La marcha atrás - Antigua controversia

Por Venezuela Real - 23 de Noviembre, 2008, 10:39, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
23 de noviembre de 2008

Desde los años noventa el proceso de descentralización administrativa se inició como una de las grandes reformas de la sociedad y del Estado. Significaba democratización del poder. En efecto, hubo más equitativa distribución del ingreso petrolero, transferencias de competencias en distintas áreas, y, en una palabra, se privilegiaban a las regiones, al tiempo que se les responsabilizaba del destino de esos recursos. La experiencia comprobó ser la más adecuada. Nadie como las propias regiones para determinar sus prioridades. Pero, de buenas a primeras, el gobierno consideró que el proceso de descentralización no era compatible con sus proyectos. El centralismo volvía por sus fueros como nunca antes.

Este es el tema abordado hoy por Siete Días. Las razones para echar marcha atrás no fueron de orden científico o técnico, que no las hay, sino de índole política. Así, el Presidente alegó: "El llamado proceso de descentralización es parte de una estrategia para debilitar el Estado venezolano. El imperialismo tiene muchas maneras de envenenarnos la mente, y hay gente nuestra que sigue defendiendo la descentralización de la unidad nacional".

Alegar que se trata de "debilitar el Estado" es tanto como sostener que los estados y las regiones en general no forman parte del Estado-Nación. Evidentemente absurdo. Afirmar que se trata de una conspiración imperialista es más absurdo aún. ¿Qué tiene que ver Estados Unidos con estos asuntos? Pues, nada.

La cuestión se desmiente si se piensa que la fuerte autonomía de los 50 estados que constituyen aquel país ha sido uno de los grandes factores de su desarrollo y de su poderío. El presidente de Estados Unidos no es un caporal que anda negándole a ningún estado lo que le corresponde. El presidente Chávez continuó sus alegatos, como se registra en Siete Días, diciendo que "la revolución tiene que ir en sentido contrario".

Esto no es centralismo, es nacionalismo; y llamo a todos a negarse obstinadamente a cualquier idea que apunte hacia el fraccionamiento del Estado". Si la descentralización es la "fragmentación del Estado", ¿cuántos Estados estarían fragmentados en el mundo contemporáneo? Está bien que el Presidente no mire hacia el Norte porque encontrará una experiencia que lo disgusta de manera evidente. Pero que mire al Sur, al vecino Brasil, cuyo sólo nombre le puede dar la pauta: República Federativa del Brasil. ¿Es Brasil república federativa por "conspiración" del imperio? Como se registra en Siete Días, el Gobierno ha avanzado en la vuelta al centralismo de la época de Gómez. La reforma de la Ley de Asignaciones Especiales de 2006 despojó a las regiones de importantes recursos, bajo la excusa de ser destinados a proyectos manejados por los Consejos Comunales.

Si se aplicara el mismo método del discurso, esto ya no sería "fragmentación" sino algo más. Los sofismas no explican las razones ocultas de la marcha atrás. Un debate tan vital ha pasado por debajo de la mesa.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog