Las "morochas" asfixian a las minorías

Por Venezuela Real - 26 de Octubre, 2008, 10:44, Categoría: Electorales

JAVIER PEREIRA
El Nacional
26 de octubre de 2008

No tendrán acceso a los parlamentos regionales y cabildos metropolitanos
Por primera vez en ocho años, el PSUV y los cuatro principales partidos de la oposición elaboraron simultáneamente sus tarjetas comodín en casi todo el país. La polarización amenaza con borrar del nuevo mapa político a los grupos minoritarios

Lunes 31 de julio de 2000. Un grupo de dirigentes del Movimiento Quinta República acude a la Junta Regional Electoral del estado Yaracuy, en San Felipe, para pedir explicaciones sobre un extraño fenómeno en los resultados de las elecciones del día anterior. El MVR, que sumó en su tarjeta 40.046 votos, sólo logró un diputado regional y un parlamentario nacional; mientras que Convergencia, que obtuvo 39.854 votos en su tarjeta y ganó la gobernación con Eduardo Lapi, conquistó 6 de los 7 diputados en el Consejo Legislativo, y 4 de los 5 representantes a la Asamblea Nacional.
 
Las autoridades electorales explicaron a los dirigentes del chavismo que Convergencia inscribió a sus candidatos a los órganos deliberantes en dos tarjetas distintas: los postulados por los circuitos nominales aparecieron con un grupo electoral llamado LAPY (Lo Alcanzado por Yaracuy), en tanto que los candidatos por lista se mantuvieron en la tarjeta del partido tricolor.
 
Ordenaron a su militancia votar cruzado y la estrategia permitió "engañar" al sistema de totalización electoral: con 40,5% de los votos, Convergencia controló 83% de los cargos disputados el 30 de julio de 2000.
 
Los pupilos de Rafael Caldera no pudieron repetir la jugada, pero el chavismo tomó buena nota, aprendió la lección y aquel día nacieron las "morochas": estrategia electoral que en los últimos ocho años le ha permitido al MVR en todo el país (y de manera más limitada a Un Nuevo Tiempo, en Zulia) arrebatar espacio político a las minorías y violar el principio de representación proporcional establecido en el artículo 63 de la Constitución; y los comicios del 23 de noviembre próximo no serán la excepción.

Por quinta ocasión consecutiva, los rectores del Consejo Nacional Electoral no pondrán obstáculo alguno para reeditar la estrategia, ahora con un ingrediente adicional: por primera vez el núcleo del chavismo (ahora concentrado en el Partido Socialista Unido de Venezuela) y las cuatro principales organizaciones políticas de la oposición (UNT, Primero Justicia, Acción Democrática y Copei) elaboraron simultáneamente sus tarjetas comodín en casi todos los estados.
 
Este escenario anticipa una guerra nacional de "morochas", cuyas principales víctimas serán los candidatos de una lista muy diversa de partidos minoritarios, que suma a grupos como Patria para Todos, el Partido Comunista de Venezuela, Tupamaro y Nuevo Camino Revolucionario (de Luis Tascón) con Visión Emergente, Electores Libres, Movimiento Republicano, el grupo Conde (de Benjamín Rausseo) la Plataforma de Encuentro Social (de Augusto Uribe) y hasta Proyecto Venezuela y el Movimiento al Socialismo en algunos estados. Son más de 700 organizaciones políticas, nacionales y regionales, que en agosto pasado postularon candidatos propios en los consejos legislativos regionales y cabildos metropolitanos, sin mencionar los más de 60 candidatos por iniciativa propia que lograron recoger las firmas necesarias para la inscripción; todos invitados a las elecciones como convidados de piedra, sin esperanzas de figurar en el nuevo mapa político después del 23 de noviembre.
 
"En Venezuela se ha consolidado una estrategia deliberada, promovida desde el Estado, para evitar la expresión de la pluralidad política en los espacios de poder", explica el profesor Oscar Lucién, directivo de la organización Ciudadanía Activa. "La legalización de las `morochas’ y su aplicación el 23 de noviembre desde los dos principales polos políticos no le deja espacio a expresiones alternativas en los cuerpos deliberantes. Eso afecta gravemente la salud de la democracia venezolana y desestimula la participación política de las minorías".
 
Crónica del despojo.

El chavismo perfeccionó la fórmula en los comicios regionales de 2004. En esas elecciones, el oficialismo hizo llave de "morochas" con Podemos y logró 178 escaños en los 23 parlamentos regionales, con lo cual le quitó a los partidos de oposición aproximadamente 25 diputados (casi un tercio de los que le correspondían), especialmente en los estados Miranda, Anzoátegui, Táchira, Monagas y Mérida.

 
En 2005, el MVR desistió de seguir en fórmula con su viejo socio y asumió el control total de la estrategia: en mayo de 2005, el diputado Willian Lara (para entonces coordinador de asuntos electorales del MVR) promovió la creación de un partido de maletín llamado Unidad de Vencedores Electorales, UVE, que copiaba la fonética de las exitosas Unidades de Batalla Electoral desplegadas por el chavismo durante el revocatorio presidencial.
 
Aunque la organización no cumplió a tiempo con los requisitos para la inscripción, un permiso especial concedido por la directiva del CNE (encabezada entonces por Jorge Rodríguez) le permitió postular a los candidatos nominales del chavismo para los comicios de concejales y juntas parroquiales en julio de 2005. El resultado fue más que exitoso: el MVR le quitó a los partidos de oposición y a los grupos chavistas minoritarios 363 concejales en todo el país, y con 41% de los votos se quedó con casi 60% de los cargos en disputa.
 
Después de esa experiencia, Acción Democrática y la organización Ciudadanía Activa decidieron dar la pelea en el campo judicial y ventilaron ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia un recurso de nulidad contra las "morochas", para intentar evitar que las aplicaran en las elecciones parlamentarias de diciembre de ese año. Sin embargo, la jugada salió al revés y desde ese momento una ponencia del entonces magistrado Luis Velázquez Alvaray le dio barniz legal a las "morochas" oficialistas.
 
"En el pasado existieron muchas prácticas destinadas a favorecer a los partidos mayoritarios. Por ejemplo, en las elecciones locales de 1992 y 1995 se diseñaron circunscripciones uninominales pequeñas como una maniobra de los dos grandes partidos, AD y Copei, para controlar los límites electorales que se necesitaban para asignar a los votantes en los lugares de votación", explica la profesora Natalia Brandler, experta en sistemas electorales y coordinadora de la maestría de Ciencias Políticas de la Universidad Simón Bolívar. "Con el uso de las `morochas’ hemos regresado a una situación en la que el vínculo entre el elector y el elegido es muy débil, y está fuertemente mediatizado por el poder de los partidos. El sistema propicia la concentración de las fuerzas políticas y favorece el voto útil en detrimento de la elección consciente, y esto es un retroceso en la calidad de nuestra democracia"
 
La nueva guerra.

Dos años después de la última cita, las "morochas" resucita n con más fuerza. Los técnicos electorales del Partido Socialista Unido de Venezuela decidieron repetir la fórmula de los últimos dos comicios y reactivaron la tarjeta de UVE (en manos todavía de un grupo cercano a Willian Lara, encabezado por los empresarios Miguel González y Eduardo Hernández) para postular a sus candidatos nominales a los consejos legislativos regionales y cabildos metropolitanos.
 
Sin embargo, esta vez hay un elemento de riesgo: antes, las tarjetas del MVR y UVE estaban juntas en el centro de la boleta, lo que facilitaba el voto cruzado; ahora la tarjeta del PSUV quedó arriba, a la izquierda, y la UVE lejos, a mitad del tarjetón, después de que Proyecto Venezuela y AD rodearan el espacio del partido rojo. "Trataremos de corregir eso, pero no nos quita el sueño. Confiamos en el entrenamiento de nuestra militancia. Llevamos ya varias elecciones cruzando con UVE y la gente encontrará la tarjeta sin problemas", asegura un técnico electoral del PSUV.
 
Los cuatro principales partidos de oposición (UNT, Primero Justicia, AD y Copei) sellaron una alianza perfecta para postular candidatos a los cuerpos deliberantes en cerca de 18 estados, y elaboraron una nueva tarjeta comodín: Unidos para Venezuela, grupo electoral con un arcoiris como emblema, promovido por el equipo de técnicos electorales de UNT y legalizado el 31 de julio pasado. La idea es sencilla: los partidos opositores postularán a sus candidatos por lista y la tarjeta comodín presentará a los candidatos nominales; sin embargo, los técnicos electorales invirtieron la fórmula en Miranda, Zulia y Distrito Metropolitano de Caracas, donde Unidos llevará a los candidatos lista y los partidos a los nominales.
 
"La idea es asegurar con las tarjetas de los partidos el triunfo en los circuitos de las regiones más pobladas, y evitar la pérdida de votos en el cruce con una tarjeta nueva. Es un riesgo que no podíamos correr en esas regiones clave", explicó un técnico electoral vinculado con la oposición.
 
El riesgo de perder votos con las "morochas" quedó claro en el estado Carabobo en 2004, cuando muchos de los votantes que marcaron la tarjeta del MVR no lo hicieron en la de UVE: el chavismo perdió casi todos los diputados nominales y el Consejo Legislativo quedó bajo control de Proyecto Venezuela.
 
"Para asegurar la efectividad es imprescindible ejecutar una buena estrategia comunicacional y consolidar una masa votante disciplinada, que sufrague por las dos tarjetas, especialmente en los circuitos nominales. De lo contrario, el riesgo de perder votos es enorme", sostiene el consultor John Magdaleno, experto en marketing político.
 
Aunque ya nada evitará la ejecución de las "morochas" en los comicios del 23 de noviembre, analistas alertan sobre la necesidad de desmontar, en el corto plazo, el entramado legal que ha permitido su utilización.
 
"Es imprescindible que el próximo año se promueva una nueva ley de procesos electorales que ponga fin a las `morochas’ y garantice que de las elecciones parlamentarias del año 2010 salga una Asamblea Nacional que exprese la pluralidad política nacional. De lo contrario, se abrirán las puertas de una severa crisis de legitimidad política en Venezuela", explica Lucién.
 
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog