¿Inagotable paciencia?

Por Venezuela Real - 30 de Octubre, 2008, 10:30, Categoría: Dimensión Social

RAMÓN PIÑANGO
El Nacional
30 de octubre de 2008

Eternas trancas en el tráfico, apagones, maltrato de parte de funcionarios públicos, martilleo de parte de empleados públicos, maltrato de parte de empresas privadas que prestan servicios al público, fallas serias en el servicio de agua, riesgo cada vez mayor de ser secuestrado, de morir en medio de una balacera o de ser asaltado en la calle, la camioneta por puesto o la casa, policías mezclados con el hampa, escuelas o liceos que no comienzan sus clases a tiempo, educación de pobre calidad en instituciones públicas y privadas, colas para ser atendidos en los hospitales del Estado o en las clínicas privadas, huecos en las calles y autopistas, largos días de espera para que nos reparen el carro chocado, mentiras gubernamentales, Consejo Nacional Electoral que todavía no ha presentado los resultados del referéndum de diciembre, viejas deudas laborales con empleados públicos, matraqueo por doquier, largas esperas a las puertas de la morgue para que los dolientes reciban el cadáver de su gente, etc., etc. De todo padecen los habitantes del país, con relativa calma e inusitada serenidad en gente caribeña. Sin mayor protesta.

Así vamos arrastrando una cotidianidad que cada día se torna más incómoda, torturante e injusta. Hasta ahora, la reacción predominante ha sido la queja que se expresa entre familiares y amigos, muy pocas veces en público o ante quienes nos causan el indebido malestar, trátese de un médico que maltrata a sus pacientes pobres en un hospital del Seguro Social, de una línea aérea que en días y horas de alto tráfico no tiene suficientes empleados para atender a un gran número de pasajeros, o de la desidia de quienes deben prestar el servicio de agua a una comunidad. Siempre igual, paciencia y más paciencia.
 
De una u otra manera, consciente o inconscientemente, el funcionamiento de gran parte de las organizaciones del país está basado en esa paciencia, que parece inagotable, de los venezolanos. Y estamos hablando de organizaciones públicas y privadas. La existencia de esa paciencia constituye un supuesto en que parece basarse el diseño de las operaciones de muchas de estas organizaciones. Se da por sentado que nunca la paciencia dará paso al reclamo de muchos, porque "el venezolano no es conflictivo".
 
Que nunca la protesta pasará de unas horas, del cierre de una autopista, de una carta enviada a la sección de "opinan los lectores" de algún diario, o del llanto ante las cámaras de televisión en su rápida visita a un barrio popular.
 
El problema del supuesto de la inagotable paciencia del venezolano es doble. Por una parte, el no reclamar nada y el acostumbrarse a vivir con el maltrato y los malos servicios, sin expresar el descontento de manera efectiva, se convierte, a la larga, en un acto de irresponsabilidad social, porque no hay de manera de mejorar una sociedad y sus organizaciones si no es mediante el reclamo eficaz ante la injusticia o el mal servicio, venga de donde venga. Por otra, que no sabemos cuándo la paciencia, que hasta ahora parece inagotable, puede transformarse en explosión de ira colectiva lanzada contra cualquier persona u organización, sin importar quién causa el mal que se quiere eliminar.
 
En este sentido, el incremento en el número de protestas públicas por razones tan diferentes como la inseguridad, la escasez de viviendas o reclamos laborales, podría significar el comienzo del fin de la paciencia. Si es así, estaremos muy pronto en un país más difícil, más peligroso, pero que se abre camino hacia un futuro mejor aunque tengamos que atravesar tiempos de intensa turbulencia. De ser así, tengamos paciencia, démosle tiempo al tiempo para que la historia del país encuentre su camino.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog