En elecciones, venezolanos desconfiaron de antiguos chavistas

Por Venezuela Real - 26 de Noviembre, 2008, 17:51, Categoría: Prensa Internacional

JORGE RUEDA
El Nuevo Herald
26 de noviembre ded 2008

CARACAS -
Si algo pareció quedar en claro en los comicios regionales de Venezuela es que bajo la intensa polarización política que vive este país no hay cabida para los políticos disidentes que una vez fueron aliados del gobierno y luego le dieron la espalda al oficialismo.

En las elecciones regionales del domingo, los aliados del presidente Hugo Chávez ganaron 17 de las gobernaciones en disputa, mientras que los candidatos de la oposición se alzaron con el triunfo en cinco estados, incluidos cuatro de los más poblados del país. Pero aquellos candidatos disidentes que se presentaron como opositores luego de haber apoyado al chavismo sufrieron estrepitosas derrotas.

Todas las gobernaciones y alcaldías quedaron en poder de los radicalizados: o los oficialistas o la oposición tradicional, lo que refleja la desconfianza generalizada del electorado hacia los que se presentan como chavistas disidentes, entre ellos la ex esposa del mandatario venezolano.

La alcaldía mayor de Caracas y las importantes gobernaciones de Carabobo, Táchira y Miranda, que estaban en poder de colaboradores cercanos a Chávez, pasaron a manos de algunos de los más enconados y emblemáticos adversarios del presidente.

La oposición además conservó las gobernaciones de Zulia y Nueva Esparta, las dos únicas que ganaron en los comicios del 2004, pese a la intensa y millonaria campaña que encabezó Chávez para desacreditar y minar el apoyo de los electores al gobernador zuliano Manuel Rosales y el gobernador neoespartano Morel Rodríguez.

Mientras, el oficialismo logró recuperar las gobernaciones de Aragua, Guárico y Sucre, cuyos gobernadores eran seguidores de Chávez pero contrariaron al mandatario al postular candidatos por cuenta propia.

"Los traidores quedaron pulverizados, su destino es la muerte política", afirmó Chávez después de los comicios.

Pese a compartir críticas en contra Chávez en el último año, el electorado opositor no se entusiasmó con la idea de apoyar a ex colaboradores del mandatario y los disidentes lograron arrastrar consigo muy pocos votos chavistas.

Entre los disidentes que sufrieron aplastantes derrotas figura Marisabel Rodríguez, ex esposa y ahora una detractora de Chávez, quien aspiraba a la alcaldía del municipio Iribarren, el más grande de su natal estado Lara.

Rodríguez sumó apenas 6.604 votos, una diferencia abismal respecto a la ganadora, la oficialista Amalia Sáez (184.523) y el candidato de la unidad opositora Alfredo Ramos (138.301).

"Después de lo que nos pasó" con el ex candidato presidencial opositor Francisco Arias Cárdenas, "no podemos caer por inocentes (ingenuos) otra vez", dijo Magaly Molina, una ama de casa de 55 años.

Arias, quien comandó en 1992 un fallido golpe de estado junto al ahora mandatario venezolano, se volvió crítico de Chávez en años subsiguientes y se le enfrentó a Chávez en los comicios generales del 2000. Pero en años recientes, los ex compañeros de armas han resuelto sus diferencias políticas y Arias incluso apoyó la propuesta presidencial de reformar la constitución y abolir los límites de la reelección presidencial.

"No podemos votar por gente que hasta ayer apoyaba al gobierno, que apoyó sus abusos, y al día siguiente dicen que defienden las libertades y valores democráticos que nosotros defendemos. El que traiciona una vez traiciona siempre", dijo Elizabeth Castillo, una comerciante de 36 años.

También se cuenta entre los disidentes ex chavistas a Eduardo Manuitt, quien echó por la borda su amistad personal con Chávez al negarse apoyar al candidato propuesto por el gobernante y postular a su hija Lenny. Ella se quedó corta al sumar el 33,38% de los votos, un 18,89% menos que el gobernador electo oficialista Willian Lara.

Otro gran derrotado es el general Luis Acosta Carlés, que ayudó al presidente a retomar el poder tras el golpe de estado del 2002 y luego sofocó las protestas opositoras. Acosta Carlés cayó en desgracia al buscar la reelección como gobernador de Carabobo, en contra de la voluntad de Chávez. Acumuló apenas el 6,56% de los votos, casi 40 puntos porcentuales menos que el candidato oficialista, que ocupó el segundo lugar.

En tanto, el popular comediante y candidato presidencial del 2006 Benjamín Rausseo, que se presentó como una alternativa ajena al chavismo y la oposición, quedó relegado al tercer puesto en Anzoátegui.

El comediante, cuyo nombre artístico es el "Conde del Guácharo", perdió con el 3,34% de los votos, 51,71% menos que Tarek Saab, actual gobernador y estrecho colaborador del presidente Chávez. La unidad opositora en Anzoátegui sumó el 40,52% de los votos.

Los candidatos venidos de los mundos del deporte y espectáculo, casi en su totalidad fueron derrotados, incluidos el cantante costumbrista Reinaldo Armas y la actriz Fabiola Colmenares, candidatos a la gobernación de Guárico y a la alcaldía de Vargas, respectivamente.

Otros artistas y deportistas postulados a cargos menores aún siguen en carrera debido a que no se ha completado el cómputo de los votos para las asambleas estatales. Ese es el caso de Antonio Esparragoza, quien fue campeón mundial del peso pluma 1987, candidato oficialista al consejo legislativo del estado Sucre. Esparragoza se cuenta entre los favoritos.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog