La frontera de las ideas

Por Venezuela Real - 31 de Octubre, 2008, 13:36, Categoría: Derechos Humanos

HÉCTOR FAÚNDEZ LEDESMA
El Nacional
31 de octubre de 2008
 

Los acontecimientos más recientes demuestran la determinación con que el gobierno del presidente Chávez está empeñado en impedir que ingresen al país informaciones e ideas consideradas peligrosas para la construcción del "socialismo del siglo XXI", o en evitar que salgan del país quienes estén en capacidad de difundir en el exterior informaciones o ideas que puedan dañar la imagen del Gobierno. Desde Cadivi, se pretende decidir qué es lo que podemos leer, negándonos el acceso a las divisas indispensables para la adquisición de libros publicados en el extranjero, que no sean considerados necesarios para el desarrollo de los planes del actual gobierno. Es decir, además de las restricciones sobre el contenido del mensaje, se intenta impedir el ingreso o la salida del mensajero.

 
La expulsión de José Miguel Vivanco, como sanción por haber difundido un informe crítico de la situación de los derechos humanos en Venezuela, es uno de esos incidentes. Con dicha medida se ha sentado un importante precedente, que indica que, para los extranjeros, hablar de derechos humanos es un tema tabú. Como también lo es hablar de corrupción, de pobreza, del estado de los hospitales, de promesas incumplidas o de la basura que se acumula en zonas emblemáticas de Caracas. El reciente acoso y hostigamiento a un intelectual de la talla de Fernando Mires, justo antes de que éste abordara un vuelo para regresar a Alemania, es otra forma de advertir a los extranjeros que no podrán venir a Venezuela a difundir ideas distintas a las del Gobierno sin tener que exponerse, por lo menos, a un trato denigrante y vejatorio, que hará que no deseen volver a pisar el suelo venezolano; mucho más en el caso de un intelectual decididamente antifascista, como Fernando Mires. Ese es el precio de tener ideas distintas a las del presidente Chávez.
 
El interrogatorio a que, selectivamente, son sometidos los venezolanos antes de salir del país, preguntándoles a dónde van y a qué van (lo cual no le concierne al Estado y viola el derecho a la privacidad), tiene el propósito de intimidar a quienes se atreven a tener opiniones e ideas distintas a las del Gobierno; con ello se quiere marcar el límite de lo permitido y lo prohibido.
 
Ese es, también, el propósito del hostigamiento al que se exponen los venezolanos que no militan en el PSUV, cuando regresan al país y son retenidos en el aeropuerto mientras les fotocopian su pasaporte, o cuando simplemente se los quitan arbitrariamente, como sucedió con el profesor Heinz Sonntag. Ese es el precio de no sumarse al pensamiento único.
 
A pesar de estar garantizado que "nadie será molestado a causa de sus opiniones", la tolerancia no es una de las cualidades de este gobierno. Definitivamente, el presidente Chávez y sus acólitos le tienen miedo a la libertad de pensamiento, y se sienten amenazados por todas aquellas ideas que difieren del proyecto político bolivariano. Puede afirmarse que hay tanto temor a que se difundan ideas distintas, sólidas y coherentes, como a que se descubra la superficialidad y fragilidad del pensamiento oficial.
 
Quienes se han atrevido a profesar ideas extrañas a los postulados del chavismo, sean nacionales o extranjeros, han sido perseguidos con la misma ferocidad con que la Inquisición perseguía a los herejes. Siguiendo ese modelo, el siguiente paso será proceder a la quema de libros y a la quema de los herejes.
 
Pero ninguna de estas prácticas es propia de una sociedad democrática, orgullosa de la pluralidad y diversidad del pensamiento que la nutre, y que se enriquece con un crisol de ideas para las que no hay fronteras.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Octubre 2008  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog