Fallas en disponibilidad de productos obstaculiza garantía de seguridad alimentaria

Por Venezuela Real - 27 de Octubre, 2008, 11:55, Categoría: Economía

Aristimimuño Herrera & Asociados / La Verdad
Banca y Negocios
27 de octube de 2008

No conseguir los productos de la cesta básica alimentaria significa pagar más y trasladarse a distintos sitios para obtenerlos. Agroindustriales denuncian regulaciones, baja rentabilidad por precios controlados y altos precios, y falta de materias primas.

Según un estudio de las Naciones Unidas realizado por la FAO (por su nombre en inglés, Food and Agriculture Organization), para que exista seguridad alimentaria en un país debe haber disponibilidad en los alimentos producidos en el país o importados, garantía que no da Venezuela.

El concepto que se define para la seguridad alimentaria se refiere a la disponibilidad y acceso a alimentos, en cantidad y calidad suficientes. La FAO explica que para determinar la existencia "...todas las personas tienen en todo momento acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos (no nocivos) y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimentarias".

El Gobierno venezolano se plantea conformar la seguridad agroalimentaria, pero la escasez y fallas de colocación de variedad y cantidad de comestibles marca el ritmo contrario. Esto lo evidencian los consumidores que al acudir a un mercado popular o automercado se consiguen con que no hay regularidad ni facilidad para obtener los alimentos.

Los compradores critican la falta de café, aceite, mayonesa y salsa de tomate en los puntos de venta de la cadena privada y pública (Mercal). Para estos no conseguir los productos de la cesta básica alimentaria significa pagar más y trasladarse a diferentes sitios para obtenerlos.

De acuerdo a la FAO, el país que suscribe la seguridad alimentaria debe garantizar el acceso a los alimentos, eso significa que los productos estén "disponibles a la población, física y económicamente en el momento oportuno".

La idea del Gobierno es tener reservas de alimentos y elevar la producción agrícola, objetivos que aún no concreta a corto plazo, ello si se considera que será en diciembre la primera fase de inventarios con 692 toneladas de maíz amarillo, blanco, arroz, sardinas, carne, leche y pollo, y que la demanda continúa superando la oferta de productos.

Carlos Osorio, superintendente nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (Sada), dijo que tienen "todo el año 2009 y parte del 2010 para conformar los dos meses restantes de acuerdo a lo que estipula la ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Agroalimentaria”.

Balance

La situación de los alimentos se presenta en dos escenarios: el que presenta el Ejecutivo con compras internacionales por medio de importaciones y asegurar un "sabotaje" de los productores y el balance desfavorable que expone el sector privado.

A finales del año pasado los ministerios del área declararon que importaron de Brasil, Argentina, Uruguay y otros países alimentos para cubrir la demanda, al tiempo que reconocieron aumento del consumo. Exaltaron los aportes al campo, que elevarían los cultivos, pero este año no ha bajado el volumen de importaciones.

La realidad que refieren los productores para determinar que no hay disponibilidad de alimentos y sí deficiencias en la seguridad agroalimentaria tiene sus razones en la caída de 66 por ciento, según encuesta de Cavidea en mayo. Los agroindustriales justifican la disminución por el exceso de permisologías (regulaciones del Gobierno), baja rentabilidad por precios controlados y altos precios, y falta de materias primas, que interrumpen la dinámica de producción.

Carlos Machado, economista experto en el área de alimentos, dijo que las importaciones de alimentos atienden 48 por ciento de la demanda, hecho que podría cambiar al caer los precios del barril de petróleo, ya que éstos permiten lograr ingresos al país, que luego soportan las necesidades de los consumidores a través de las importaciones.

Las disminuciones que indicó Cavidea dan una baja de menos 4,23 por ciento, inclinación negativa que inició en julio de 2007 y que se mantiene. La fecha coincide con el período de escasez y el comienzo de la desaparición de algunas marcas de productos.

En el análisis de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos, la seguridad agroalimentaria depende de la soberanía del consumidor, es decir, de elegir lo que quiere comer, y el trabajo en conjunto del sector privado y el Estado. La unión de los dos se expone en la libertad económica para producir y las políticas públicas de desarrollo y regulaciones para facilitar la producción.

Es obligación del Estado

En el artículo 305 de la Constitución se obliga al Estado a promover la agricultura para garantizar la seguridad alimentaria de la población, "entendida como la disponibilidad suficiente de alimentos en el ámbito nacional y acceso oportuno y permanente de éstos por parte del público consumidor". La disposición cita que la seguridad alcanzará desarrollo para privilegiar la producción agropecuaria interna.

Para Cofagán-Zulia la producción agraria está aumentando debido a los aportes del Gobierno. Aspecto que según Fegalago no es tan cierto, por los volúmenes de importación que hay en el país y problemas de inseguridad personal y jurídica que afectan a los agroproductores y que se traduce en bajas de producción.

Jorge Prado, miembro de la confederación, citó como ejemplo del desarrollo agrario la recuperación de hectáreas de cultivos de plátanos, palma aceitera, arroz y frutales. Dijo que la expectativa en Zulia es favorable por los créditos y beneficios que recibe el productor.

En la región se calculan 42 mil hectáreas de plátanos, 40 mil en producción de palma y un aumento en el rebaño de reses para carne y leche de 30 por ciento. Según Prado hay certificados dos millones de litros de leche al día en las fincas con un inventario de dos millones 200 mil cabezas.

Según Prado el tema del abastecimiento debe salirse del tema político, la lucha que plantea parte de revisar la situación real del campo y las necesidades sociales de los pequeños productores.

Hay que invertir

Cavidea propone que se debe elevar en 60 por ciento la producción agrícola. La producción industrial requiere inversión para aumentar a tres mil calorías por venezolano. La inversión del Gobierno debe orientarse en expandir la producción en 57 por ciento con aportes de cuatro millones 300 mil bolívares fuertes y el sector privado dos millones 365 mil.

Según el informe de la FAO, "852 millones de personas padecen hambre crónica y malnutrición a causa de su situación de miseria. La mayoría de estas personas viven en países en vías de desarrollo".

 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog