Pollo Agridulce

Por Venezuela Real - 26 de Noviembre, 2008, 13:05, Categoría: Oposición/Resistencia

Charito Rojas
Notitarde
26 de noviembre de 2008

“Si Salas y Cabrera, los grandes electores, no se retratan juntos por la unidad y se sientan con los candidatos a tomar una decisión que le guste a la oposición y no necesariamente a ellos, los valencianos no les perdonarán jamás el haber entregado por disputas personales la capital carabobeña”. Ágora, miércoles 8 de octubre de 2008.

“Al “Pollo” Salas todos los partidos políticos lo apoyan para que llegue a la Gobernación: votaremos por él, porque ese fue el compromiso, votar por quien estuviese mejor en las encuestas. A cambio de ello, Proyecto Venezuela ha lanzado sus propios candidatos en casi todos los municipios de Carabobo, que se perderán inexorablemente ante la desunión. Pero perder Valencia porque Salas no juega cuadro sino con los suyos o porque Cabrera quiere proteger sus espaldas es algo imperdonable. Yo quisiera saber con qué cara enfrentarán Salas padre y Cabrera a los valencianos si se pierde la Alcaldía por su terca obstinación”. Ágora, miércoles 19 de noviembre, 2008.

Y ocurrió lo que veníamos anunciando: la mezquindad privó por encima de la sensatez, los intereses personales no tuvieron piedad con los valencianos que una y otra vez pidieron, tanto a Proyecto Venezuela como a ConPaco que retirasen sus candidatos y declinaran en Miguel Cocchiola, para no perder la Alcaldía de Valencia. Los números finales dieron la razón: Cocchiola, con 119.000 votos perdió (por ahora) ante el candidato del PSUV por 6.000 votos, mientras los candidatos de Salas y Paco obtuvieron en conjunto 50.000 votos sustraídos del bloque de la unidad y que habrían dado a la oposición una victoria holgada, con el 53% de la votación.

Los resultados electorales hablan de lo equivocados que estuvieron los políticos profesionales Salas y Cabrera, contrastando con la inteligencia de los demócratas carabobeños que votaron masivamente por el Pollo, así no les gustase, porque sabían que era la única forma de ganarle al oficialismo. Recorrí ese día centros, hablé en las colas con los votantes, recibí cientos de mensajes, llamadas y correos. Todos con el mismo mensaje: Pollo- Cocchiola era el voto. Pero el salismo tenía otra llave. Perdedora, pero suya, como les gusta a ellos. En casi todos los municipios lanzaron sus propios candidatos y perdieron. Por su parte, Paco Cabrera mantuvo hasta el final la candidatura de Urriola, aún sabiendo que en ninguna encuesta esta candidatura había superado nunca el 8%. Tal ceguera, no compatible con la sensibilidad que siempre ha mostrado Paco hacia la ciudad, hablan del fin de una carrera política. Paco se retira del escenario público por la puerta trasera.

En cuanto al Dr. Salas, desde hace tiempo viene cavando su fosa política, desvinculado del sentir popular y atendiendo sólo a la ambición de poder para que su organización sobreviva. Esto sería válido siempre que no se sacrifique una ciudad, siempre que no se haga el daño que se le está haciendo a los valencianos, entregándolos a la ferocidad del comunismo trasnochado que ya se advierte en el proclamado Alcalde Electo.

Si bien la victoria del Pollo Salas da un aire de esperanza a Carabobo, este triunfo se ve empañado por la furia colectiva ante la pérdida de la Alcaldía valenciana. Los ciudadanos no han visto aún un gesto de nobleza, de apoyo, por parte los causantes de esta tragedia. Las consecuencias de tan mezquinas actitudes políticas ya están dando sus frutos. Henrique Fernando Salas Feo gobernará con once alcaldes chavistas y sólo dos opositores: Enzo Scarano en San Diego, uno de los más duros críticos del salismo y Alejandro Feo La Cruz, su primo hermano, en la Alcaldía de Naguanagua. El Consejo Legislativo también cambió su composición, pues mientras en el período anterior resultaron electos 9 diputados opositores y seis oficialistas, en la elecciones del pasado domingo la proporción se invirtió: ahora habrá 9 oficialistas y 6 opositores. Estos terribles resultados tienen explicación. En primer lugar, una prolongada pre campaña con multitud de candidatos opositores, que confundieron y hasta decepcionaron a un electorado que clamaba por la unidad. Cuando está parecía que se lograba, entonces Proyecto Venezuela lanzó sus propios candidatos, con resultados fatales, como en el caso de Valencia. Por otra parte, la campaña del PSUV fue agresiva, desde las continuas visitas de Chávez para levantarle el brazo a sus candidatos, amenazas de sacar tanques y cortar presupuestos, hasta actos de definitiva extorsión contra los empleados públicos y compra de votos ofreciendo prebendas que se cumplirían desde el gobierno central, como créditos, casas y línea blanca. El que Chávez actuase como candidato, diciéndole a los electores “votan conmigo o contra mí”, hizo su efecto positivo, aún cuando el candidato que trajo de Caracas tenga un rechazo visceral hasta en los mismos chavistas. La campaña desatada contra el Gobernador Acosta Carles hizo que esos votos regresasen a las filas rojitas, para que finalmente el candidato a la reelección obtuviese un escuálido 6%. La diferencia de 3% entre el Pollo y un candidato generalmente rechazado ha levantado sospechas y rumores de negociación. Este resultado no corresponde a las encuestas que daban un margen de por lo menos 7 % a Salas Feo. La molestia hacia el estilo divisionista y personalista, se ve reflejada en la composición del voto opositor: de los más de cuatrocientos mil votos de Salas, sólo la mitad corresponden a la tarjeta de Proyecto Venezuela, el resto se divide en otras tarjetas, como la de AD, que se ubicó con 45.000 votos como la segunda fuerza opositora. Esto podría ser interpretado como un voto castigo del electorado hacia Prove, ya que muchos votantes manifestaron su disgusto votando en tarjetas distintas a la del sol.

Henrique Fernando Salas debe tener claro que ganó a pesar de las desatinadas acciones políticas de su padre, que ganó porque los carabobeños prefieren un gobernante de oposición, que ganó porque los votantes tuvieron la madurez de la cual ellos carecieron, para elegir a quienes tenían más aceptación. El Gobernador Electo tiene una nueva y generosa oportunidad que le están dando los carabobeños para continuar con lo bueno de su gestión, desechar de una vez el sectarismo y el desconocimiento de otros factores políticos que le serán indispensables para su supervivencia política. La suya, porque por la de su padre, no apostamos ni un bolívar fuerte. Henrique Fernando debe apoyar todas las gestiones que está haciendo la oposición para que el CNE revise los resultados de la Alcaldía de Valencia, ya que según el reconteo del 100% de las actas, realizado por el comando Cocchiola, éste gana por más de 8.000 votos.

En el Pollo está la esperanza de Carabobo. Debe regresar sobre sus pasos para enmendar la división y aglutinar fuerzas para enfrentar ese panorama rojo a su alrededor. Sobre todo si consideramos que el Alcalde proclamado de Valencia ya ha anunciado, sin anestesia, que pedirá el revocatorio del Gobernador Salas dentro de dos años. Unión o bajaremos todos al sepulcro.

Hasta el próximo miércoles.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog