Recortes de OPEP no bastan

Por Venezuela Real - 21 de Noviembre, 2008, 10:50, Categoría: Petróleo/Energía

Heliodoro Quintero
TalCual
21 de noviembre de 2008

Los temores de recesión y la incertidumbre continúan pesando sobre los mercados mundiales, al tiempo que la baja de los precios del barril amenaza nuevos proyectos energéticos en todo el mundo. En este contexto, no es seguro que los recortes de producción petrolera basten para empujar el precio del crudo

Aunque la OPEP anunció recortes de producción de 1,5 millones de barriles hace apenas unos días, el precio del petróleo no ha dejado de caer en los mercados internacionales.

Esto principalmente motivado por el descenso de la demanda de petróleo y sus derivados a nivel global, así como la crisis financiera internacional que azota al mundo entero. En consecuencia, si el precio del barril de petróleo sigue cayendo, una nueva reducción de las cuotas de producción de los países miembros de la OPEP podría ser decidida en la próxima reunión del cartel, el 29 de noviembre en el Cairo, Egipto.

La cantidad de barriles que serían retirados del mercado como consecuencia de este nuevo recorte pudiera ser similar al recorte instrumentado por la OPEP el pasado 24 de octubre en el marco de su reunión extraordinaria celebrada en la ciudad de Viena, es decir, entre 1 y 2 millones de barriles diarios de petróleo adicionales si es que realmente se desea un efecto real y conveniente para la situación de caída continua y permanente de los precios.

No obstante, se prevé que, en medio del marasmo financiero y la recesión que golpea ya a varios países industrializados, y que ha impactado a otras regiones del mundo e incluso a China, que tenía un apetito voraz por el crudo, no es seguro que los recortes basten para empujar al alza el precio del barril. Los temores de recesión y la incertidumbre continúan pesando sobre los mercados mundiales, al tiempo que la baja de los precios del barril amenaza nuevos proyectos energéticos en todo el mundo.

NO FUNCIONÓ EL RECORTE

Pero resulta conveniente analizar el por qué esta medida de recorte de producción de petróleo instrumentada en el seno de la OPEP el pasado 24 de octubre no logró frenar, como en otras oportunidades, la precipitada caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales. La razón fundamental tiene que ver con la poca credibilidad que la medida misma encierra al haberse establecido como fecha efectiva para dicho recorte el 1º de noviembre de 2008, es decir apenas 7 días luego de tomada la decisión de recortar producción. En realidad, esto carece de sentido práctico y de posibilidades de realizarse a la hora de instrumentar el recorte y eso lo conocen perfectamente los mercados, ya que los cargamentos de petróleo normalmente se nominan, se concretan y se negocian (toda la logística asociada; fletes, inspecciones, elaboración de cartas de crédito, etc) con al menos un mes de anticipación. Todas esas operaciones están amparadas por severas cláusulas de penalidad que en caso de ser incumplidas, acarrean serios problemas a las empresas de estos países. Esto significa que todos los cargamentos para el mes de noviembre y quizás algunos correspondientes a diciembre ya habían sido transados en los mercados internacionales.

Además, en fechas recientes pudimos observar algunos anuncios hechos a destiempo sobre cancelaciones de cargamentos para el mes de Noviembre, parte de Irán y Nigeria ante la continuación de la caída de los precios. En este sentido, también fuimos testigos del anuncio hecho por parte del ministro de Energía y Petróleo venezolano, Rafael Ramírez, de convocar a otra reunión extraordinaria de la OPEP antes del próximo encuentro ordinario de la organización en Argelia que es la ya mencionada reunión del 29, cuando ello ha debido ser anunciado en el marco de la misma reunión del 24 de octubre.

LA PERSPECTIVA DE VENEZUELA

Nuestro ministro, a su salida de la reunión del 24 de octubre, también comentó a los medios de comunicación internacionales, que "de momento el recorte de producción petrolera acordado por la OPEP era suficiente".

Ahora pasemos a analizar toda esta situación bajo la perspectiva de Venezuela, donde tod! os estos factores han comenzado a ejercer presión sobre el gobierno y particularmente sobre su empresa petrolera estatal, Pdvsa.

El gobierno venezolano ha elaborado su presupuesto público pa ra el año 2009 con base en un precio del petróleo calculado a 60 dólares por barril cesta de Venezuela. El petróleo representa alrededor de un 90% de nuestros ingresos por exportación, algo más del 50% del presupuesto del gobierno y alrededor del 30% del producto interno bruto de nuestra nación.

En consecuencia, hay mucho en juego. La nueva retórica del Gobierno es andar vociferando sobre la imperiosa necesidad de ahorrar y sobre la austeridad que debe imponerse en la administración pública. Para ello, ha sido muy eficiente al tomar medidas que solamente lograrían desprendernos una tímida sonrisa de nuestro rostro como son; la reducción de los viajes al exterior de funcionarios públicos, la disminución de las flotas vehiculares asignadas a cada despacho del Ejecutivo y la disminución de gastos por concepto de telefonía celular. Como si ello realmente constituyera la piedra angular del dispendioso gasto en que ha venido incurriendo este gobierno durante los últimos 10 años.

El gobierno ha informado en repetidas ocasiones a través de sus diversos voceros que a Venezuela no le afecta ni le afectará para nada la crisis mundial que se vive en los actuales momentos. Esto debido a que sus reservas internacionales se ubican alrededor de 40.000 mil millones de dólares.

Sin embargo, cuando consideramos esta situación, es sencillo entender que si las importaciones del país correspondientes al año 2009 llegaran a ubicarse en niveles similares a los que se registrarán para finales de este año, es decir cercanas a los 55 mil millones de dólares, entonces nuestras reservas internacionales se esfumarían antes de culminar el último trimestre del próximo año.

Pdvsa, aun cuando con la inconmensurable cantidad de recursos financieros que ha recibido en los últimos 5 años producto de los altos precios del petróleo en los mercados internacionales, no ha sido capaz de desarrollar proyectos orientados al incremento de su capacidad! de producción, sí ha ejercido un rol muy efectivo en el financiamiento directo de cuanto programa político y/o social le interese (dentro y fuera del país).

¿Y AHORA QUÉ ?

Pero, ¿qué va a suceder de ahora en adelante cuando los precios de la cesta petrolera venezolana, como es el caso hoy día, apenas alcancen los 43 dólares por barril o se acentúe la crisis financiera internacional y el mundo entre en una recesión, que como hemos visto, sí afectará a Venezuela? Pues bien, en ese momento se verán contundentemente afectados la gran mayoría de los programas sociales que ha instrumentado el gobierno de Chávez y la generosidad para con sus aliados políticos internacionales necesariamente disminuirá a niveles en los que se demostrará finalmente si esas alianzas estaban construidas sobre una base desinteresada o si por el contrario, todo se trataba de un castillo de naipes que se derrumbaría muy fácilmente al instante que la chequera revolucionaria comenzara a presentar cifras rojas rojitas.

En este sentido podemos considerar que la desaceleración económica mundial significa que la demanda de crudo va a continuar desplomándose, y muy probablemente los precios del petróleo en los mercados internacionales seguirán bajando.

Entre los efectos inmediatos para Venezuela de esta crisis financiera mundial y la vertiginosa caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales podemos mencionar los siguientes: el aplazamiento del proyecto para la construcción de la ambiciosa refinería en Nicaragua por un monto cercano a los 4 mil millones de dólares.

También, la reducción o eliminación de la cuota de 100.000 barriles diarios de petróleo que nuestro país le suministra a Cuba, lo cual generaría graves problemas en la ya maltrecha economía insular; la desaparición o drástica reducción de la asignación presupuestaria para misiones como Barrio Adentro y la mayoría de! las misiones educativas; la revisión y/o suspensión de muchos acuerdos internacionales como Petrocaribe y la suspensión de los procesos compulsivos de compra de deuda a naciones "amigas de la revolución bolivariana", como el caso de Argentina, entre muchas otras cosas.

Nadie puede regocijarse en lo absoluto por el hecho de que esta crisis mundial y la caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales vayan a afectar a nuestro país, como de hecho ya puede palparse; por el contrario, nos preocupa sobremanera el hecho de que el mayor impacto generado por esta crisis que azota el planeta, será sentido con mayor intensidad en las clases más humildes de nuestra nación.

Por ello, recomendamos al gobierno nacional tomar las previsiones urgentes para poder paliar el impacto de las medidas económicas que deberá instrumentar en los próximos meses y reducir el efecto devastador que ellas causarán en los sectores más necesitados de nuestra sociedad.

La pregunta que cabe hacerse es: ¿será capaz el gobierno de ajustar el gasto público ineficiente que durante todos estos años ha estado acostumbrado a llevar? Por lo pronto, nos cuesta trabajo pensar que el gobierno tenga la capacidad de reflexionar sobre este tema. Esperemos que cuando deba hacerlo no sea tarde para evitar un sobredimensionamiento a escala nacional de esta crisis por la que atraviesa el mundo hoy en día.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog