Discurso político y unidad

Por Venezuela Real - 21 de Octubre, 2008, 12:31, Categoría: Política Nacional

JORGE TRICÁS
El Nacional
21 de octubre de 2008

A partir del surgimiento del chavismo y de su control del Estado y del gobierno, ya casi no es necesario remarcar el proceso general de derrumbamiento de los pilares institucionales que sostuvieron la IV república.

Es innegable que el hilo de esa tradición democrática se ha roto de manera irreversible y abierto una fractura por la que hemos visto desfilar hoy los errores políticos más terribles del siglo XX, siempre por cuenta de nuestra ignorancia política y nuestro poco entusiasmo por los asuntos públicos y ciudadanos. Los sueños de aquella democracia sólo produjeron monstruos y pesadillas en lugar de bienestar.

Tal vez no hayamos asimilado por completo que hoy asistimos a una ruptura entre el pensamiento político tradicional y la experiencia contemporánea de un régimen como este que nos ha sumido en un ambiente intolerante y represivo de agresividad, odio y crueldad. Esto ha dado origen a un conflicto con un discurso político y con un lenguaje que, heredado del pasado, con sus imperativos, refleja un modo de vida que no resistió el paso de los años. Un discurso autocomplaciente referido a una realidad muy cuestionada como fue la IV república, que hoy se muestra inoperante en la práctica, y que deja insatisfecha la comprensión de lo que está ocurriendo en el país con esta tiranía militarista, si pretendemos juzgarla desde sus patrones. Bien es cierto que sin conflicto cognitivo no hay aprendizaje posible. Así entendido, el momento es único para desarrollar un aprendizaje que nos permita desplegar toda nuestra capacidad de inicio y de cambio. Se trata, en concreto, de arriesgarse a pensar el presente y a ordenar de nuevo nuestra vida democrática sin el peso de la tradición de pensamiento político que animó a la IV república, prescindiendo también de su correspondiente lenguaje que le contiene de forma imborrable. Sin ese logro estamos perdidos. Por fortuna hoy abundan nuevos actores políticos que luchan contra este autoritarismo militarista.

Sin embargo, en su lucha contra el régimen aún exhiben un lenguaje que se muestra como una prédica irrelevante a la hora de transformar el estado de cosas existentes. Un discurso que por décadas vienen oyendo los sectores populares.

Hoy la gente reclama una realidad distinta, con un discurso que contenga un cómo y un para qué convincentes para el cambio, en el entendido de que el presente no puede ser el mero recipiente de un pasado superado. Insisto, porque la tradición se ha roto de manera irreversible, hoy es preciso imaginar propuestas y explicaciones con un discurso y un lenguaje donde acaso las únicas palabras del pasado merecedoras de pronunciarse sean política y democracia, pues con ellas se mantendrá vivo el recuerdo de la polis griega, modelo de existencia política.

La exigencia de unidad, absurdamente, ha pasado a ser el fin y no el medio para configurar un nuevo modo de ver y de entender el país con un lenguaje apropiado que lo comprenda y que lo explique. El chavismo es lo inédito y nuevo de nuestra vida política.
 
Pues lo idóneo es hoy afrontar lo nuevo con lo nuevo, no con lo viejo. Si queremos que el chavismo dé paso a una nueva cultura democrática, tenemos que visionar otro país con un discurso que, sin cebarse en la crítica al derroche rojo ni atascarse en el desamparo de los más débiles, impulse el reconocimiento de todos dentro de un Estado de Derecho. Eso pretende el estatuto ético del discurso en valores del movimiento estudiantil, ¡alerta!, el único que por ahora refleja una nueva era poschavista.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog