Un nuevo freno a las ambiciones de Chávez

Por Venezuela Real - 25 de Noviembre, 2008, 17:21, Categoría: Prensa Internacional

Juan Landaburu
LA NACION
25 de noviembre de 2008

Por segunda vez en menos de un año, las urnas le dieron un fuerte dolor de cabeza a Hugo Chávez. Tras el rechazo en diciembre pasado en el referéndum con el que el mandatario bolivariano pretendía obtener piedra libre para perpetuarse en el poder, los venezolanos volvieron a darle la espalda al "socialismo del siglo XXI" en las elecciones regionales de anteayer.

"Lo que estaba en juego en estas elecciones, como siempre a lo largo de estos últimos años en Venezuela, era la mayor consolidación o el progresivo debilitamiento del proyecto autocrático de Chávez", dijo a LA NACION el analista político Aníbal Romero, de la Universidad Metropolitana de Venezuela.

En ese sentido, aunque no suponen un golpe tan contundente como el que sufrió Chávez en diciembre pasado, las cinco derrotas en los comicios de anteayer implican un nuevo freno a la marcha de su revolución socialista, que hasta hace poco parecía implacable.

"Como Chávez juega a todo o nada, pone las cosas de una manera tal que al fin de cuentas cualquier retroceso es una derrota importante", explicó Romero. "Yo creo que vamos por un camino gradual, a veces más rápido, a veces más lento, de deterioro del régimen de Chávez. Es gradual, no es una cosa acelerada, pero es clara", añadió.

Y, teniendo en cuenta que el mandatario convirtió estas elecciones regionales en un virtual plebiscito de su gestión, entonces ese retroceso cobra mayor relevancia. Sobre todo porque el proyecto de Chávez fue rechazado en los estados de Zulia, Miranda, Carabobo, Táchira y la alcaldía de Caracas, que juntos concentran el 45% de la población y el 70% de la actividad económica del país.

Es decir, si bien la de ayer no fue una derrota cuantitativa para Chávez -que consiguió mantener a sus aliados en 17 estados-, sí fue un duro golpe cualitativo.

"Desde el punto de vista del poder real, las regiones donde fue derrotado representan íconos del poder en Venezuela. Los otros estados son periféricos, de menor relevancia política", señaló a LA NACION el politicólogo venezolano Omar Noria.

Interrogantes

Chávez necesitaba un claro triunfo para poder reinstalar su plan de instituir la reelección indefinida, porque de otra manera deberá dejar el poder en 2013. El gran interrogante que surge ahora es: ¿insistirá Chávez en su proyecto socialista, personalista y totalizante?

Algunos piensan que este tropezón podría no ser suficiente para desanimar su ambición.

"Lo que le espera a Venezuela por parte de Chávez es más radicalización. El no tiene remedio. No tiene ninguna disposición, ni psicológica ni política, al consenso o a la conciliación", señaló Romero.

Pero, según el analista Carlos Raúl Hernández, de la Universidad Central de Venezuela, tal estrategia podría resultarle contraproducente.

"Cada vez que él se radicalizó, perdió. El salió muy fortalecido en las elecciones presidenciales de 2006 y empezó ese proceso de «encender los motores de la revolución». Pero se llevó el chasco del referéndum. Cuando se radicalizó, una gran parte del electorado se desplazó hacia el centro", señaló Hernández a LA NACION.

Pese a que aún mantiene un índice de popularidad cercano al 50%, desde el referéndum del año pasado la imagen de Chávez se ha resentido entre los venezolanos, aunque por cuestiones más prácticas que estrictamente ideológicas. La delincuencia, el colapso de algunos servicios públicos y la inflación han contribuido a crear un nuevo clima de descontento en Venezuela.

Como si fuera poco, Chávez tendrá que hacer frente de ahora en más a un problema inesperado: la caída del precio del petróleo que propició la crisis financiera internacional. El barril de crudo cayó de 130 dólares en julio a menos de 50, lo que podría acotar el margen de acción del gobierno. En otras palabras, se podría quedar sin la gallina de los huevos de oro.

En este contexto, la oposición enfrenta un escenario más que propicio para empezar a disputar con más firmeza la hegemonía chavista.

Sin embargo, tanto por los constantes embates del oficialismo como por sus propias deficiencias y peleas internas, la oposición aún no termina de consolidar un proyecto nacional con figuras que le puedan hacer sombra a Chávez.

"Estamos en un punto en el cual las figuras del pasado no terminan de morir y las del futuro no terminan de nacer. Estamos en un limbo, hace falta un poco más de tiempo para que las figuras que están madurando alcancen una plenitud más clara", sintetizó Romero.

Entre los representantes del pasado, tal vez la principal figura sea Manuel Rosales, ex gobernador de Zulia y flamante alcalde de Maracaibo, que fue el principal blanco de los improperios de Chávez en la última campaña.

Rosales, sin embargo, fue criticado por haberle respondido al presidente con la misma moneda. "No ha sido muy feliz el permiso que se ha otorgado a sí mismo de hablar el mismo lenguaje grosero y vulgar del presidente Chávez", opinó Noria.

Entre los jóvenes, emerge con fuerza Leopoldo López, un político formado en Estados Unidos cuya candidatura a la alcaldía de Caracas fue impugnada por el oficialismo.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog