Históricas elecciones

Por Venezuela Real - 16 de Noviembre, 2008, 11:51, Categoría: Política Nacional

TULIO HERNÁNDEZ
El Nacional
16 de noviembre de 2008

Todas lo son. Ya sea para presidentes, legisladores o gobernantes locales de alcaldías y gobernaciones, cualquier elección democrática es un acontecimiento que signa el destino inmediato de un país, un estado o un municipio. Pero las del 23 de noviembre tienen un significado doblemente decisivo.

Con sus resultados, además de las figuras que ocuparán los de cargos en juego, el país estará decidiendo si Hugo Chávez y la élite cívico-militar que lo acompaña tendrán carta franca o verán refrenada de manera definitiva la posibilidad de imponer el modelo estatista-militaristaautoritario rechazado en el referéndum de diciembre.

Lo que en teoría son unas elecciones que, de acuerdo con el espíritu de la Ley de Descentralización aprobada en 1989, fueron concebidas para que cada estado y municipio elija libremente –sin interferencias del poder central– los mejores gobernantes locales, reafirme sus liderazgos regionales y atienda con la mayor eficiencia y autonomía los asuntos públicos, se han visto convertidas en una suerte de plebiscito.

Es una lástima. Y un freno más al proceso de profundización de la democracia que comenzó en 1990 cuando el país se inició en la experiencia de elegir sus propias autoridades locales asestando así un duro golpe al centralismo bipartidista que hasta entonces nombraba a dedo desde Caracas a gobernadores y presidentes de consejos municipales.

Aquella fue una ocasión memorable. Los venezolanos vivimos por primera vez la saludable experiencia de votar en las elecciones presidenciales por determinado partido o tendencia ideológica y tener la opción de hacerlo en el ámbito local por otras muy diferentes, lo que permitió el reconociendo de liderazgos de dirigentes o movimientos locales. Así se hizo posible que aun bajo el gobierno de Carlos Andrés Pérez, hombre de AD, un dirigente obrero como Andrés Velásquez alcanzara en hombros de La Causa R la Gobernación de Bolívar; uno del MAS, como Carlos Tablante, la de Aragua, y un independiente ex copeyano, como Salas Römer, la de Carabobo. Una valoración diferente del significado de los gobiernos locales echaba a andar en Venezuela.

Hasta que llegó Hugo Chávez y mandó a retroceder, y centralizó de nuevo en Caracas – ya no en una cúpula sino en su dedo omnipotente– la facultad de decidir quiénes serían los candidatos a diputados, alcaldes y gobernadores que lo representarían en el país, e intentó, y en buena medida logró, convertir la competencia electoral estadal y municipal en una mera proyección, apéndice o traslación del conflicto político central.

Pero en este año el dedo implacable ha comenzado a flaquear. Parece que ya no mete el mismo miedo entre sus seguidores. Es lo que muestra el hecho de que líderes del PCV, del PPT y otros miembros del extinto Polo Patriótico, incluyendo precoces ex militantes del PSUV, hayan decidido no tolerar las imposiciones del jefe y montar tienda aparte con candidaturas propias –muchas de ellas con posibilidades de triunfo– que contribuyen a abrir una grieta irreversible en los hasta ahora aparentemente infranqueable muros de la fortaleza chavista.

Miedo parece no haber, tampoco, del lado de quienes le adversan. Si el Presidente, porque en realidad él es el candidato, pierde por lo menos siete gobernaciones, según cálculos de las encuestas más serias, habrá comenzado su inevitable desplome. Si después de haber hecho –con el alcahuete apoyo de los cuatro rectores bolivarianos del CNE– una de las campañas más descaradamente delictivas y abusadoras de poder que se recuerden en nuestra historia democrática, malversado de la manera más impúdica el dinero de todos en apoyo a sus candidatos, chantajeado a los ciudadanos con la historia de que no habrá dinero para los estados donde gane la oposición, intimidado a los líderes opositores con amenazas de que les encarcelará personalmente como si fuera un juez, y convocando a sus hordas de camisas rojas a quemar alcaldías de oposición como la de Carúpano, si después de todas estas tropelías y ventajismos pierde por lo menos cerca de un tercio de las gobernaciones y alcaldías, pues tendrá que aceptar que su proyecto es inviable democráticamente y que sólo le queda la vía de la fuerza, la militar o la judicial, para imponerlo. Históricas elecciones.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog