Comisión de Asuntos Internacionales del Parlamento 2D

Por Venezuela Real - 31 de Octubre, 2008, 21:31, Categoría: Oposición/Resistencia

Parlamento 2D
Internet
31 de octubre de 2008

La crisis mundial de profundidad, ramificaciones  y consecuencias incalculables que apenas comenzamos a vivir, encuentra a Venezuela en una situación de extrema fragilidad.

La mayor desprotección que aqueja a todos los venezolanos es la violación  de los principios y procedimientos constitucionales que aprobamos en 1999, ratificados el 2 de diciembre cuando le dijimos No a la reforma constitucional.

Dependemos, como nunca antes en nuestra historia, de los ingresos del petróleo para importar la casi totalidad de lo que consumimos, en particular los alimentos y las medicinas.

A pesar de una bonanza sin precedentes, que llegó a significar el ingreso de 350 millones de dólares diarios y de más de 800 mil millones de dólares en nueve años, no contamos con las inversiones y los ahorros necesarios para amortiguar el impacto de una crisis que no es sólo económica.

No tenemos la confianza de inversionistas y socios comerciales, a pesar del abultado gasto exterior del gobierno que, de haber cumplido con sus anuncios públicos, habría comprometido  entre 2005 y 2007 cerca de  90% de los ingresos totales del gobierno central.

De haberse respetado nuestra voluntad, reiterada el pasado 2 de diciembre, la Asamblea Nacional y el país al  que debería representar, sabríamos cuántos y cuáles son los compromisos internacionales contraídos por el gobierno, y cuáles sus resultados y consecuencias en temas que son nuestra angustia diaria: la inseguridad personal, el costo de la vida, la perdida del empleo digno y productivo, la desconfianza en nosotros y entre nosotros.

El país va por un lado, el gobierno por otro.

-         El país: pierde día a día la guerra contra la violencia que ya significa más de 13.000 muertos por año, contra la penetración de los grupos irregulares a través de la frontera occidental, contra las redes del narcotráfico y el lavado de dinero, el tráfico de personas y de armas.

El gobierno: menosprecia y descalifica los acuerdos e iniciativas de protección internacional de los derechos humanos, invita a la flota rusa para hacer ejercicios militares en el Caribe, compra fusiles, aviones, helicópteros, submarinos y sistemas antiaéreos, acudiendo incluso al crédito para mantener un plan de adquisición de armamentos que se proyecta en 30 mil millones de dólares.

-         El país: depende en medida sin precedente de los dólares del petróleo que vende a Estados Unidos y de la importación de todo lo esencial que viene de ese país y de Colombia.

El gobierno: incapaz de diversificar exportaciones y mercados, se empeñó en romper de manera inconsulta  con la Comunidad Andina y el Grupo de los Tres, a la vez que ingresar al MERCOSUR donde aún no se nos acepta. No sólo nos ha alejado de la posibilidad de diversificar las exportaciones no tradicionales, sino que tampoco ha logrado diversificar y ampliar las petroleras en el confuso proceso de estatización y entrega de negocios a empresas de otros países, muchas de ellas sin la experiencia y el conocimiento necesario. Además, nos mantiene al margen de las iniciativas más  importantes de coordinación internacional que requiere la emergencia económica actual.

-                El país: ha visto desaparecer en casi diez años 100.000 puestos de trabajo en 6.000 empresas que han cerrado sus actividades.

El gobierno: es el gran financista del ALBA, ha comprado más de 7.000 millones de dólares en bonos argentinos, pone en marcha operaciones de triangulación, trueque y cooperación "estratégica", entre muchas otras,  cuyo contenido y monto no conocemos.

-              El país: tiene fundadas razones para temer mayor desabastecimiento de alimentos y medicinas, peores servicios de salud y más inseguridad.

El gobierno: mantiene su atención en sus propios asuntos a través una costosa política exterior de viajes –que han ocupado al Presidente fuera del país por más de año y medio de  giras -, y de  intervenciones y confrontaciones que bloquean los naturales canales de comunicación y diálogo, de representación y atención a las necesidades e intereses de los venezolanos por la Asamblea Nacional y por el ya destruido servicio exterior profesional.

Venezuela se encuentra en pésimo lugar en los más respetables índices internacionales: transparencia, competitividad, inflación, violencia, democracia, institucionalidad. Ocupamos el penúltimo lugar en el  índice del Banco Mundial sobre calidad institucional, es decir, en respeto a la ley, responsabilidad del gobierno ante los ciudadanos, transparencia y libertad de prensa.

Es urgente detener la destrucción de nuestras opciones de vida. El primer llamado lo hacemos al gobierno, cuya responsabilidad de velar por la libertad y el bienestar de todos los venezolanos reclamamos.

El 23 de noviembre tendremos todos la posibilidad y la obligación de contribuir a ese cambio, haciéndonos presentes en el proceso electoral, antes durante y después del momento del voto.  Las elecciones regionales serán una gran oportunidad para que sobre el mapa plural que desde ya se perfila, todos los venezolanos contribuyamos a la difícil tarea de reconstruir la confianza entre nosotros, en el país, y proyectemos hacia el exterior un mensaje de diversidad democrática y cambio constructivo.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog