Cifras bajo sospecha

Por Venezuela Real - 29 de Octubre, 2008, 10:53, Categoría: Economía

ANDRÉS ROJAS JIMÉNEZ
El Nacional
29 de octubre de 2008

El Gobierno admite que sus ingresos pueden caer en 21.024 millones de dólares

El proyecto de presupuesto público de 2009 ni siquiera ha sido aprobado y de entrada ya cambió uno de sus principales supuestos como es el aumento de la producción de hidrocarburos y del volumen de exportaciones de crudos y derivados. En la misma semana que el ministro de Economía y Finanzas, Alí Rodríguez Araque, presentó el plan fiscal para el próximo año se llevaba a cabo una reunión extraordinaria y de emergencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo con el fin de sacar de los mercados internacionales 1,5 millones de barriles diarios a partir del 1º de noviembre.

Sin embargo, en el presupuesto nacional se habla de aumentar la producción. Los cálculos que se plantearon los técnicos de Petróleos de Venezuela y que fueron entregados a sus colegas expertos en la elaboración de presupuestos partían de una premisa: a partir de 2009 la oferta de crudos venezolana subiría a 3,6 millones de barriles diarios y se elevaría la cuota de exportaciones a más de 2,9 millones de barriles por día. De acuerdo con las cifras oficiales, en la actualidad la producción es de 3,4 millones de barriles y las exportaciones están en 2,8 millones de barriles; pero los números de la OPEP y de la Agencia Internacional de Energía prácticamente reflejan otra realidad, según la cual Venezuela –a duras penas– apenas explota 2,5 millones de barriles y las ventas a otros mercados rozan los 2 millones de barriles por día.

En todo caso, los supuestos de aumentar la producción se asumieron en momentos que la demanda superaba a la oferta y los precios del petróleo alcanzaban cifras récord.

La cesta venezolana, a mediados de julio, alcanzó el pico de 126,46 dólares por barril, pero a partir de septiembre –debido a la crisis financiera mundial– ha tenido una caída superior a 65 dólares.

Justamente uno de los aspectos que se destaca de la propuesta presupuestaria de 2009 con respecto a la de este año es que se incrementó en 71,4% el indicador promedio de la cesta petrolera: para 2008 se fijó en 35 dólares y para el próximo año se proyecta en 60 dólares por barril. En el discurso oficial existe el criterio de que no habrá desplome en los precios. "Hay una tendencia a mediano y largo plazos a la subida de los precios por las razones ya conocidas de carácter estructural, debido a que están cayendo las reservas mundiales de petróleo", dijo Alí Rodríguez Araque cuando acudió a la Asamblea Nacional a presentar los lineamientos del plan fiscal 2009.

Las expectativas del Gobierno están orientadas a que la cotización del petróleo se ubique 30% por encima del cálculo que se asumió en el presupuesto. "Si el precio del petróleo se estabiliza en 80 dólares es suficiente", dijo el presidente Hugo Chávez.

Hasta ahora el precio promedio anual se mantiene cercano a los 100 dólares por barril, pero de continuar la caída esa media también continuará en descenso y de allí el temor de que ese valor no se iguale a la meta prevista para 2009. A pesar de ello, el Presidente desestima el escenario que afrontará el país si no se cumplen los objetivos del presupuesto: "Si el precio del petróleo retrocediera a los niveles de 2006, cuando terminó en 55 dólares el barril, tengan ustedes la plena seguridad de que a Venezuela no la afectaría esta crisis mundial.

Seguiríamos creciendo en lo social y en lo económico", dijo en una de sus intervenciones de la semana pasada.

Un apretón

El escenario de que el Gobierno tenga que afrontar un petróleo a 55 dólares el barril no es descartado por los analistas y, de hecho, varias consultoras han calculado los ingresos que dejará de percibir el país si los contratos de petróleo y sus derivados se cierran a esa cotización que ha sido mencionada hasta por el primer mandatario.

En el país, los economistas de la firma Aristimuño, Herrera y Asociados sacaron sus cuentas y de acuerdo con éstas la caída de ingresos –con ese precio– sería de 21.024 millones de dólares, si se compara con el monto que se recibiría con una cesta venezolana por el orden de 100 dólares por barril.

En el informe de la consultora se menciona que en el segundo semestre los ingresos por exportaciones alcanzarían la cifra récord de 27.441 millones de dólares si el precio de los hidrocarburos cae al nivel de 55 dólares; y comparan ese monto con las entradas de divisas al país por la venta de crudo de enero a junio de este año: una cifra récord de 48.465 millones de dólares.

"Porcentualmente eso significaría una disminución de 43,4% de los ingresos por exportaciones petroleras venezolanas, y esa caída sería equivalente al 54% de las reservas internacionales actuales", indica el informe presentado por Aristimuño, Herrera y Asociados.

De igual manera calcularon cuál sería la pérdida si el precio se estabiliza en 60 dólares, tal como lo fijó el Gobierno en su plan fiscal del próximo año. En esa situación, las exportaciones aportarían al país 29.935 millones de dólares; pero ese monto indica también una reducción de 18.530 millones de dólares en comparación con lo recibido en el primer semestre de 2008.

Discreta devaluación

En el exterior, también los analistas de la banca de inversión Morgan Stanley que siguen el curso de los países latinoamericanos hicieron sus cálculos tanto con un petróleo a 80 dólares como en 55 dólares el barril y mostraron que en ambos casos las cuentas del Gobierno arrojan déficit: 14.641 millones y 19.180 millones de dólares, respectivamente.

Con un precio a 80 dólares prácticamente no habría problemas, quizás algún recorte en los programas de ayuda en el exterior, como de hecho está ocurriendo, pues se estudia postergar la construcción de refinerías en países del Caribe y de Centroamérica.

En cambio, los problemas comenzarían cuando el crudo se vaya al nivel más bajo señalado por el presidente Chávez, y en ese momento –de acuerdo con esta institución financiera– el Gobierno deberá emprender un ajuste que incluiría un recorte en el gasto; la aplicación de medidas tributarias, como un alza del impuesto al valor agregado, cuya alícuota es de 9%, o aplicar nuevamente el impuesto al débito bancario.

Incluso, en las cuentas de Morgan Stanley se considera la posibilidad de "una discreta devaluación" de la moneda local con respecto al dólar de 23,2%, lo que implicaría subir la tasa de cambio de 2,15 a 2,65 bolívares fuertes, lo que implicaría por ejemplo que por cada dólar que Petróleos de Venezuela aporte al Fisco también entregará adicionalmente 50 céntimos de bolívar fuerte.

Al respecto señala cómo varios de los ingresos ordinarios están atados a la paridad cambiria: los pagos que hace Pdvsa por impuesto sobre la renta, regalía o tributo a la explotación de hidrocarburos y los dividendos que declara la empresa a favor del Estado por las utilidades registradas en el año. También están los aranceles y el IVA que se cancelan por bienes importados.

"La apreciación del tipo de cambio está socavando severamente los ingresos en dólares cuando se cambian en bolívares. Lo más probable es que la devaluación ayude a las cuentas fiscales y las autoridades logren mantener su nivel de gastos", indica el reporte de esta banca de inversión.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog