El caso de Danilo Anderson se convirtió en un cangrejo

Por Venezuela Real - 18 de Noviembre, 2008, 10:12, Categoría: Estado de Derecho

EDGAR LÓPEZ
El Nacional
18 de noviembre de 2008

ANIVERSARIO A cuatro años, ahora el testigo estelar es el ex fiscal Hernando Contreras
La Fiscalía intenta determinar si las investigaciones fueron manipuladas

En la mañana del 19 de noviembre de 2004, a menos de 24 horas del asesinato del fiscal Danilo Anderson, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas disponía de los nombres de Juan Bautista, Otoniel y Rolando Guevara, quienes a la postre fueron condenados a casi 30 años de cárcel como autores materiales del homicidio. El crimen más polémico y trascendente de las últimas décadas habría sido "policialmente resuelto" en tiempo récord, pero, en verdad, después de cuatro años el caso es un absoluto cangrejo.
 
Los más recientes señalamientos de un testigo de excepción (que no es el contradictorio Geovanny Vásquez de Armas, sino Hernando Contreras, uno de los cinco fiscales que condujeron las investigaciones) respaldan la presunción de que hubo un forjamiento de actas para no continuar explorando la posibilidad de que Anderson haya sido asesinado por incordios en el seno de una red de extorsión a la cual habría pertenecido y, más grave aún, la vinculación de personajes importantes del Gobierno con el crimen.

Durante el último año, las actuaciones del Ministerio Público han estado concentradas, precisamente, en el supuesto forjamiento de actas, por lo cual han sido imputados el ex fiscal Gilberto Landaeta, el ex juez Gúmer Quintana y su secretaria, y Vásquez De Armas.
 
En todo caso, que la Fiscalía haya verificado que el fiscal, el juez y el testigo que construyeron la verdad oficial del caso parece razón suficiente para que las dudas se mantengan como si el asesinato de Anderson acabara de ocurrir.
 
Fuera de la Fiscalía.

Con la sustitución de Isaías Rodríguez por Luisa Ortega en la conducción del Ministerio Público, se hizo un inventario de las causas de mayor trascendencia, entre ellas la del homicidio de Anderson. Un primer resultado fue el relevo de los cinco fiscales del caso: Contreras, Landaeta, Yoraco Bauza, Turcy Simancas y Sonia Buznego.

 
Luisa Ortega insistió en negar que el relevo estuviera vinculado a alguna actuación irregular por parte de los investigadores. Sin embargo, los primeros señalamientos públicos del ex fiscal Contreras indicaban lo contrario. Después de que se divulgara la comunicación que le envió a Ortega para denunciar la manipulación de las averiguaciones, según aseguró, por órdenes expresas de Isaías Rodríguez, Contreras asumió la posición de perseguido.
 
Después de varios meses de ausencia, volvió a aparecer en la prensa cuando elevó la denuncia a la Organización de Estados Americanos y solicitó protección internacional.
 
Contreras disparó contra el principal fundamento de la investigación fiscal: el testimonio de Geovanny Vásquez de Armas. Aseguró que el testigo estrella había sido fabricado por Gilberto Landaeta y que sus declaraciones se incorporaron al juicio contra los Guevara de manera fraudulenta.
 
A la par, comenzaron a circular versiones sobre los beneficios que habría obtenido Isaías Rodríguez: un propiedad en las afueras de París y 10.000.000 de bolívares que habría dado a guardar a un empresario amigo. El ex fiscal lo negó categóricamente: "Mientras estuve al frente del Ministerio Público, ni siquiera acepté que me brindaran un almuerzo".

Fuera del juego.

Los señalamientos de Contreras fueron secundados por Geovanny Vásquez de Armas. Cuando quedó fuera del juego que al menos le proporcionó protección y manutención para sí mismo y su familia Vásquez de Armas desmintió toda la información que había suministrado a la Fiscalía y que había servido para actuar contra los Guevara y contra los presuntos autores intelectuales del asesinato de Anderson. El hombre que había afirmado que transportó el explosivo C-4 que se utilizó para detonar el vehículo en el que se desplazaba Anderson ahora afirmaba que no tenía el más mínimo conocimiento del crimen.
 
En la declaración que rindió el pasado 8 de abril ante los fiscales del Ministerio Público Susana Churión y Harrinson González, Geovanny Vásquez De Armas mencionó al ex vicepresidente de la República José Vicente Rangel como el verdadero autor intelectual del homicidio del fiscal Danilo Anderson.
 
Textualmente indicó: "Al ser expulsado o sacado como fiscal del caso, Gilberto Landaeta, no sé, me citó en Caracas, donde nos vimos en mi carro, en una camioneta. Y es cuando él, con una gran rabia, me cuenta que todo fue un engaño y (que) me utilizaron. Y con palabras textuales de él, que son las que voy a repetir ahora, ya que no tengo pruebas de eso, y que solicito se ponga en mayúsculas y negrilla, me cuenta que José Vicente Rangel, el fiscal general, los fiscales Yoraco Bauza, Danilo Anderson y otros fiscales que no quiso nombrarme tenían una red de extorsión. Al parecer, hubo problemas entre ellos, porque Danilo quiso extorsionar a Salvatierra y a José Vicente no le gustó. Danilo amenazó con decir lo que estaba pasando y José Vicente lo mandó a matar".
 
Fuera del país.

Tan grave como el señalamiento de Vásquez de Armas contra José Vicente Rangel fue lo dicho por Hernando Contreras a la periodista María Angélica Correa, en una entrevista que se habría realizado en el exterior el pasado 7 de noviembre, y que fue divulgada por Globovisión seis días después. Como Vásquez de Armas, Contreras aseguró que Gilberto Landaeta le dijo que, al día siguiente del asesinato de Anderson, el para entonces ministro del Interior y Justicia, Jesse Chacón, encabezó una reunión en la sede de la Disip ubicada en El Helicoide para decidir la eliminación física de los Guevara y demás investigados.
 
En el orden de ideas expresadas por Contreras, tal decisión condujo a la muerte de Juan Carlos Sánchez y de Antonio López Castillo, aunque las versiones oficiales indican que ambos fueron abatidos en enfrentamientos con la policía.
 
Los Guevara se habrían salvado –razonó Contreras– por la intercesión de uno de los presentes, el comisario Ramón Silva Torcat, quien es compadre de Rolando Guevara.
 
Contreras dijo que mientras Isaías Rodríguez fue fiscal general sólo tenía la opción de acceder a la manipulación de la investigación y fingir estar de acuerdo con la acusación contra los Guevara y los presuntos autores intelectuales. Quienes presenciaron su desempeño en el debate oral y público y ahora lo oyen, podrían concluir que es tan buen histrión como Vásquez de Armas.
 
Hernando Contreras ha dicho que tenía la esperanza de que con el relevo de Isaías Rodríguez se recuperara el orden. Y que por eso se atrevió a denunciar. Pero como la fiscal general no le cree a pie juntillas, el nuevo testigo estelar del caso Anderson ha advertido: "Mientras Luisa Ortega esté en el Ministerio Público, no se sabrá la verdad".
 
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog