¿Quién blinda qué?

Por Venezuela Real - 3 de Noviembre, 2008, 11:46, Categoría: Economía

ADRIÁN LIBERMAN
El Nacional
03 de noviembre de 2008

La crisis financiera global llegó para quedarse. De las muchas lecturas posibles de esta situación, la interpretación psicoanalítica del terror a perderlo todo aparece como un imperativo ético. El psicoanálisis está consustanciado con la idea de crisis. No es sino en momentos en los que se produce un desbalance de todas las referencias subjetivas, con el malestar concomitante, que alguien piensa (o es aconsejado) en emprender un análisis. Los psicoanalistas, de hecho, somos expertos en crisis emocionales. ¿Crisis de llanto? Esperamos que pase para continuar nuestro trabajo.
 
¿Crisis de ansiedad, de pánico? Intentamos desmontarlas mediante recursos interpretativos, tratando de acercar a quien padece al sentido de sus miedos.
 
Una crisis es una situación que sobrexcede las posibilidades simbólicas de un individuo o una colectividad y, por ello, su correlato emocional es la angustia. La tarea de un psicoanalista es ayudar a pensar lo impensable, a devolver estos excesos al cauce de lo simbólico, y, por ende, de lo representable. La debacle financiera, lo que presentifica en muchos no sólo tiene que ver con la dialéctica del tener o no tener, sino que interroga sobre la significación del dinero.
 
En tanto el dinero se ha vuelto una ficción, la dimensión psicológica de la economía y las finanzas se ha hecho más patente. Buena parte de los vaivenes de los mercados está asociada a los grados de confianza que se construyen o derriban en momentos dados. La paranoia es la reina del juego, en tanto aspectos imperceptibles e incuantificables, como lo son las expectativas, elevan o hunden todos los indicadores. Caer en cuenta de cómo el comportamiento económico está sustentado en intangibles como los temores, esperanzas, preferencias y prejuicios agrega la dimensión del poder de la imaginación en lo que se da en llamar la economía "real".

En este marco, la tarea de un psicoanalista puede ser muy útil, más cuando estamos acostumbrados a ayudar a la gente a convertir las crisis en acontecimientos que motoricen el surgimiento de la conciencia.
 
Ayudar a entender, por ejemplo, el efecto de consistencia narcisista que tiene la posesión del dinero, y su contraparte, el temor a la disolución del lugar ganado en el marco de un sistema de relaciones, cobra importancia sustantiva en estos momentos. Desbrozar las creencias personales que se sustentan en las posesiones, como las fantasías que acompañan el temor de las pérdidas, puede servir para que quien las padezca entienda aspectos capitales de sí mismo. Al tiempo que se propone esta tarea, la noción de la castración, como un estado en el que nadie puede poseerlo todo, ni por todo el tiempo, adquiere su manifestación más patente.
 
Y en este sentido, al tiempo que la crisis demuestra que no hay nadie completamente inmune a sus efectos, llaman la atención las declaraciones del patio local, en las que se reitera que estamos blindados. ¿Cómo es posible pensar que estos, que al trauma constante de la inseguridad le han agregado el de los apagones, sean capaces de ponernos a salvo de nada? ¿Cómo plantearse la más remota posibilidad de que aquellos que hacen todo lo posible para retrotraernos a barbaries pasadas, sepan ponernos a salvo de las convulsiones económicas? ¿Quién blinda qué, si ha sido imposible modificar la repetición infernal de la violencia indiscriminada que nos diezma? La crisis financiera es una crisis de confianza, de derrumbe de certezas, que requerirá de tiempo para restablecerla.
 
Nuestra crisis es la del colapso de la ética, para la cual no existe blindaje ni mesías que nos ahorre la pregunta por nuestra responsabilidad en ella.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog