Una lección envidiable

Por Venezuela Real - 14 de Noviembre, 2008, 12:28, Categoría: Política Internacional

HÉCTOR FAÚNDEZ LEDESMA
El Nacional
14 de noviembre de 2008

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos enfrentaron a Barack Obama y John McCain, dos líderes que tenían visiones distintas de su país, que lucharon con denuedo por alcanzar la Casa Blanca, pero que lo hicieron con mutuo respeto, y con decencia. A pesar de las profundas diferencias que había entre esos dos dignos adversarios, durante la campaña, ni McCain ni Obama se consideraron enemigos, incapaces de dialogar y de trabajar juntos por el país al que ambos querían servir.
 
La noche del 4 de noviembre, sin un solo insulto, en un discurso ejemplar, que sólo tenía elogios para su contrincante, John McCain reconoció el triunfo de Barack Obama, a quien saludó como su próximo presidente. Con elegancia sin par, McCain le deseó éxito en su gestión, y le ofreció su respaldo. Sin arrogancia, y con el mismo refinamiento, Obama saludó a su contrincante, a quien calificó de "líder valiente y abnegado".
 
Ese estilo, civilizado y generoso, no tendría nada de extraño si no fuera porque nosotros lo echamos de menos, y porque quisiéramos que el debate político entre nuestros dirigentes no se desarrollara en medio de un charco de estiércol. Ese ejemplo no tendría valor alguno si no fuera porque en nuestro país quisiéramos escuchar un debate de ideas y no una escalada de insultos.

Obama entiende el valor de disentir en democracia, y ofreció escuchar a los ciudadanos, particularmente cuando surjan esas discrepancias.

 
Respecto de quienes no votaron por él, Obama manifestó su disposición a ganarse su confianza, y les aseguró que escucharía sus voces, puesto que también será su presidente. Por eso, el presidente electo de Estados Unidos llamó a resistir la tentación de recaer en el partidismo mezquino e inmaduro, que ha intoxicado la vida política, e invitó a todos a curar las divisiones que han impedido el progreso. ¡Qué envidia! En Venezuela, quienes no compartimos el proyecto político impulsado por nuestro Presidente, también quisiéramos que se nos escuche.


En parte de su mensaje al mundo, Obama destacó que la verdadera fortaleza de Estados Unidos no proviene del poderío de las armas ni de la magnitud de su riqueza, sino del poder de sus ideales de democracia y libertad. Ese mensaje tiene un extraordinario valor para un país pobre, como Venezuela, empeñado en armarse hasta los dientes, mientras se corroen los pilares de nuestra democracia. Es un mensaje que debería ser escuchado por aquellos líderes de otras naciones que, como la nuestra, parecen haber perdido el rumbo, y deambulan por el mundo no en busca de nuevas tecnologías para resolver el problema del hambre, sino en busca de aviones de combate, de tanques y fusiles cuyos contratos puedan saciar los bolsillos de los traficantes de armas y de sus socios criollos.

    
John McCain y Barack Obama le dieron una lección al mundo, y eso produce una gran envidia. Envidia, por no contar con un líder respetuoso de quienes se atreven a pensar de un modo distinto al suyo; envidia, por no tener un gobierno capaz de poner por delante la fortaleza de nuestros propios ideales, incluyendo la justicia social, pero sin olvidar la libertad y la democracia. Envidia, por no contar con un líder emergente, capaz de movilizar a todos esos ciudadanos indiferentes con el destino de Venezuela.

 
Envidia por no tener un estadista, provisto de ideas para lograr el progreso de su pueblo, preparado para hablar en forma respetuosa, y capaz de resumir, en diecisiete minutos, lo esencial de su mensaje al país, sin tener que recurrir a una cadena obligatoria de radio y televisión.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog