"No hubo tiempo de nada, me vi con la muerte encima"

Por Venezuela Real - 22 de Noviembre, 2008, 10:59, Categoría: Dimensión Social

LAURA WEFFER CIFUENTES
El Nacionanl
22 de noviembre de 2008

EMERGENCIA Vecinos de La Línea perdieron casas y enseres
Más de 250 familias de Petare resultaron afectadas; algunas esperan que se cumpla la promesa de reubicación
Los vecinos tuvieron muy poco tiempo para escapar de la crecida del río

A la familia López los salvó "Pepito". Ajenos a los niveles alcanzados por el río Guaire, José Luis López, su esposa, tres niños y uno en camino, descansaban en su casa hecha de latón, cuando escucharon al perro ladrar. Extrañados, se asomaron, y fue cuando vieron la crecida del agua que superaba los niveles que tradicionalmente alcanza en esa zona de Petare, conocida como Sector Tres o El Hueco.

Reaccionaron rápidamente y, como pudieron, corrieron por una estrechísima caminería de barro, hasta llegar a la zona donde están construidas las casas de cemento; allí se guarecieron. López trabaja como obrero y, según afirma, sus ingresos "apenas les alcanzan para comer".

Esta es la situación socioeconómica generalizada de quienes viven en este sector de La Línea. La zona es bastante poblada, pero hay una franja que da directamente al río, donde viven cerca de 30 familias, en hogares pobremente construidos y, la mayoría de ellos, sin baño. "Hacemos nuestras necesidades en el monte", confesaban los vecinos.

"No tengo ninguna experiencia qué contar porque no hubo tiempo. Yo me vi con la muerte encima", indicó Rafael Padilla, que ayer, luego de la tormenta, armaba las partes de un televisor que parecía inservible. "La verdad fue feo".

Por su parte, Petrona Barragán narraba resignada su vivencia. Con un niño en brazos recordó que no se trataba de su primera experiencia. En 2006 sufrió un evento similar y, en aquella ocasión, el gobernador de Miranda, Diosdado Cabello, les prometió el traslado. Consciente de que viven en una zona de alto riesgo, estaba lista para irse fuera de Caracas. Hoy, de nuevo, confiesa su disposición a salir del barrio.

"Yo tenía todos mis papeles, hice las gestiones y, al final, sólo se llevaron a dos familias, y al resto nos dejaron aquí", relató Barragán. Esta afirmación cobra especial importancia, después de que el gobernador dijera ayer que la idea era trasladarlos directamente a nuevas casas y no a refugios. En total, en La Línea se calcula que hay más de 250 familias afectadas.

Cuando perdió el encanto.
En el sector Pablo VI de La Línea, todos estaban uniformados de rojo. Con franelas que llevaban inscripciones referidas a Cabello, hacían labores de recuperación de las calles y las casas. Con una manguera de presión, intentaban arrancar el barro que cubría la calzada.

Al menos 10 carros quedaron tapiados y más de un negocio se perdió.

José Barrios mostraba el estado en que había quedado su venta de repuestos. "Con esto nosotros pagamos el alquiler de nuestra casa y la educación de nuestros hijos", dijo con voz entrecortada.

Al mediodía se hizo una reunión entre el consejo comunal, el Fondo de Desarrollo Regional de Miranda y las personas afectadas. Allí se le ofreció a la gente microcréditos para la reactivación de sus negocios. "Yo no tengo nada que buscar aquí. Yo alquilaba celulares, y ahora me quedé sin nada", afirmó Jenny Galíndez, que está recién operada de una hernia.

Al lugar llegaron más de 10 motorizados. La caravana estaba encabezada por Cabello, y más atrás lo seguían el ministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami, y el vicepresidente ejecutivo Ramón Carrizález. Este último afirmó que sólo había 3 personas muertas en todo el territorio nacional.

Al consultarle la inconsistencia con cifras ofrecidas antes, que hablaban de nueve fallecidos, Carrizález indicó: "Aquí han inflado la cantidad de víctimas, como disfrutando. Ayer lo veíamos en Globovisión, que la gente estaba deseando que hubiera miles de muertos aquí, porque ellos estaban soñando con algo similar a lo que pasó en España. Entonces, trabajaron y trataron de capitalizar, mientras el Gobierno nacional estaba aquí trabajando. Deseaban que hubiera una tragedia".

"Pero, ¿no hubo una tragedia?", se le consultó. Y respondió: "Que muera una persona es una tragedia, pero estamos hablando de cuestiones de magnitudes mayores".

Olga Guevara todavía tenía los ojos rojos de tanto llorar.

Perdió su negocio de repuestos de aire acondicionado y, además, buena parte de sus pertenencias en el sector El Encantado. "Yo no sé qué pasó. Lo único que puedo decir es que la tierra se abrió en dos, como si hubiese habido un terremoto".








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog