Con La Piedrita suelta

Por Venezuela Real - 27 de Noviembre, 2008, 9:53, Categoría: Seguridad/Inseguridad

Patricia Clarembaux
TalCual
27 de noviembre de 2008

En el 23 de Enero un grupo armado ataca y amenaza a vecinos, medios de comunicación y hasta a la PM. El colectivo La Piedrita justifica la violencia para defender la revolución. El movimiento Tupamaro es uno de sus enemigos

La Plaza "Diego Santana vive" en el 23 de Enero, es el punto final en el que desembocan las tres calles que domina el colectivo La Piedrita.

Desde allí, pueden vigilarse todas las casas que conforman el sector, así como también a todo el que transite, sean madres, abuelas o hijos.

Pero si un extraño quiere llegar a esta plaza, debe superar dos alcabalas. Para alcanzar la primera, el carro se frena tras las órdenes de un hombre armado, quien sobre el techo de una vivienda dicta la autorización con un leve movimiento de su dedo índice. Superada la prueba, se circula tres metros más para ser recibido por otro sujeto –también armado–, quien, luego de espiar con la cabeza dentro del vehículo y recibir instrucciones a través de un radio, pregunta: "¿Con quién van a hablar? ¿Hacia dónde se dirigen?". Desde este punto de la calle, pueden leerse cuatro letreros escritos en rojo.

Uno de ellos dice: "Aquí manda La Piedrita y el Gobierno obedece... para el traidor no habrá perdón... la guerra de guerrillas, base de la lucha del pueblo".

En minutos, con la autorización, el vehículo circula hasta la segunda alcabala: "Estaciónese a un lado", ordena otro individuo. Una vez quietos, se escucha una voz amplificada por un altoparlante: "Se informa a la señorita periodista que puede bajar de su vehículo. Por favor se agradece que le indique a su fotógrafo que deje la cámara en el carro". La siguiente orden es la de sentarse en la plaza, en unas sillas desde las que puede verse estacionada una camioneta Pinz Gauer y desde las que las cámaras de video pueden registrar cada movimiento del visitante.

OJO POR OJO

En la página www.colectivolapiedrita.org.ve , los miembros de esta organización cuentan que funcionan desde el 26 de diciembre de 1985, por iniciativa de sus líderes Valentín Santana y Carlos Ramírez. Surgen "bajo un gobierno capitalista, burgués y opresor". Dicen que los militantes de la época eran perseguidos y reprimidos por los cuerpos de seguridad del Estado, que fueron encarcelados y torturados "por tener un pensamiento distinto"; que sus hogares fueron allanados "más de cincuenta veces". También aseguran que, entonces como ahora, han intentado quitar espacios al narcotráfico y la delincuencia y que justamente ha sido esta última la causa de muerte de tres de sus miembros, quienes hoy son considerados como los mártires del movimiento.

El 12 de mayo de 1996 falleció Néstor Suárez. El 21 de junio de 2006 las víctimas fueron Diego Santana –hijo de Valentín Santana– y Warner López. En ese momento, el colectivo culpó al "Pintosicariato", en referencia al líder del Movimiento Revolucionario Tupamaro, José Pinto. Sin embargo, las circunstancias de estos crímenes aún no han sido esclarecidas por las autoridades policiales. Tampoco los autores, sólo se sabe que todos murieron de disparos.

Con estos asesinatos se dio a conocer el "líder máximo" del colectivo, Valentín Santana, pues desde junio de 2006 no ha descansado en la búsqueda del victimario de su hijo. A él, se le atribuyó la muerte de Rafael González, ocurrida horas después de que los miembros del colectivo trancaran las vías de acceso a La Piedrita con cauchos convertidos en fogatas. El 5 de julio siguiente, el otrora fiscal general de la República, Isaías Rodríguez, anunció en su discurso la emisión de una orden de arresto contra Santana, que nunca se concretó.

Pinto atestigua que La Piedrita se separó de los Tupamaros en 1992, mucho antes de que ocurrieran estos incidentes: "Ellos seguían creyendo en la lucha armada como la solución a los problemas del país, pero estaban fuera del momento político que se vivía. En ese grupo no hay análisis político ni proyecto de revolución. Son grupos paramilitares que ponen en tela de juicio el ser revolucionario... algo que no podemos aceptar".

TODOS PARA UNO

El líder de La Piedrita sigue siendo Valentín Santana. Se dice que actualmente el grupo está conformado por treinta hombres y mujeres, incluso de la tercera edad, quienes supuestamente hacen trabajo social. Sin embargo, ellos aseguran que cuentan con el apoyo de toda la comunidad. Su campo de acción está en la entrada del Observatorio Cajigal, entre la Marina y detrás de la urbanización La Libertad.

En una conversación personal en junio de 2008, Santana insistió en que el colectivo está armado para defender el sector. Entonces, puso como ejemplo el enfrentamiento que tuvieron el jueves 19 de junio de 2008 con la Policía Metropolitana (PM).

A las 11:50 pm, mientras todos dormían, se activó la alarma en La Piedrita, cual campamento de guerra. El líder del colectivo contó que alrededor de treinta efectivos de la PM bajaron entre carreras y disparos por la calle Los Pinos –la segunda de las tres que vigilan. El director del cuerpo policial, Wilmer Flores Trosel, explicó entonces que sólo eran dos agentes de la Brigada Motorizada que iban a hacer un chequeo a un grupo de personas en la calle, "pero fueron recibidos a tiros".

Santana prosigue refiriendo que con la alarma activada, los "combatientes revolucionarios" –como son llamados los miembros del colectivo– se despertaron, tomaron sus armas y dispararon. Luego de escuchar las versiones de la gente de la calle por la que descendieron los funcionarios, Santana concluyó que "venían por mí. Tienen más de un año queriendo capturarme para asesinarme". Sin embargo, esa versión no pudo comprobarse, pues Santana no permitió conversar con los habitantes y testigos del suceso.

Las ráfagas de disparos fueron y vinieron por más de treinta minutos. A los PM no les quedó más que resguardarse y pedir unos refuerzos que tardaron 10 minutos en llegar. Los dos vehículos de transporte fueron recibidos a disparos y tuvieron que retirarse por la misma calle a toda velocidad, sin darse cuenta que de frente venía otra unidad. Ambos vehículos chocaron de frente y se voltearon. Catorce funcionarios resultaron heridos.

Según Santana, los funcionarios optaron por retirarse tras una orden del comisario Wilmer Flores Trosel: "Él recibió una llamada de la camarada Lina Ron".

Después de aquel incidente, el director de la PM volvió a comunicarse una vez más con los miembros de La Piedrita el 10 de octubre de 2008. En esa ocasión, para solicitarles que devolvieran las cámaras de video y fotográfica que seis integrantes del colectivo arrebataran a los equipos reporteriles del canal Globovisión y de la Cadena Capriles que realizaban la cobertura de una protesta de vecinos del 23 de Enero en la entrada principal de La Silsa por la muerte de un joven de 17 años en El Observatorio.

Al ser consultado sobre el grupo de trabajo La Piedrita, el comisario Flores Trosel dijo: "Me resevo el derecho a opinar al respecto".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog