CARTA a Walesa

Por Venezuela Real - 6 de Noviembre, 2008, 17:08, Categoría: Política Nacional

José Tomás Angola Heredia
2001
06 de noviembre de 2008

Estimado Lech:

Siempre te he admirado mucho. Un modesto electricista que trabajaba en los astilleros de Gdan'sk y que sólo con su fe y sus ganas de libertad ayudó a derribar uno de los regímenes más brutales del siglo XX: la dictadura comunista de Polonia, títere del socialismo soviético. A la cabeza de Solidaridad, el sindicato que puso los pelos de punta a todos los gobiernos socialistas de Europa del este, y de la mano del Papa Juan Pablo II, el polaco bueno que Dios tuvo la brillante idea de mandarnos, tu esfuerzo fue determinante para la caída del Muro de Berlín y el establecimiento de una época de libertad y democracia en el mundo. Ya es historia lo de tu Premio Nobel de la Paz y tu presidencia en Polonia.

La razón de esta carta es pedirte disculpas. Disculpas a nombre de todos los venezolanos que creen en la civilidad, la justicia, la honestidad, la democracia y la libertad, por el atropello que Chávez y sus esbirros te hicieron. Vivimos tiempos terribles, mi apreciado Lech, tiempos en donde el totalitarismo se disfraza con un manto de legalidad y se vale de leyes y de la constitución para oprimir y abusar de la manera más grotesca. Estamos gobernados por la estulticia. Basta sólo con oír las cientos de cadenas que semanalmente hace quien ahora manda, cadenas que por cierto violan todos y cada uno de los artículos de la ley electoral pues el presidente tiene prohibición expresa de hacer campaña por ninguna de sus marionetas, ni usar los bienes de la nación para la misma sinvergüenzura, como pasa con VTV y Radio Nacional. Cada vez que el señor éste se pone ante un micrófono lo único que hace es insultar, ofender, burlarse, amenazar y difamar a millones de venezolanos. Jamás en nuestro país se había visto semejante demostración de vulgaridad e irrespeto. Chávez ha puesto la majestad presidencial en un albañal. Si sólo fuera eso, Lech, quizá uno se lo aguantaría, pero la miserable forma de gobernar sobrepasa toda indignación posible.

Chávez se vale de los poderes públicos como si los funcionarios al frente fuesen un atajo de borregos. Dicta sentencias espurias inhabilitando políticamente a quien no le gusta, tal y como pasó ahora con Eduardo Lapi y antes con Leopoldo López y la enorme lista de la que fue diligente escribano y verdugo un contralor genuflexo. Chávez discrimina en sus derechos civiles a miles de ciudadanos. Mantiene presos de la manera más brutal y vergonzosa a venezolanos a quienes se les ha negado el derecho a un juicio. Ya son cuatro años los que llevan detenidos los comisarios sin que el debido proceso se haya producido. En cualquier país decente eso sería un secuestro de estado.

Ahora tú mismo has sido víctima de los atropellos de semejante carreta de basura que es la revolución. Del canciller no me extrañan sus ofensas hacia los europarlamentarios que nos visitaban. El sujeto aunque salga vestido de corbata, jamás ha evolucionado de la prehistoria intelectual.

En este país no se puede decir lo que se piensa. El que sostenga eso es un mentiroso. Los sutiles pero a la vez animales procedimientos contra el disentimiento pasan por la persecución selectiva del Seniat, el juicio y la multa a Laureano Márquez, los ataques a Globovisión incluyendo amenazas presidenciales nunca antes oídas, el cierre de RCTV, las agresiones a periodistas, la invasión a emisoras radiales legítimamente establecidas o la expropiación de sus señales, la expulsión de José Miguel Vivanco, el hostigamiento en la aduana del aeropuerto a quienes se oponen, el maltrato contra el doctor Fernando Mires por sus artículos y opiniones y ahora la engañosa medida que te aplican, mi estimado Lech, para que no vengas a dar tu conferencia. Todo en este gobierno es así, embustero, rastrero. Te declaran persona non grata y después salen a decir que eso no pasó. No se responsabilizan por tu seguridad en una de las ciudades más peligrosas y salvajes del mundo, y después aclaran que jamás dijeron eso. Le cierran la entrada a los eurodiputados para visitar a Forero y compañía, y después dicen que fue un malentendido. Esa es la táctica de los cobardes.

Quiero que sepas, mi admirado Lech, que esta no es Venezuela. Este país es Bolívar y su prédica de libertad, aunque don Simón sea hoy un secuestrado más de la revolución. Los venezolanos verdaderos somos los que salimos a votar el pasado 2 de diciembre y les dijimos a los criminales que no nos iban a robar tan fácilmente el futuro. Y somos los que este 23 de noviembre volveremos a salir, con la verdad y la razón, para decirle de nuevo a los autoritarios y los abusadores que no existe forma de que puedan oprimir la conciencia de veintiséis millones de seres.

Ojalá estemos a la altura del acontecimiento. Ojalá podamos emular a todo ese maravilloso pueblo polaco que dignamente se levantó, contigo a la cabeza, y proclamó que eran libres. Una nación entera que hizo suyas las palabras del Papa Wojtyla, el gran pastor de Wadowice, cuando dijo: "¡No tengan miedo!"





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog