hace más de un año de eso y nada", aseguró Hinyermirt Ramírez en un portal web.
 
Conseguir un vehículo no es lo único que se hace cuesta arriba con la ensambladora estatal. Los interesados en un Turpial o Centauro han destacado lo difícil que es encontrar a un representante de la firma que dé información.
 
El desconocimiento de los números telefónicos de la compañía y la desactivación desde hace meses de la página www.venirauto.com, alegando razones de mantenimiento, aumentan el hermetismo de la compañía estatal.
 
En galpón, con precios nuevos. Aun cuando no existe concesionario que comercialice los vehículos de Venirauto, los precios de los modelos Turpial y Centauro subieron 40% y 50% respectivamente, en comparación con los fijados inicialmente por el presidente Chávez en noviembre de 2006.
 
Los representantes de ventas, en Maracay, no descartaron que el precio del sedán Turpial varíe de 17.000 a 24.000 bolívares fuertes; mientras que el Centauro, cuyo precio era 23.000 bolívares fuertes, pase a 35.000 bolívares fuertes.
 
"Diariamente paso por la Autopista Regional del Centro y veo la cantidad de vehículos estacionados en la planta de Venirauto. Tengo casi dos años registrada, soy educadora y todavía no tengo respuesta", indicó Leydi Matos en un foro activado en el sitio www.venelogia.com.
 
¿Exentos de conflictos?

Venirauto no ha estado exenta de la conflictividad laboral vivida en la industria automotriz. Aunque sus trabajadores no han copiado la paralización de actividades como modalidad de protesta, sí manifestaron su descontento ante la decisión de la directiva de suspender en cinco oportunidades la discusión del contrato colectivo.
 
El conflicto comenzó en julio pasado, cuando la empresa se retiró de la mesa de negociaciones en la que debatían las cláusulas económicas. Los 260 trabajadores de Venirauto no encontraron respuesta sino casi 3 meses después, cuando la compañía aceptó negociar nuevamente.
 
Smith Castellanos, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Venirauto Industrias, informó que las conversaciones se reanudaron el 16 de octubre en la sede de la Inspectoría del Trabajo. El principal tema por discutir será el aumento de 75% en el salario diario, que asciende a 45 bolívares fuertes.
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog