Un Chávez decepcionado sintió el látigo de la contrarrevolución

Por Venezuela Real - 26 de Noviembre, 2008, 10:52, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

HERNÁN LUGO-GALICIA
El Nacional
26 de noviembre de 2008

CRÓNICA Al Presidente le molestó ineficiencia de dirigentes del PSUV
Cual mariscal de campo político y militar ordenó al PSUV a desplegarse por Caracas y Miranda pero no se logró el objetivo

El 23-N Hugo Chávez se encomendó a Dios. "Que pase lo que pase. Ya hice mi esfuerzo en la campaña", dijo una semana antes a su entorno. Recorrió el país entero, habló e insultó.

Polarizó la campaña.
 
El mediodía del 23-N descubrió que las tendencias eran adversas. La situación pintaba "grave" en Nueva Esparta, Carabobo y Sucre; "difíciles" en Zulia y en Miranda y en el municipio Sucre.
 
Una vez que votó, se fue a Miraflores. Estaba molesto pero sin llegar a la iracundia del 2 de diciembre de 2007. No vistió la franela roja, prefirió una vestimenta militar. ¿La razón? Comandó la operación victoria.
 
La jornada adquirió un matiz de batalla. Chávez se convierte en "un mariscal de campo" en lo político y militar, dijeron.
 
Conduce al PSUV y a la FAB para evitar que la jornada termine mal. El alerta de Yon Goicoechea, de que la oposición hará una operación remate en la tarde, es entendido por los peseuvistas quienes, inmediatamente, pugnan por evitar los cierres de los centros de votación e inician la búsqueda de los votos rezagados.
 
Desde el "puesto del comando central" en Miraflores, el Presidente ordenó actuar a los vicepresidentes del PSUV. En Zulia, Yacquelíne Farías sale.
 
En Caracas, Vanessa Davies va a Petare y a Catia y, a través de VTV, trata de revertir los números contra Aristóbulo Istúriz, Jesse Chacón y Diosdado Cabello, entre otros. La meta se logra en Sucre, mas no en Carabobo y Táchira. Sus delfines Istúriz y Cabello admiten el revés. "No pudimos", le dijo el ex alcalde. "El látigo de la contrarrevolución a veces es necesario", reconoció Chávez más tarde, aunque desde el jueves 20 sabía que en Caracas perdían con quien, paradójicamente, había sido electo con votos en el PSUV y se creía un eventual portaaviones. "Bienvenido el látigo", dijo consolado.
 
A la medianoche, Chávez habla con Tibisay Lucena; la felicita por la gallardía ante las presiones de la oposición y sonríe porque Barinas quedó en manos de su hermano Adán Chávez aunque queda la duda sobre si hubo una negociación. Son 17 gobernaciones.
 
"Una gran victoria", afirma.
 
Sale a reconocer la derrota en 3 estados, en Petare y en la Alcaldía Mayor. Sólo que no habla desde el Balcón del Pueblo. En la avenida Urdaneta no hay tarimas. Sólo Casa Militar y unos cuantos espontáneos esperaban una celebración.
 
Se fue al Alba Caracas, donde festejaban la recuperación de Sucre y Aragua "de la mano de la traición". Chávez saluda a todos, aunque muestra cierta distancia con Istúriz: "Quien no reconozca, peor para él, le espera la muerte política".
 
"Ese es un varón", dice una frenética chavista, quien le confiesa su amor: "¡Te amo!".
 
Luego partió al Palacio. Viene otra etapa: ¿cómo lograr la reelección presidencial?
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog