Miedo a la palabra libre

Por Venezuela Real - 26 de Octubre, 2008, 11:40, Categoría: Derechos Humanos

TULIO HERNÁNDEZ
El Nacional
26 de octubre de 2008

Se está volviendo rutina. Todas las semanas, lo que resta de medios no gubernamentales trae algún relato sobre la manera cómo en la aduana de Maiquetía se humilla, ofende o maltrata a periodistas y académicos públicamente reconocidos por no comulgar con el proyecto político de Hugo Chávez.

El procedimiento es, siempre, más o menos el mismo.

La persona llega a la taquilla para sellar su salida o entrada al país. El funcionario, una vez que verifica la "peligrosidad" del viajero, secuestra el pasaporte y le pide a la víctima que aguarde unos minutos porque, "por órdenes superiores", debe fotocopiar o escanear el documento.

El viajero se rehúsa. Sostiene que se trata de una violación de sus derechos, pero el funcionario insiste en que sólo cumple órdenes "de arriba". Se retira a fotocopiar el documento y, al final, cuando quiere y la presión del resto de los pasajeros se hace evidente, regresa y lo devuelve.

Hasta hace muy poco, que se sepa, la intimidación se aplicaba sólo a venezolanos. Pero desde el sábado 18 de octubre comenzó a hacerse extensible también a los extranjeros disidentes, mediante lo que parece un nuevo modus operandi: hostigarles como sospechosos de tráfico de drogas. Su primera víctima selectiva ha sido un ciudadano chileno de 65 años de edad llamado Fernando Mires, a quien un comando de guardias nacionales interceptó, interrogó, revisó y humilló, ¡sólo a él!, en el momento justo cuando iba a abordar al avión con destino a Alemania.

Estamos, obviamente, ante un ensañamiento premeditado. Fernando Mires, doctor en Ciencias Sociales, alguien que conoce muy bien las dictaduras –fue un encarnizado opositor de la dictadura de Pinochet y de las violaciones de derechos humanos en la Cuba fidelista– ha sido uno de los intelectuales latinoamericanos que con mayor constancia se ha dedicado a demostrar con sólida argumentación sociológica que el modelo chavista y otros afines que se expanden por América Latina son proyecto totalitarios.

Mires visita el país con frecuencia para intervenir en eventos académicos y no se priva de exponer sus puntos de vista. Eso, por supuesto, no le gusta a la élite cívico-militar que nos gobierna. Y, como no les queda otro recurso para impedir su presencia, se han dedicado ahora a intimidarle para que no regrese.

Por más persecuciones que desaten contra los centenares de intelectuales progresistas del mundo que se ocupan de nuestro conflicto, con estos desplantes la imagen de Hugo Chávez va quedando cada vez más asociada a los mandones bananeros del tercer mundo que a las figuras ilustradas y modernas que el siglo XXI reclama para que nuestros pueblos se liberen de la pobreza y la inequidad.

Al Presidente venezolano le incomoda la crítica. Sobre todo si viene de pensadores con un pasado de izquierda. Como Mires, en otros tiempos militante del Partido Comunista chileno. A Chávez sólo le gustan los intelectuales "perrito e’ taxi". Esos que asienten todo lo que pasa por su cabeza. Por eso se ha hecho de un harem de "pensadores" extranjeros, petroasalariados, quienes tratan de insuflarle oxígeno a los pocos intelectuales criollos de valía que aún se atreven a apoyar incondicionalmente el proyecto bolivariano.

La intimidación a Mires es miserable. En verdad, toda intimidación lo es. Pero cuando se ejecuta contra un hombre tan honorable como indefenso; cuando la FAN, que se supone está llamada a salvarnos de la invasión gringa, se dedica a tan cobarde papel, y cuando la intimidación se convierte en política de Estado, "miserable" es una palabra que se queda corta pero nos ayuda a entender de qué tamaño es la perversión autoritaria con la que nos enfrentamos.

Las últimas líneas del relato de Mires son elocuentes: "De pronto, el grupo del operativo desapareció sin dar una sola explicación. Busco mi maletín. Yace abierto, lejos de mí; los calcetines y mis anteojos de lectura, en el suelo. Ordeno mis cosas y entro al avión.
Me duele mucho la cabeza". (Artículo de Mires)

Y a nosotros también, profesor Mires. Por la intimidación contra su persona y por la que en carne propia tantos venezolanos tenemos que padecer.

El neoautoritarismo no mata, pero asfixia.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog