Por qué se equivocan quienes anuncian que la reunión del G-20 refundará el capitalismo

Por Venezuela Real - 12 de Noviembre, 2008, 9:33, Categoría: Economía

TELMO ALMADA
El Nacional
12 de  noviembre de 2008

Tensión en la cumbre

La crisis financiera estadounidense y sus repercusiones en el resto del mundo acaban de brindar un arsenal de argumentos – la mayor parte notablemente fundamentados– a los críticos del liberalismo, a los enemigos del sistema de libertades económicas y, en general, a los movimientos antiglobalización y antisistema.

Pero no sólo a ellos. Cuando la tormenta amenazó con hacer trizas la economía mundial, incluso el presidente de Francia, el conservador Nicolás Sarkozy, y el primer ministro del Reino Unido, el laborista Gordon Brown, hicieron coro para llamar a un giro de timón e invocar la creación de todo un nuevo orden de las finanzas mundiales.

Arrinconado como nunca antes, el presidente estadounidense George W. Bush consintió que Washington sirviera de sede para una reunión con los representantes de las mayores economías del mundo. Sarkozy bautizó entonces a esta cumbre como la de "la refundación del capitalismo", así que sólo hizo falta un poco de difusión mediática para que comenzara a hablarse de una inminente segunda parte de la histórica cumbre de Bretton Woods, que en julio de 1944 sentó las bases de la economía capitalista posterior a la Segunda Guerra Mundial. La misma que hoy, con ciertas modificaciones, gobierna el mundo.

Rodeados por semejante halo de grandeza, este fin de semana se reúnen los presidentes del selecto grupo de países llamados a cumplir esta tarea. Se decidió que asistieran los del Grupo de los 20, integrado por los 8 países más ricos (las llamadas 7 potencias más Rusia) y 12 grandes economías emergentes, entre ellas las de los países llamados BRIC: Brasil, Rusia, India y China. Después de una serie de altisonantes reclamos, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, consiguió que Sarkozy le cediera una de las dos sillas a que tiene derecho: la de presidente de Francia y la de presidente de turno de la Unión Europea. Así que al final irán 21.

Mucho ruido

Pero a medida que se acerca la ceremonia de apertura, las expectativas alrededor de este supuesto Bretton Woods II han comenzado a desinflarse.


Cada país teme que las deliberaciones invadan legislaciones propias e impongan obligaciones que no todos están dispuestos a cumplir. El primer ministro canadiense, Stephen Harper, fue el primero en reaccionar y alertó que la cumbre sólo debe abordar el tema de las regulaciones financieras. "Espero que nos enfoquemos en cómo aplicar mejoras selectivas, no masivas, que permitan mejorar la naturaleza de nuestras propias regulaciones nacionales", declaró Harper a la agencia Bloomberg. "Tenemos que estudiar la situación muy cuidadosamente antes de saltar a una reescritura total del orden económico mundial", agregó.

La tensión precumbre escaló hasta el punto que el propio Nicolás Sarkozy debió dar marcha atrás y eliminar de su fluida retórica el término "refundación". Apenas una semana antes de la reunión, Bloomberg difundió el contenido de un memorándum interno preparativo para la apertura del evento, en el que una retórica mucho más modesta dejó constancia de que ya no se debatiría la creación de un nuevo orden económico mundial. Concretamente, el documento mencionaba sólo la intención de alcanzar "acuerdos de disciplina macroeconómica que sean sostenibles y orientados a crear estabilidad".

En comparación, semanas antes el mandatario francés había invocado nada menos que la creación de un nuevo sistema monetario mundial (tal como se hizo en Bretton Woods), una reorganización completa del Fondo Monetario Internacional para convertirlo en el principal organismo a cargo de la estabilidad financiera global, con autoridad para supervisar órganos regulatorios nacionales, y un sistema más abierto y transparente de selección de las autoridades del FMI y el Banco Mundial.

Lo que Europa quiere

Un documento preparado por la agencia Stratfor, una firma estadounidense de análisis estratégico, resume algunas de las condiciones por las que, al parecer, será imposible reescribir las condiciones a las que se sujetó la economía mundial después de la última gran guerra.


"Las realidades fundamentales detrás del acuerdo de 1944 se mantienen sin cambios hoy en día", señala el documento. "La economía estadounidense sigue siendo la más grande, y lo que le afecta a ella afecta al mundo. Esa es la realidad del sistema internacional y es el verdadero argumento detrás del llamado de Francia a suscribir un nuevo Bretton Woods".

El informe desacredita la posibilidad de que se cree o siquiera se discuta un nuevo orden monetario mundial.

"Ha habido muchos rumores acerca de que durante esta reunión el dólar cederá su papel como moneda en la que se constituyen las reservas internaciones de la mayoría de los países y perderá su supremacía mundial. Pero éste no será el tema principal de la reunión, ni siquiera es el objetivo que Francia persigue".

La realidad, según este análisis, es que "la confianza sobre el dólar se mantiene, igual que su presencia en todo el mundo, mientras que el euro apenas tiene una década de experiencia y no está respaldado por poderes soberanos de cada país ni por un banco central con gran autoridad. El Banco Central Europeo ciertamente estudia el sistema financiero, pero son los países soberanos los que definen las políticas económicas particulares".

"Como hemos visto durante la reciente crisis –agrega el documento– el BCE carece de autoridad para regular a los bancos europeos. Así que depender de una moneda que no se encuentra bajo una autoridad económica, sino que depende de la voluntad política de 15 (hasta ahora) países con intereses muy diferentes, convierte al euro en una moneda poco confiable para constituir reservas internacionales".

El análisis de Stratfor sitúa a la reunión del G-20 a gran distancia de lo que representó Bretton Woods. "Europa no desea con esta cumbre retar al poder de Estados Unidos.

Lo que persigue es incrementar el nivel por el que el resto del mundo puede influenciar la dinámica de la economía estadounidense, con la intención de limitar las posibilidades de que Estados Unidos pueda, accidentalmente, volver a desestabilizar el sistema financiero internacional".






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog