Tratando de devolver el monstruo al redil

Por Venezuela Real - 27 de Octubre, 2008, 11:29, Categoría: Economía

Harry Blackmouth
TalCual
27 de octubre de 2008

Los creadores del Frankenstein financiero no entienden por qué el monstruo se está comportando como un monstruo. Ahora, intentan alterar el circuito electrónico en su cerebro, a ver si empieza a actuar con decencia

De un extremo al otro de nuestro redondo planeta, los defensores del capitalismo salvaje han descubierto de repente que ese capitalismo se les ha escapado de las manos

Durante dieciocho años y seis meses, hasta su reciente jubilación, Alan Greenspan fue el rostro humano del capitalismo salvaje. Como presidente de la Reserva Federal Greenspan repitió –aunque en tonos más mesurados– la memorable línea de Michael Douglas, quien encarnó en la película Wall Street al inescrupuloso corredor de bolsa Gordon Gekko: "Greed, for lack of a better word, is good". ("La codicia, por falta de una palabra mejor, es buena").

Ahora, Greenspan ha salido de su retiro para exceder a Gekko con una frase todavía más memorable: "Aquellos que creíamos en el interés personal de las instituciones de préstamo para proteger los bienes de los accionistas y, especialmente yo, nos sentimos embargados por una escandalizada incredulidad". ( The New York Times, 23 de octubre de 2008).

Como señaló Marketwach de Londres, un portal de la internet especializado en cuestiones financieras, la escandalizada incredulidad de Greenspan recuerda al capitán Renault, el corrupto policía de la película Casablanca, quien tras allanar un garito –una de sus principales fuentes de abastecimiento– se mostraba "escandalizado, totalmente escandalizado, de que aquí se apueste por dinero".

(Otro ingenioso puntillazo de MarketWatch al ex presidente de la Reserva Federal fue comentar que "para un hombre que era tan difícil de descifrar, Alan Greenspan es ahora tan diáfano como una oficina vacía de Lehman Brothers").

De un extremo al otro de nuestro redondo planeta, los defensores del capitalismo salvaje han descubierto de repente que ese capitalismo se les ha escapado de las manos. Uno de los gobiernos con un capitalismo más feroz, el de China, que hace la vista gorda al trabajo de mano de obra esclava, inclusive el infantil, abandonó sus preocupaciones por derivativos tóxicos o por la fabricación de alimentos más o menos tóxicos, para explicar las bondades del dirigismo económico y su repugnancia por un mercado sin control. Uno de sus líderes pontificó: "Al parecer, los maestros tienen algunos problemas con sus enseñanzas". ( The Economist, 16 de octubre de 2008). En cuanto al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, parece ser el último converso al capitalismo responsable. "La autorregulación está acabada", proclamó Sarkozy. "El laissez-faire está acabado". El 21 de octubre de 2008, hablando ante el parlamento europeo, Sarkozy dijo que Europa "debe ser la portadora de la idea de una nueva fundación del capitalismo global".

Según el presidente francés, la feroz especulación "fue una traición a los valores del capitalismo". También aseguró que la economía de mercado "no está en entredicho". (Recordemos que Sarkozy llegó al gobierno con un programa que estaba a la derecha de los economistas de la escuela de Chicago).

CANÍBALES Y CRISTIANOS

Tal vez la feroz especulación no fue, como supone Sarkozy, "una traición a los valores del capitalismo", sino que constituye una de sus esencias, al menos en Estados Unidos.

The Economist recordó que "la conducta riesgosa" de los ejecutivos de bancos de inversiones "redituó grandes recompensas. La cautela (en cambio), fue castigada. Inclusive los mejores banqueros asumieron riesgos propios de un demente.

Por ejemplo, para fines del año pasado, Goldman Sachs, no precisamente (la banca) más osada, tenía un billón de dólares en activos tambaleándose sobre 43.000 millones de dólares en patrimonio neto. La falta de regulación alentó esas apuestas".

Y las acciones ilegales no se limitan a algunas manzanas putrefactas. Son manzanas putrefactas en una cesta de manzanas putrefactas.

El 23 de septiembre, el FBI anunció que había abierto
Archivo "investigaciones preliminares sobre un posible fraude" cometido por directivos de las empresas de préstamo de hipotecas Fannie Mae y Freddie Mac, la banca de inversiones Lehman Brothers, y American International Group, la aseguradora más importante del mundo.

Pero además, el FBI informó que "había abierto 1.400 investigaciones de compañías más pequeñas y de personas que se sospecha cometieron fraude en materia de hipotecas". ( The New York Times, 24 de septiembre de 2008).

GRACIAS , POR LOS FAVORES RECIBIDOS

El caso de AIG es una de las ironías más absurdas en esta situación. La Reserva Federal usó en un principio 85.000 millones de dólares para salvar de la quiebra a esa aseguradora privada. (Después añadió aportes por más de 30.000 millones de dólares). El columnista del Financial Times John Gapper dijo el 17 de septiembre que AIG había enfilado derecho a la quiebra "tras diseminar el caos financiero por todos los rincones de la tierra". La aseguradora, señaló Gapper, "en vez de proteger a otras partes contra catástrofes", se había dedicado "a causarlas".

Pero inclusive después de la catástrofe, los ejecutivos de AIG decidieron traicionar los supuestos valores del capitalismo, y quedarse con el vuelto.

Parte del dinero de ese gigantesco paquete financiero se destinó a pagar bonificaciones a los ejecutivos de la empresa. Tuvo que intervenir Andrew Cuomo, fiscal del distrito de Nueva York, para bloquearles la codicia.

Tras una serie de forcejeos, American International Group aceptó suspender el pago a ejecutivos de un fondo de bonificaciones por 600 millones de dólares, así como 19 millones de dólares en aportes a su ex director general.

"Es imposible pensar en otorgar bonos por buen desempeño a una gerencia que virtualmente llevó a la quiebra a la compañía", dijo Cuomo. ( The New York Times, 23 de octubre de 2008).

Pero ese no es un caso excepcional. Tal como recordamos en TalCual, otro ejemplo es Richard Fuld, el director general de Lehman Brothers, quien "fue capaz de tomar una empresa perfectamente sana de 158 años de antigüedad, y transformarla en polvo", según indicó Nicholas D. Kristof, columnista de The New York Times. En vez de ir a la cárcel, o ser echado por incompetente, Fuld recaudó "casi 500 millones de dólares en compensaciones totales entre 1993 y el 2007".

El año pasado, Fuld obtuvo 45 millones de dólares en compensaciones. "Eso equivale a obtener 17.000 dólares por hora para borrar a una empresa del mapa", dijo Kristof ( The New York Times, 18 de septiembre de 2008).

Los creadores del Frankenstein financiero no entienden por qué el monstruo se está comportando como un monstruo. Ahora, intentan alterar el circuito electrónico en su cerebro, a ver si empieza a actuar con decencia. " Fat chance", como dirían en la jerga de Wall Street. O, para decirlo en buen cristiano, eso ocurrirá el día en que los peces desarrollen senos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog