Noche de aprietes y repartija en Aeroparque

Por Venezuela Real - 9 de Noviembre, 2008, 12:59, Categoría: Prensa Internacional

Hugo Alconada Mon
La Nación - Argentina
09 de noviembre de 2008

FORT LAUDERDALE.- Si algo molesta a Guido Alejandro Antonini Wilson es que le sigan haciendo la misma pregunta:

¿La maleta era suya?

-No, nunca lo fue. ¡Nunca supe que había dinero en el avión!

-Pero según la agente María Luján Telpuk usted dijo que la maleta era suya.
-Nunca le dije eso. A la única persona que le hablé fue a Lamastra (Jorge, agente de la Aduana de turno esa noche). Ella sólo me preguntó qué había dentro de la maleta y yo respondí: "Deben ser libros, porque pesa que jode".

-¿Dijo usted que era un "soldado" y que jamás le sacarían la verdad?
-¡No! Nunca dije eso. Ellos me preguntaron eso. Me preguntaron si era soldado o si era diplomático.

-¿Cómo fue la expresión?
-"¿Usted es un soldado de Chávez?" Yo dije que no y me preguntaron si tenía pasaporte diplomático.

-¿Quién hacía las preguntas?
-Lamastra. Me preguntó qué pasó y yo le respondí: "Todo lo que sé es que yo estaba en un almuerzo y ahora estoy aquí con este desmadre. Quisiera saber más que tú lo que está pasando aquí".

-¿Quién le dijo que abriera la maleta?
-Lamastra.

-Telpuk declaró que ella le pidió dos veces y que debió levantar su voz para que usted la abriera...
-¡¿Que me preguntó qué?! No. Jamás me gritó, fue muy amable y a ella sólo la vi dos veces: cuando me preguntó qué había dentro de la maleta y cuando fue a firmar el acta, al final de todo. Ella no estuvo involucrada. Lamastra, sí, y un hombre que me dijeron que era el jefe de Telpuk. Fue entonces que yo le dije a Lamastra y a Ingrosso (Daniel, jefe de Telpuk esa noche): "Miren, esto es fácil. Vine con gente de la Argentina, que viven aquí. Llámenlos porque ellos saben quiénes están involucrados. Ellos tienen mi maleta".

-¿La maleta no era suya?
-(Interrumpe) No, no era mía.

-¿Por qué dijo entonces que contenía 60.000 dólares?
-Cuando abrieron la maleta me preguntaron si sabía cuánto había adentro. Yo sólo dije, "para mí parecen 60.000 dólares".

-¿Por qué no dijo que la maleta no era suya, que cómo podía saber usted cuánto dinero había adentro?
-¡Cuando abrieron la maleta, Uberti estaba ahí y nadie me estaba acusando a mí? después todos se marcharon y?

-Telpuk no dijo que Uberti estuviera ahí cuando declaró en Miami?
-El estaba ahí, adentro de la terminal.

-¿Cuán lejos estaba de Telpuk?
-A tres metros de Lamastra y un poco más de Telpuk, quizá cuatro metros.

-¿Qué pasó ya en la terminal principal de Aeroparque?
-Cuando terminaron de contar el dinero, entonces sí yo estaba con Gallini (María Cristina, jefe de turno de la Aduana esa madrugada) y otra mujer y me dijeron que me podía llevar la mitad. Yo les dije: "Ey, pueden quedarse con ese dinero. No es mío, ni me importa". Entonces ella me dijo: "No le oí decir eso. Cállese. Yo vine acá para solucionar este problema. Estaba durmiendo cuando me llamaron, ¿ok? Cállese". Pusieron que había 800.000 dólares y luego lo corrigieron y pusieron 790 mil y pico, y Lamastra me preguntó si él me había faltado el respeto en algún modo y yo le dije que no, que él estaba haciendo su trabajo.

-Otra vez le pregunto: ¿la maleta con 800.000 dólares era suya?
-¡No!

-¿Entonces por qué firmó el acta?
-(Fastidiado, alza su voz) ¡Porque era la única forma de salir de ahí!

-¿Y cuál era el problema de quedarse en el Aeroparque 6 horas más, 36 más si era necesario, si no era suyo?
-(Resignado) Porque cada vez que decía que el dinero no era mío y mencionaba a Claudio Uberti, me trataban realmente mal. El funcionario ese que manejó con Daniel de la terminal donde estábamos hasta la terminal principal, y la señora que firmó el acta (por Gallini) también se puso muy loca. Les dije: "Ustedes saben lo que pasó. Saben de quién es. Díganle a Uberti que lo arregle. ¡El dinero es de él, no mío!" Pero cuando levanté mi voz, ella me clavó sus dedos acá (señala su antebrazo derecho) y me dijo: "Cállese. Puedo irme de acá, ya mismo, y no se solucionará nada. Usted elija".

-¿Cuánta gente dice usted que lo escuchó decir que el dinero no era suyo, que era de Uberti?
-Había varios de Aduanas.

-¿Cuántos?
-Lo dije una vez cuando contaban el dinero, que eran dos, más otros dos que estaban presentes. También lo dije dentro de la camioneta que me llevó a la terminal principal. Estaban Lamastra, Ingrosso y el conductor. Y por supuesto, la señora. Gallini.

-¿Así que al menos 8 personas lo escucharon decir que el dinero no era suyo y era de Uberti?
-No, me escucharon decir que el dinero no era mío. Lo de Uberti se lo dije a Gallini, al copiloto (por Daniel Pucciarelli) y a Lamastra.

-Además de él, ¿Daniel le dijo que alguien más manoteó dinero?
-Sí, cuando llegamos al hotel le dije: "Daniel, ¿le diste dinero al sargento García (por Ingrosso), al gordo?". Y me respondió: "Sí, le di 5000 dólares". "¿Cinco mil dólares?". "Sí. Para él y para la chica".

-¿"La chica"?
-Telpuk.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog