Venezuela inhóspita - La gran estafa

Por Venezuela Real - 21 de Noviembre, 2008, 12:10, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

El Editorial
El Nacional
21 de noviembre de 2008

Hoy se dio por clausurada la campaña electoral para las elecciones regionales y municipales correspondientes al año 2008. Fueron dos meses difíciles de olvidar porque, ante el temor de la derrota, el Gobierno echó mano de todas las trapisondas de los manuales de la guerra sucia, abandonando en el camino los retazos de ética que le quedaban y enterrando, de paso, las banderas de la lucha contra la corrupción, la democratización de las instituciones y la adecuación del Estado hacia un gran cambio social.

Venezuela se enfrenta hoy a los mismos problemas sociales, institucionales, de inseguridad y de desprotección de los más débiles que estaban vigentes hace diez años. Pero con el agravante de que el gobierno de Caldera jamás dispuso de los altísimos ingresos petroleros que, en esta década, ha dilapidado el régimen cívico militar, sin que hoy se sienta la presencia de una infraestructura de servicios funcional, de una red hospitalaria eficiente, y de una política de construcción de viviendas para la clase media y los sectores populares.

Tampoco ha cambiado el rostro de la pobreza de los barrios: las mismas casitas endebles construidas con el esfuerzo propio y agónico de los pobladores, sin mejoras significativas en los servicios de recolección de basura, o de la red de cloacas, y mucho menos de los servicios de electricidad y agua potable, que ya eran un derecho adquirido hace 50 años.

Hoy los barrios padecen los mismos malandros y los mismos asaltos pero repotenciados con armas cada vez más sofisticadas y mortíferas. Ya los medios de comunicación no informan sobre un asesinato sino sobre veintenas de homicidios los fines de semana. Ya un crimen violento no es noticia; lo que distingue, por ejemplo, un homicidio en Caracas de tantos otros, es sólo la situación, el momento del hecho o alguna característica extraña o sórdida: lo mataron "mientras se comía una arepa". O, más cruel aún: asesinada una niña en un cruce de balazos entre malandros, cuando la jovencita salía de la escuela. Pero este hecho, que nos conmueve a todos porque marca trágicamente la vida de una familia humilde, no le interesa al Gobierno ni al Presidente. Este se limita a vociferar por radio y televisión "Me quieren matar".

La gente de los barrios, curtida en la violencia diaria y en los fuegos cruzados, se ríe de ese miedo infantil, teatral y egocéntrico. Se ríe, además, de ese hombre que no se da cuenta de que a cada hora muere un venezolano a balazos en algún punto geográfico de Venezuela. De un Presidente que se olvida que todos los venezolanos convivimos a diario con la muerte, ya sea camino al trabajo, en la entrada del metro, al salir de un banco, al tomar un taxi o al comer en una venta de parrillas o de arepas.

Pero no tenemos miedo, no dejamos de ir a trabajar, a divertirnos o a retirar dinero.

Usted sí teme, Presidente, porque ya no parece ser venezolano sino cubano, y le falta esa valentía de enfrentarse a la vida sin estar rodeado de guardaespaldas extranjeros.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog