Berlusconi eclipsó a Chávez

Por Venezuela Real - 17 de Noviembre, 2008, 10:55, Categoría: Política Internacional

Harry Blackmouth
TalCual
17 de noviembre de 2008

Mientras el primer ministro italiano triunfa en los escenarios mundiales con sus metidas de pata, el presidente venezolano se ve obligado a repetir su demacrada rutina en teatros de provincia

NuevaYork/ - El novelista norteamericano Francis Scott Fitzgerald lamentaba que los escritores de su país "carecen de segundo acto". Al parecer, la misma maldición aqueja ahora al presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías, condenado en los últimos tiempos a un rol secundario. ¿Y quién ha despojado a Chávez de su papel protagónico? Nada menos que Silvio Berlusconi, el pintoresco primer ministro italiano que entre proceso y proceso por toda clase de chanchullos relacionados con sus empresas mediáticas tiene aún tiempo para gobernar Italia –en el caso de que Italia sea realmente gobernable–, escribir óperas, y vaciar su intestino delgado en todo lo que se le ocurre. Y lo mejor del caso, sin que nadie le prohíba el ingreso en algún foro o evento por sus continuos exabruptos. El 6 de noviembre, mientras se reunía en Moscú con el presidente de Rusia Dmitri A. Medvedev, Berlusconi dijo que Barack Obama "è bello, giovane e abbronzato", bello, joven y bronceado. Y que esas cualidades permitirían que Medvedev y el futuro presidente de Estados Unidos "desarrollen una buena relación de trabajo".

Esos comentarios de Berlusconi fueron noticia de primera plana en Europa, Estados Unidos y América Latina. Hubo asombro, consternación, y toda clase de críticas.

El periodista italiano Curzio Maltese escribió en el periódico centroizquierdista La Repubblica que "ni siquiera los corredores desean aceptar apuestas" sobre cuanto tardará Berlusconi en volver a meter la pata. Para Maltese, el comentario sobre Obama fue "miserable, vulgar y racista" y Berlusconi "no tuvo siquiera el coraje de asumir la responsabilidad la responsabilidad o la dignidad de disculparse".

Sin embargo, en nada afectaron esas palabras la amistad de Berlusconi con los poderosos y potenciales poderosos del mundo. Un día después de su "gaffe", Berlusconi mantuvo "una prolongada, cordial" conversación con Obama, según la agencia noticiosa ANSA.
 
NOSTALGIAS POR LA ONU PERDIDA
 
Dos años después de su recordada incursión en las Naciones Unidas, hay todavía empleados de la organización que recuerdan con nostalgia la visita del presidente Chávez, y su virtuosa actuación en la Asamblea General.
 

Para quienes no han tenido ocasión de deambular por el recinto, podemos decirles que se parece a esos gigantescos mausoleos donde sólo las momias exhiben algo de animación. Y de repente, entre mediados de octubre y comienzos de noviembre de 2006, ese recinto fue conmovido hasta los cimientos por el huracán Chávez, deseoso de obtener para su país un puesto en el Consejo de Seguridad. Para que no quedara dudas de la importancia de ese puesto, el ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, consideró que obtenerlo era "la acción más importante en la historia de la política exterior del país". De esa manera, Maduro elevó las apuestas a las esferas celestes, y desplazó del primer lugar al Congreso Anfictiónico de Panamá, pese a que fue concebido por el Libertador en persona. Luego, estuvo la marcial orden de Chávez al embajador de Venezuela ante la ONU, Francisco Arias Cárdenas: "Compadre ¡cale la bayoneta! ¡Venezuela va al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas!" Y finalmente, como broche de oro, se registró la espeluznante performance de Chávez, cuando, en la Asamblea General de la ONU, y en medio de un silencio tan espeso que podía cortarse con un cuchillo, comenzó a olfatear el aire para finalmente dictaminar –en medio de un gran suspiro de alivio– que el recinto de la Asamblea General olía a azufre porque "el diablo", alias el presidente de Estados Unidos George W. Bush, había visitado el inmueble el día anterior.
 
Diplomáticos consultados por The Financial Times señalaron que "la amenaza de Venezuela de transformar a las Naciones Unidas en un circo le costó el puesto inclusive antes de comenzar la votación". Y el discurso de Chávez, pronosticó el diario británico, "será recordado no como el momento que cimentó el ascenso (de Chávez) a una prominencia global, sino la performance que lo consignó a la categoría de un líder del montón entre los opositores a Washington". (The Financial Times 2 de noviembre del 2006).
 
El comentario del periódico fue realmente profético. Dos años más tarde, el insultador bolivariano es apenas la sombra de sí mismo.
 
RETORNANDO AL REDIL

Mientras el presidente Chávez confinaba su dudoso humor a las cámaras de televisión venezolanas, el mundo podía pernoctar con toda tranquilidad. Chávez podía mencionar la falta de novios de la secretaria de Estado Condoleezza Rice, o las difíciles posturas sexuales a que sometería a sus opositores, sin que nadie se ruborizara en otras latitudes. Pero por un instante, por un mágico instante, ese histrionismo se transmitió en vivo y en directo desde Nueva York hacia la aldea global. Como decía Andy Warhol, toda persona tiene derecho a sus quince minutos de gloria.
 

Chávez la tuvo, y la dilapidó. Silvio Berlusconi, más astuto, esperó el momento en que su rival se llamara a cuarteles de invierno, para volver a campear por sus fueros.
 

Las gaffes de Berlusconi podrían llenar varios volúmenes. En el 2002, dijo que el primer ministro de Dinamarca Anders Fogh Rasmussen "es tan buen mozo, que pienso presentárselo a mi mujer". En el 2003, comparó a un legislador alemán del parlamento europeo con el guardia de un campo de concentración. Y en el 2005, causó una conmoción diplomática al sugerir que había persuadido a la presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, a respaldar a Italia para que fuera sede de la Autoridad Europea de Seguridad en los Alimentos, "usando mis tácticas de playboy".
 
Ninguna de esas metidas de pata han impedido que Berlusconi siga hablando en todos los foros europeos, y visitando a los jefes de estado más importantes del planeta.

Y entre tanto, Chávez se ha convertido en un actor de reparto, con un sólido desempeño, pero sin trascendencia. Cuando el petróleo estaba a casi 150 dólares el barril, cualquiera de sus expresiones vernáculas lograban cierta repercusión. Pero con el petróleo en la banda de los 50 ó 60 dólares por barril, su celebridad está por los suelos. El día que anunció que "a lo mejor" va a terminar "sacando los tanques" si la oposición triunfa en el estado Carabobo en las elecciones regionales del 23 noviembre, un bostezo colectivo en las salas de redacción de numerosas agencias noticiosas saludó sus palabras.
 
Tras sus esplendorosas giras mundiales repartiendo improperios y maletines repletos de dinero, el Séneca de Miraflores ha quedado reducido al triste papel de esos actores que nunca pueden retornar a las grandes capitales del mundo y se ven limitados a repetir su demacrada rutina en teatros de provincia.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog