Insultos y más insultos

Por Venezuela Real - 19 de Octubre, 2008, 13:47, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Fernando Ochoa Antich
El Universal
19 de octubre de 2008

En estos días Hugo Chávez se ha mostrado tal como es. No ha habido una sola intervención pública que no aproveche para ofender, acusar, despotricar de sus tradicionales adversarios y de algunos de sus más firmes aliados. También ha vuelto por sus anteriores fueros. Las acusaciones de magnicidio surgen por todos lados. Se ha transformado en una posición generalizada en los altos funcionarios del régimen y del partido. Sin importarle el ridículo repiten como loros la consigna recibida. Todos vimos el absurdo  del diputado Isea de acusar  a Marcel Granier y a Miguel Enrique Otero de preparar el supuesto asesinato de Hugo Chávez en un matrimonio. La oposición, con gran esfuerzo, ha evitado caer en la celada. Sus dirigentes han rehuido la polémica. Todos entienden que este juego es una estrategia electoral que busca colocar como centro del debate la figura presidencial a objeto de evitar la evaluación de la obra pública de los gobernadores y alcaldes del Gobierno. El mejor ejemplo es Juan Barreto. El Alcalde Mayor desapareció del mapa. No sólo le impidieron ser candidato sino que le ordenaron no volver a figurar en los medios de comunicación. Lo último que se supo de él fue que paseaba alegremente por las calles de Moscú.
 
Curiosamente la respuesta a las agresiones de Hugo Chávez la han dado sus compañeros de ruta: el Partido Comunista y el PPT. Sin pelos en la lengua lo han llamado estalinista y fascista. Ciertamente, sus abusos de poder lo ubican en la historia con facilidad al lado de José Stalin, Benito Mussolini y Fidel Castro, pero no es suficiente mantener públicamente esta gran verdad. Es necesario definir el tipo de régimen que nos gobierna. Este asunto fue una larga polémica en la oposición durante varios años. Las curiosas características del gobierno de Hugo Chávez dificultaron poder hacerlo con acierto. Esta confusión fue quizás una de las causas de los graves errores que cometió la oposición en su lucha al inicio del chavismo. En esos tiempos se escucharon todo tipo de acusaciones: dictadura militar, comunismo, fascismo, fidelismo, peronismo y pare usted de contar. Al no tener claro la oposición el tipo de régimen al cual combatía fue difícil establecer una estrategia que pudiera derrotarlo. Recientemente la oposición ha logrado definirlo con mucha mayor claridad. Esa es la verdadera razón de los aciertos: la derrota del 2 de diciembre de 2007 y el importante acceso que han empezado a tener sus líderes en los sectores populares.

El Nacional, publicó recientemente una extraordinaria entrevista del politólogo Humberto Njhaim. En ella definió con gran inteligencia las diferencias que existen entre una democracia pluralista y una dirigida. Fundamentalmente analizó el significado del voto popular: "En una democracia pluralista el voto expresa una voluntad que genera cambios y que puede ser sorpresiva para los gobernantes de turno. Ellos siempre estarán a merced de algún azar, de algún cambio en la voluntad popular que transforme sus proyectos"… "En una democracia dirigida el voto es una amenaza. Entonces se hará todo lo posible por manipular los mecanismos jurídicos e institucionales para que el voto sea una forma de ratificar el proyecto gubernamental"… Allí está la verdadera esencia del régimen chavista. Es imposible negar que su acceso al poder surgió en unas elecciones populares y que su gobierno conserva las formas tradicionales de una democracia representativa. El gran problema es que no existe un verdadero Estado de Derecho. Todas las instituciones están al servicio del  chavismo. Se permite, por ejemplo, alguna libertad a los medios de comunicación pero se limita al máximo su capacidad de influir en la opinión pública.

Así también ocurre con las elecciones. Se permite la presencia de la oposición, pero se trata de impedir que su acción comprometa realmente la continuidad del régimen mediante el control del Consejo Nacional Electoral y el uso indebido del dinero público. De todas maneras las elecciones de diciembre de 2007 demostraron que ese control no puede ser total, ya que para lograrlo se requeriría comprometer, de manera definitiva, la estructura democrática del régimen con un alto costo político. Es verdad que las 26 leyes muestran que Hugo Chávez está decidido a jugarse el todo por el todo para no perder el poder. Olvida la capacidad de lucha del pueblo venezolano. En las elecciones de noviembre sufrirá una nueva gran derrota electoral…
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog