"Aquí faltan otros 4,2 millones de dólares"

Por Venezuela Real - 9 de Noviembre, 2008, 12:55, Categoría: Prensa Internacional

Hugo Alconada Mon
La Nación - Argentina
09 de noviembre de 2008

FORT LAUDERDALE.-

Poco después de las 19 del domingo 5 de agosto de 2007, Claudio Uberti se marchó del Sofitel tras reunirse con Alejandro Antonini y Daniel Uzcátegui. Los venezolanos se fueron entonces hasta el hotel Sheraton, donde se hospedaba Diego Uzcátegui y toda la delegación de la petrolera Pdvsa. "Diego me dijo que no tenía tiempo, que tenía que reunirse con la prensa. Pero yo saqué la copia del acta. ?Tienes que mirar esto primero´, le dije. En cuanto revisó el papel, nos fuimos a los ascensores", contó Antonini a LA NACION.

-¿Quiénes?
-Diego, Daniel, Marjorie [Gutiérrez, mano derecha de Diego Uzcátegui] y yo. Mientras caminábamos hasta su cuarto, me preguntó: "¿Qué pasó?" y yo le respondí: "¿Que qué paso? ¡Tú dime qué pasó! ¡Cómo te atreves, coño!". Entonces él me hizo un gesto (de guardar silencio) hasta que llegamos. Cuando entramos, había alguien trabajando con una laptop y él o Marjorie, creo, le dijo que se fuera. Entonces fuimos al baño.

-¿Quiénes?
-El y yo. Y Daniel luego se acercó y se apoyó en la puerta, mientras que Marjorie se quedó más atrás.

-¿Pudo escuchar ella lo que dijeron?
-Sí, pudo. Fue una conversación elevada. Hasta entonces jamás le había gritado a Diego. Yo lo respetaba mucho, pero esa noche yo estaba muy enfurecido con él. Le volví a decir: "¿Cómo pudiste meterme en una situación así, sabiendo que había dinero en esa mierda?" Y él se enfureció conmigo también. Me empezó a gritar: "No te preocupes, estos coños de madre de los argentinos lo van a tener que arreglar. Este es un problema de ellos, ellos lo van a tener que arreglar". Yo le dije: "Bueno, perfecto, ¡pero yo soy el huevón que firmó esa mierda ahí! Yo fui el estúpido al que obligaron a firmar ese papel de mierda!". Y le volví a decir: "¡¿Cómo pudiste hacerme esto?!". El también estaba realmente exaltado. "¡Alejandro!", me gritaba, mientras que leía otra vez el acta. Entonces miró a Daniel y le dijo: "¿Dónde está el resto del dinero?". Y yo grité: "¡¿Qué?! ¡¿Cómo?!". Y él dijo: "Aquí faltan otros 4 punto 2 millones de dólares". Hasta entonces, yo creía que Daniel no sabía del dinero, pero con lo que pasó ahí, no lo sé. Porque Daniel le dijo: "Diego?

-¿No le dice "papá" a su padre?
-No, le dice Diego. Y le dijo: "La maleta pasó", o algo así, no lo recuerdo preciso porque yo estaba en shock porque mientras hablaba, Daniel comenzó a mostrarle a su padre la chaqueta que tenía puesta y adentro tenía un fajo de billetes como los que estaban en la maleta (decomisada). No sé si tenía varios fajos, yo sólo vi uno. Cuando vi eso, cuando vi que Diego le preguntó sobre los 4,2 millones y la reacción que tuvo Daniel?

-Pero...
-(Se exalta) ¡Espere, espere! Después de eso, yo estaba en completo shock, y Diego me dijo (lo imita, con voz firme): "Alejandro, quédese tranquilo. Sea un hombre. Tenga bolas. ¡Yo estoy cansado de traer maletas así de Caracas! ¡Más grandes que esa! Yo le había dicho al ministro [por Ramírez] que no usáramos a ese huevón.

-¿Por Uberti?
-No dijo Uberti. Dijo "huevón". Dijo: "Yo ya estoy cansado de traer maletas así en los Falcon", y levantó sus manos como para mostrar el tamaño.

-¿Los Falcon?
-Son aviones de Pdvsa, que posee muchos de esos. Y me volvió a retar cuando le reclamé: "Crezca. Eso no es así. El que es culpable es ese huevón y el ministro por confiar en ese huevón".

-¿Y usted, qué? ¿Le dijo "muchas gracias"?
-¡No, no! Le volví a decir que ahora el que estaba en problemas era yo. "A usted no le va a pasar nada", me respondió. "Porque este es un problema de los argentinos, no suyo. Esos huevones o arreglan todo o se jodieron para siempre". Eso es todo lo que dijo.

-¿Qué entendió usted que se cortaba? ¿El dinero?
-Sí.

-¿Por eso, según usted, Uberti le pidió que no le contara a Diego?
-Sí.

-¿Por qué Diego preguntó sobre los 4,2 millones en su presencia, si usted no sabía nada? ¿Cómo lo explica?
-¡No lo sé! Quizá fue debido a la confianza que me tenía. Yo era el que estaba cuidando de su hijo. El me había pedido que me encargara de él. No lo sé, porque al mismo tiempo él siempre se había mostrado delante de mí como un hombre honesto, ¿sabes? ¡No lo sé! (suspira). Yo creo que esa noche descubrí al verdadero Diego. El tipo del que me habían contado que había sido un puto guerrillero, que en su juventud había matado gente y que nunca había dejado de ser un delincuente. ¡No lo sé! Pero creo que reaccionó como reaccionó y me dijo lo que me dijo porque yo fui agresivo con él. Yo siempre había sido muy correcto con él y esa noche me fui contra él porque no sabía qué hacer. Estaba desesperado.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog