"Lo que viene es Eneas"

Por Venezuela Real - 24 de Noviembre, 2008, 14:16, Categoría: Economía

María Laura Lombardi
TalCual
24 de noviembre de 2008

Déficit fiscal, más inflación, recesión y desabastecimiento es lo que viene a corto plazo.
Los presidentes de Consecomercio y Conindustria analizan los embates de la crisis económica global y hacen recomendaciones para encararla

La caída del precio del barril de petróleo venezolano a 40,68 dólares revela cómo el "crash" financiero internacional sí determina nuestra economía .Todos los ámbitos de la sociedad se verán afectados por una crisis que estalló en los Estados Unidos y arropó al mundo entero. Conocedores de la materia económica se dan a la tarea de investigar las repercusiones de la crisis en todas sus variables y sugerir posibles paliativos. Hay consenso en torno al criterio de que "lo que viene es Eneas".

Sin embargo, tanto el presidente Hugo Chávez como el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez Araque, han enviado mensajes tranquilizadores a la colectividad y enfocado el tema de la recesión global como el producto del fracaso del capitalismo frente al modelo socialista, en su opinión, el único capaz de coadyuvar el desarrollo armónico de la sociedad.

Cuando el ministro Rodríguez Araque informó sobre las medidas que está tomando el Gobierno para contrarrestar los efectos del "crash" a "Prensa PSUV" en octubre, afirmó: "Lo más importante ya lo veníamos haciendo. Las medidas de protección (fortalecimiento de la OPEP, control de cambio y la creación de los fondos de reservas internacionales) fueron tomadas desde el principio del Gobierno Bolivariano, no sólo para prever esta crisis sino porque se trata de desarrollar una política que beneficie a los sectores más excluidos del país".

Ahora se levantan voces disidentes. El presidente de Consecomercio, Nelson Maldonado, dice que "en Venezuela tenemos un capitalismo de Estado hegemónico y arrogante en el cual hay un solo dueño de todo, supuestamente en nombre del pueblo". Asimismo, el presidente de Conindustria, Eduardo Gómez Sigala, asegura que "el recrudecimiento de la crisis económica va a poner en evidencia que el modelo económico vigente o no funciona o lo hace a costa del sufrimiento de los venezolanos". Por su parte el economista Carlos Berrizbeitia, ex diputado y ex miembro de la Comisión de Finan! zas de la Asamblea Nacional, centra su análisis en el aspecto de la corrupción administrativa.

EL BARCO HACE AGUA

Maldonado es enfático cuando afirma que la crisis financiera internacional determina al comercio venezolano y continúa: "Hoy vimos el precio del petróleo en 46 dólares.

Si el costo de producción es el que se ha dado a conocer, lo que va a quedar es muy poco. En Venezuela ya terminaron los compases del alma llanera y lo que viene es gravísimo".

Informa el dirigente gremial que este año se estima que las importaciones sobrepasen los 50 mil millones de dólares, pero asegura que Venezuela va a tener unos cortes dramáticos en sus compras en el exterior (que ya se redujeron en el tercer trimestre del año) porque no tiene con qué pagar y los vendedores lo saben. Por tal razón, Maldonado opina que es urgente la concertación de todos los sectores de la sociedad para encarar la nueva realidad y evitar males mayores.

El Gobierno, dice, en lugar de pensar en más impuestos, debería sincerar el precio de la gasolina, por ejemplo.

–¿Cadivi distorsiona la economía?
–No. Cadivi es la herramienta de una política económica fracasada. El colapso de la estructura económica es integral. Hay mil lugares por los que hace agua este barco y si no hay un replanteo que dé confianza en el país para invertir y crear trabajo, la situación va a estar muy delicada.

–El presidente Chávez prefiere la estatización. ¿Qué opina al respecto?
–A veces uno pierde la fe. Nos enteramos simultáneamente de la caída del precio del barril petrolero y del anuncio irresponsable que hizo el Presidente de la República de entregarle 3 mil 700 millones de bolívares fuertes a unos bancos "comunales", cuando todo el mundo sabe que ese dinero se va a perder. Y no sólo eso, sino que pretende que la banca privada disponga de los ahorros de todos nosotros en un monto parecido o superior para fin! anciar esos mismos consejos comunales.

–¿Es cierto que muchos comerciantes aprovechan el mercado cambiario para hacer especulaciones en lugar de importaciones?
–Quien se aproveche ilegalmente de eso no es comerciante, es un delincuente. Los comerciantes formales somos gente seria.

–¿Por qué no hay control de calidad de muchos de los productos importados?
–Sí existe, lo que pasa es que en este maremágnum, en medio de este desorden generalizado donde lo único que hay es el mismo bla, bla, bla, todos los días, nadie conoce unas normas que por demás son absolutamente difusas y contradictorias.

EL MODELO NO FUNCIONA

Gómez Sigala destaca que la crisis financiera internacional "los agarró" en unos niveles relativamente bajos de producción con alta dependencia de importaciones (el 40% de la planta industrial del país cerró sus puertas en los últimos 10 años) pero que actualmente, lo que más afecta a empresas como Sidor y las ensambladoras de automóviles, entre otras, es una conflictividad laboral que las está llevando a la paralización.

Explica el dirigente empresarial que la conflictividad laboral se debe a la creación de tres mil nuevos sindicatos, en su mayoría auspiciados por el gobierno, que buscan ocupar espacios políticos. El conflicto se genera cuando múltiples gremios sindicales actúan en una misma empresa sin una forma de arbitraje efectivo.

–¿Es cierto que gracias al control de cambio, a los empresarios les resulta más conveniente comprar que producir?
–A muchos ya les ha resultado más conveniente el ensamblaje que la producción interna; por eso hemos visto que muchas industrias han sido sustituidas por importaciones, sin contar los privilegios fiscales que disfruta el Gobierno cuando hace sus importaciones.

Es obvio que ningún país se desarrolla solamente con importaciones y yo creo que precisamente allí está el desajuste económico que vamos a vivir los próximos meses, producto de los desequilibrios internacionales, de los desequilibrios internos y también de las debilidades estructurales de la producción nacional.

–¿En qué medida Cadivi afecta negativamente a la industria?
–La mayoría de los trámites de Cadivi tienen una duración de tres meses. El tiempo y los recursos que hay que dedicarle a la gestión burocrática, cumpliendo los requisitos de Cadivi, deberían dedicarse a la producción.

–Una vez que llegue la recesión a Venezuela, ¿qué va a pasar?
–Lo que va a pasar es que se va a poner en evidencia que este modelo económico no funciona y si lo hace, es al costo del sufrimiento de los venezolanos. Por ello tendremos que replantearnos un modelo distinto que estimule la producción, la inversión y permita generar puestos de empleo.

–¿En términos económicos qué se puede esperar?
–Es obvio que si el Presupuesto Nacional va a estar basado en un barril de petróleo a 60 dólares y ese precio desciende, vamos a tener un déficit fiscal inmediato. El Gobierno acudirá a impuestos que van a generar mayor inflación y mayor recesión. Por supuesto, no habrá que esperar a enero para padecer el desabastecimiento que ya tenemos de manera intermitente.

̵ En comparación con otros países, ¿cuál es la situación de Venezuela?
–Venezuela ha podido estar muy bien porque ha tenido ingresos petroleros muy elevados pero, desde el punto de vista de sus indicadores, es uno de los países con menor competitividad, tiene un altísimo componente de corrupción, una altísima dependencia de las importaciones, tiene el índice de inflación más alto que hay en la región y tiene las tasas de interés más elevadas de América Latina.

Tenemos una distorsión macroeconómica evidente y que pretenden minimizar por unas reservas petroleras que se han ido gastando y que, al parecer, son menores de lo que se espera.

Sobre el gran esfuerzo que hacen países de Europa y América Latina para ponerse a la altura de convenios comerciales internacionales versus el comportamiento de Venezuela en materia de exportaciones, el presidente de Conindustria explica que el Gobierno venezolano se maneja con la autosuficiencia de pensar que el ingreso petrolero resuelve todo.

Se trata de un Gobierno monoproductor al cual no le importa sino producir y gastar petróleo; un Gobierno que no tiene ninguna vocación para diversificar la economía o someterse a regulaciones que implica la inserción internacional.

Prueba de ello es la ligereza con que hemos entrado y salido en el Pacto Andino, Mercosur o el G3.

No hay ningún respeto por ese entorno internacional, concluye.

NO HAY RECTIFICACIÓN

Para Berrizbeitia uno de los aspectos más alarmantes de la economía venezolana es la corrupción administrativa que crece y se fortalece, amparada por instituciones como la Asamblea Nacional, la Contraloría y la Fiscalía General de la República, llamadas precisamente a investigar y controlar el manejo del Gasto Público. Y como no se observa ninguna señal de rectificación que surja del presidente Chávez a fin de ponerle coto a la corrupción, es fácil prever que la recesión económica va a empeorar las cosas.

–En Venezuela las compras y contrataciones de obras públicas de los ministerios, gobernaciones, alcaldías, institutos autónomos, se hacen sin licitación –dice Berrizbeitia. En los diarios de circulación nacional brillan por su ausencia los llamados a licitar bienes o servicios a empresas nacionales o internacionales, tal y como lo establece la Ley, por parte de instituciones como el Ministerio de la Defensa o La Electricidad de Caracas, Cantv, Mercal, Pdval o las Misiones, por ejemplo. Sin embargo, el caso más crítico es dado por Pdvsa, una empresa que maneja un presupuesto paralelo destinado a financiar el proyecto geopolítico personal de Hugo Chávez, donando en el exterior los recursos de todos los venezolanos.

En cuanto a la administración pública de las finanzas, el dirigente de Proyecto Venezuela enumera una serie de escándalos que se han producido en los últimos años.

Van desde los grandes negocios que se han hecho con las colocaciones bancarias y las notas estructuradas con la participación de funcionarios del Ministerio de Finanzas y la propia banca privada, hasta la entrega de dólares preferenciales de Cadivi a empresas importadoras privadas y públicas, en operaciones que han sido poco transparentes en el control posterior de las mercancías importadas contra las facturas de los proveedores o de la facturación.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog